• Hoy 17 - Zárate - 22.3° / 27.7°
    • Despejado
    • Presión 1026.67 hpa
    • Humedad 41%
  • Roban otro local de indumentaria

    1/7/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Una vez más el centro de la ciudad se convirtió en el blanco de los delincuentes que, camuflados bajo el ajetreo matutino, actúan con total impunidad robando en los comercios.
    Días atrás informábamos de un asalto express en un local de indumentaria ubicado en la intersección de las calles Pinto y Brown, en el cual, un delincuente, ingresó cubriendo su rostro, encerró a uno de los propietarios en el probador y se retiró del lugar llevándose tres bolsas con ropa, dinero de la caja y un celular.
    En la mañana de ayer, alrededor de las 10 horas, en Hipólito Yrigoyen entre Brown y Justa Lima – a escasos 150 metros del anterior hecho-, otro comercio de indumentaria y tatuajes resultó víctima del accionar de los malvivientes.
    Poco después de abrir el local, el empleado de “Cabure” a cargo de la atención al público del local, recibió la visita de tres sujetos, de mediana edad y contextura física delgada, que simulaban ser compradores. “Entraron dos y miraron la ropa”, indicó la víctima. Tras algunos instantes, uno de los sujetos se acercó a la puerta de ingreso y llamó al tercero que se encontraba en el exterior. En ese momento, el empleado advirtió los movimientos extraños e intentó aprovechar la puerta abierta para huir pero, hábiles en su oficio, los malvivientes cerraron el local a tiempo, dando origen al hecho.
    Bajo la utilización de insultos y una marcada violencia, los delincuentes redujeron al vendedor y lo maniataron con el cable de un teléfono para coartar cualquier tipo de movimiento. Una vez planteada la escena a su disposición, comenzaron a vaciar la caja, y parte de la indumentaria de exhibición que luego conformaría su botín junto al celular del empleado.
    Como si la situación no hubiese sido lo suficientemente violenta, antes de retirarse, uno de los malvivientes le dice a su compañero: “Dale un tiro”, en referencia a la víctima. Según informaron, en ningún momento los sujetos evidenciaron la posesión de un arma y, se estima que la orden ocultaba la intención de generar un mayor amedrentamiento.
    Luego de lograr su cometido, los tres ladrones se retiraron del lugar montados en sus bicicletas que habían estacionado en el exterior del comercio. Momentos después, el vendedor logró desatarse y llamar a las fuerzas policiales que arribaron rápidamente.

    Nuestras oficinas