• Hoy 17 - Zárate - 5.1° / 6.4°
    • Despejado
    • Presión 1033.66 hpa
    • Humedad 63%
  • Con un producto nacional previenen la colocación de graffitis

    3/7/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Caminar la ciudad de Zárate hoy, puntualmente en la zona céntrica, significa ser testigo ocular de una de las actividades urbanas más polémicas que ha despertado innumerables debates en la opinión pública: Los graffitis.
    Mientras que algunos interpretan la actividad como obras artísticas, otros la entienden como un acto vandálico que atenta contra la propiedad privada, así como también en espacios públicos. Desde hace varios meses, la empresa SOLMI se encuentra trabajando codo a codo y de manera artesanal junto al Municipio para combatir una problemática que altera la imagen de la ciudad.
    A través de diferentes pruebas y estudios, la centenaria empresa fundada en San Pedro en 1889, desarrolló un servicio de excelencia que permite realizar un tratamiento sobre las superficies, a fin de eliminar la pintura de los aerosoles.
    El producto que emplea SOLMI en su trabajo, es producido en Argentina y posee una característica que lo hace único: actúa de manera inteligente. Es decir, cuando el equipo de SOLMI interviene en un área afectada, los trabajadores aplican el compuesto que inmediatamente comienza a actuar distinguiendo la pintura original del graffiti. Así, la pintura que se desea quitar comienza a arrugarse y adquiere una textura similar a la de la piel de gallina, dejándola lista para retirarla. Pero el trabajo no finaliza allí, SOLMI también ofrece un servicio antigraffiti que también protege las superficies de las pinturas colocadas por los graffiteros. Este sistema impide que los aerosoles dejen una marca permanente ya que, al ser rociados sobre la película diseñada por SOLMI, luego es mucho más sencillo su retiro.
    En este sentido, junto a la Municipalidad, han trabajado en la colocación del producto en los carteles del “Paseo de los Naranjos”, en calle Dorrego, así como también actualmente se encuentran realizando el tratamiento sobre los paredones y pilotes de la nueva bajada de la calle Comercio.
    Pero en la ciudad este tipo de manifestaciones no solo se atañe a los espacios públicos, sino que quien recorra los diferentes barrios también podrá observar las distintas postales que la actividad urbana ha dejado registrada en las viviendas particulares. De esta manera, según explica Víctor Solmi, se ha propuesto a la Municipalidad, la creación de un “escuadrón antigraffiti” que colabore en la limpieza estética de las paredes de la ciudad, en el marco de una iniciativa que asista en la puesta en valor.
    Esta medida fue implementada por la Ciudad de Buenos Aires, donde actualmente la empresa trabaja en un proyecto de limpieza del barrio de San Telmo, así como también en diferentes colegios y espacios públicos. “Queremos seguir en esta misma sintonía con Zárate, tenemos muy buena relación. Hemos ofrecido el servicio antigraffiti al Municipio y esperamos una respuesta”, explica Solmi, quien reconoce en la ciudad una importante actividad graffitera.
    La empresa cuenta con una vasta experiencia en el rubro y, entre los trabajos más destacados, se encuentra también el de la limpieza y mantenimiento de los subtes de de Buenos Aires que, años atrás, se vieron seriamente afectados. Cabe destacar que todos los productos utilizados –únicamente manipulados por los profesionales de SOLMI- son ecológicos y libres de solventes, lo cual permite ser utilizados en trabajos en espacios cerrados.

    Impermeabilización elástica

    Además de las cuestiones netamente estéticas, SOLMI ha trabajado junto a la Municipalidad brindando otro servicio, relacionado con la impermeabilización tanto del techo principal del Palacio Municipal, como del edificio de la antigua estación Urquiza, actualmente sede del área de Cultura municipal.
    En este sentido, Víctor Solmi explica que “el producto que diseñamos penetra como el agua y sella internamente”, es decir que no sufre la erosión de las adversidades climáticas.
    Esta propuesta apunta a alcanzar una solución para los problemas de humedad, evitando procesos invasivos en las superficies como roturas o daños secundarios, sin la utilización de pinturas ni membranas.
    El novedoso desarrollo –que puede aplicarse tanto en loza como en chapa-, también de origen nacional, se coloca en las superficies en forma líquida, y luego el producto se convierte en un gel con alta capacidad de elongación, sellando elásticamente el interior de la estructura, evitando el desgaste de la exposición al sol, la lluvia o el granizo.
    Con los trabajos a la vista, la empresa busca seguir expandiendo su actividad en la ciudad a fin de llevar soluciones definitivas a problemáticas cotidianas, pero que generan un verdadero dolor de cabeza.

    grafiti

    Nuestras oficinas