• Hoy 21 - Zárate - 16.1° / 16.3°
    • Lluvia
    • Presión 1030.8 hpa
    • Humedad 91%
  • El Gobierno italiano condecoró a vecinos de Zárate y Campana

    9/6/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El Consulado General de Italia en Argentina realizó el domingo pasado en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, una ceremonia especial para celebrar la Fiesta de la República Italiana y el Día del Inmigrante Italiano, fecha que fuera instituida en la Argentina en homenaje al nacimiento del general Manuel Belgrano, hijo de padre genovés, el 3 de junio.Con un teatro repleto de público que albergó a unas 2.000 personas, el Cónsul General de Italia en nuestro país Giuseppe Sconamiglio, en representación del Presidente de Italia Sergio Matarella hizo entrega de ocho condecoraciones del Gobierno italiano a residentes argentinos.

    CONDECORACIONES PARA VECINOS DE ZARATE Y CAMPANA
    Dos de ellas fueron la “Stella al mérito del Lavoro” que fueron entregadas al vecino de Zárate Santos Corazza y a la vecina de Campana, Giuliana Rho junto a un diploma donde se destacaban los méritos de los premiados por su patriotismo, su espíritu de trabajo y su probidad.

    Santos Corazza, un italiano orgulloso de su familia y su trabajo

    Nacido en la Comuna de Azzano X, provincia de Pordenone en la región del Friuli el 16 de abril de 1949, en el comienzo del otoño argentino, Santos Corazza arribó con dos amigos al puerto de Buenos Aires.
    Tenía 18 años y era el hijo mayor de la familia compuesta por sus padres y tres hermanos que quedaron allá, en Italia, y a donde regresó en cuatro oportunidades.
    “Vivíamos en el campo, con un buen pasar, así que vine a la Argentina por mi espíritu aventurero, en un barco panameño el North King que partió de Génova con 1.300 pasajeros . Era un barco precario que había actuado en la segunda guerra mundial, veníamos apiñados pero como me hice amigos de los cocineros, comía muy bien”, nos relata Santos. También cuenta de su vida en Italia durante la Guerra y como ayudaban a un partisano desertor del ejército alemán escondiéndolo en un pozo hecho en el retablo de su casa, a donde le llevaba la comida para protegerlo de las requisas de los alemanes, porque si lo encontraban quemaban la casa.
    Con ese espíritu de lanzarse a la aventura, se radicó en Zárate en casa de una familia amiga. Aquí trabajó en albañilería con el arquitecto Mestorini, pero “no me gustaba”, de modo que cuando Dalmine comenzaba a instalarse en Campana en 1954, y convocó a gente a trabajar, ingresé en el montaje de la planta y luego en la producción de los tubos sin costuras, trabajaba en el Peregrino, un antecesor del moderno LACO de Siderca.
    En Zárate, también conoció a su esposa Mirta Ciarelli, “fue en los grandes bailes de Central donde se formaron muchos matrimonios”, y se casaron el 11 de abril de 1959. Aquí formaron su familia, tuvieron dos hijos Mariano y Marcela, y cinco nietos. “Mi gran orgullo es mi familia,” relata con emoción Santos.
    Con su mujer e hijos vivieron en Puerto Ordaz, Venezuela donde llegó mandado por la empresa en 1964. Regresando cinco años después a Zárate, donde se incorporó a Dalmine cuando la acería ya estaba en marcha. Fue jefe de turno, un gran “laburante” muy dedicado a la formación del personal ,“les enseñaba todo lo que sabía”, dice con el orgullo de haber vivido todas las etapas de los primeros años de expansión de la producción y logros de calidad de Siderca.
    Fue un miembro activo de la Sociedad Italiana de Zárate e integró por muchos años su Comisión Directiva.
    En 1985 se jubiló y el domingo pasado el Gobierno de la República de Italia, por presentación de la Unión Europea de Zárate, y a través del Ministerio de Trabajo italiano, lo condecoró en una emotiva ceremonia que compartió con su familia donde lo destacan como Maestro del Lavoro con la “Stella al mérito de Lavoro” acompañada por un diploma personal de felicitación del Gobierno Italiano.
    Un valioso reconocimiento a quien se aventuró en la vida a un nuevo horizonte dejando con tristeza a su familia en la Italia de la posguerra, pero que desarrolló en este suelo argentino, la pasión por el trabajo en la industria metalúrgica, en la mítica Dálmine-Siderca, y formó lo más valioso que es para él, la hermosa familia que tienen junto a su mujer Mirta.

    En el Teatro Coliseo de Buenos Aires rodeado de su familia: Fabrizio y Ornella Corazza, Antonella Losinno, su esposa Mirta, Giuliano Corazza, Agustín Losinno, Claudia y Mariano Corazza

    En el Teatro Coliseo de Buenos Aires rodeado de su familia: Fabrizio y Ornella Corazza, Antonella Losinno, su esposa Mirta, Giuliano Corazza, Agustín Losinno, Claudia y Mariano Corazza

    Santos Corazza con la condecoración "Stella del mérito al Lavoro"

    Santos Corazza con la condecoración “Stella del mérito al Lavoro”

    El cónsul de Italia en Argentina Giuseppe Sconamiglio y Giuliana Rho luego de la condecoración en la ceremonia del Teatro Coliseo de Buenos Aires

    El cónsul de Italia en Argentina Giuseppe Sconamiglio y Giuliana Rho luego de la condecoración en la ceremonia del Teatro Coliseo de Buenos Aires

    Nuestras oficinas