• Hoy 21 - Zárate - 16.1° / 16.3°
    • Lluvia
    • Presión 1030.8 hpa
    • Humedad 91%
  • “Brindamos educación de calidad mediante un proyecto educativo integral”

    11/7/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Entrevista con Santiago Bonfanti, Director de la Escuela Técnica “Roberto Rocca” de Campana

    “Brindamos educación de calidad mediante un proyecto educativo integral”. Ese el mensaje que describe la propuesta de la Escuela Técnica “Roberto Rocca”, ubicada en un predio de 4 hectáreas sobre la colectora sur de la Ruta Panamericana, en el kilómetro 71,5 de Campana.
    Tanto por dentro como por fuera el importante edificio es puro diseño italiano y aprovecha cada rayo de luz que se filtra por la nave central, convertida en auditorio, y también en la manera en que utiliza los espacios.
    PLAN DE ESTUDIO
    El establecimiento funciona desde hace tres años, con un plan de siete años, conforme a la normativa vigente de la provincia de Buenos Aires. Tiene un ciclo básico de tres años y un ciclo superior orientado de cuatro años bajo la modalidad de doble jornada. Otorga títulos oficiales de Técnico Electrónico (TEL) o Técnico en Equipos e Instalaciones Electromecánicas (TEM).
    Si bien es una institución privada financiada con el aporte de las empresas que integran la Organización Techint, tiene un amplio sistema de becas para ayudar a las familias con la cuota mensual de acuerdo a sus ingresos. Las becas van desde el 50 al 100 por ciento. Y es la propia escuela quien fija el porcentaje, según las posibilidades económicas de cada familia.
    Incorpora 60 alumnos por año, en dos divisiones de 30 alumnos cada una. En 2019 completará su capacidad máxima de 420 alumnos.
    En el ciclo básico se incluyen materias como Inglés y Educación Física y tiene una carga semanal de 38 horas. Durante toda la carrera, un equipo de profesionales siguen a los alumnos, entre ellos psicopedagogos, con los que se generan entrevistas y charlas con la propia familia del alumno también.
    Este año se registró un dato curioso, ingresaron muchas mujeres, completando un cupo del 25% del total de 60 alumnos.
    Ingresos y vacantes
    A raíz que solamente hay 60 vacantes anuales y la demanda es mayor; es que ya se lanzó el período de inscripción para el ciclo lectivo 2016. Dentro de este proceso se realizan charlas informativas para las familias y los alumnos donde el director, Santiago Bonfanti, les explica las condiciones de ingreso.
    Tras el período de inscripción previsto hasta el 17 de julio, se les toma un examen de opción múltiple en dos materias; comprensión de texto y razonamiento matemático básico. Los mejores 180 resultados del examen realizarán un curso de ingreso de carácter obligatorio del 31 de agosto al 2 de octubre. Posteriormente hay un segundo examen en base a los contenidos dados durante el curso de ingreso el sábado 3 de octubre.
    De esos 180 alumnos se seleccionan 60, “en base a diferentes criterios, los resultados de los dos exámenes, el compromiso y la responsabilidad puestos de manifiesto en todas las actividades propuestas”, según aclara la propia institución. Finalmente se publican los resultados finales el 13 de noviembre.
    Cabe mencionar que a cada alumno ingresante se le entrega una notebook como una de las principales herramientas de aprendizaje a lo largo del año.
    El edificio
    Las instalaciones cuentan con una planta baja donde se ubican los talleres de Diseño, Dibujo, Electrónica, Electricidad y Automatizados y los laboratorios. Luego hay laboratorios de física y química y un pañol.Tornos automatizados, fresadoras, soldadoras y una impresora 3D son equipos habituales con los que se encuentran en los talleres vidriados que convergen en el amplio pasillo.
    En la parte trasera se encuentran las canchas de fútbol y un moderno e imponente gimnasio donde los alumnos practican básquet, vóley y handball. También fue pensado como un espacio de recreación y sociabilización para generar los lazos de compañerismo que guiarán a los alumnos de los primeros años durante toda la carrera.
    En la planta baja también se ubica una hemeroteca, una biblioteca digital, boxes para los docentes, aulas con computadoras fijas, aulas auxiliares, el comedor. Mientras que en la planta alta están las aulas.
    ¿Qué los llevó a poner en marcha una escuela de estas características?
    Por un lado, Siderca y otras empresas del grupo, como Ternium, Tenaris, tienen un programa de fortalecimiento a la educación técnica, el cual hoy se denomina `Gen Técnico´. Consiste en el apoyo que las empresas brindan a las escuelas técnicas de las comunidades en las que están insertas. En nuestro caso, sucedía que en Campana había una sola escuela técnica, con lo cual era insuficiente. Entonces la organización Techint decidió que debía hacer una contribución más en función de fortalecer y modernizar la educación técnica en pos de formar profesionales capaces de enfrentar los desafíos de la industria de hoy y del futuro. Por lo tanto, decidieron construir una escuela técnica de vanguardia, innovadora. Para ello, vimos lo que se hacía en el mundo y luego nació este proyecto. Hoy nosotros perseguimos aquel objetivo inicial; fortalecer y modernizar la educación técnica. Y la Escuela Técnica Roberto Rocca de Campana es la primera de una red que abarcará otros países como México, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Rumania e Indonesia. De hecho, a mediados del año entrante, se realizará una igual en Monterrey, México, en la localidad de Pesquería. Esta es la nave insignia de la red de escuelas que busca construir el grupo, todas con la misma premisa.
    Es por ello que nos vemos en una obligación doble; brindar educación de calidad y formar a los mejores técnicos pero, al mismo tiempo, trascender las fronteras para repercutir en todo el sistema educativo. Si podemos probar que esta experiencia funciona, podremos mejorar la educación y la red de escuelas que conforman el sistema.
    ¿Las dos especialidades, Técnico Electrónico y Técnico en Equipos e Instalaciones Electromecánicas, están vinculadas con las industrias de la zona?
    Absolutamente, ambas son las especialidades más requeridas luego de un análisis que realizamos de lo que demandan hoy las empresas. Además, tienen que ver con el corazón de la actividad de las mismas.
    ¿Se prevén prácticas o pasantías para los alumnos de años superiores?
    La idea es tener formación dentro de plantas fabriles; ojalá que no sea solamente en las plantas de Tenaris ya que apostamos a que muchas otras industrias nos abran las puertas de sus talleres y laboratorios, la idea es que los egresados puedan trabajar y tener sus prácticas en otras empresas también.
    ¿Cómo se conforma el cuerpo docente?
    Hay un mix de docentes jóvenes y otros con más experiencia aunque el promedio de edad es, más bien, la de un plantel joven. Hay gente de la zona y otros que vienen de más lejos. También están quienes provienen de la docencia y otros técnicos que vienen a dar las materias prácticas y teóricas en los talleres.
    ¿Cuál es la evaluación que realizan hasta el momento del proyecto?
    Sumamente positiva y más allá de lo específicamente curricular y académico vemos que se va generando una identidad con la escuela. Por ejemplo, hay un dato interesante, nosotros vimos cómo algunos alumnos que ingresaron al colegio en los últimos lugares de la lista de 60, de acuerdo a un ranking interno, han tenido una evolución maravillosa. Muchos de ellos provenían de contextos más vulnerables pero ya dentro de la escuela se sentían orgullos de lo que habían logrado con el apoyo de su familia. Y se encontraron con gente que creían en ellos, con profesores que los apoyan. Entonces nos dimos cuenta que necesitaban que se apostara por ellos. Eso define la identidad de los alumnos y el sentimiento de pertenencia con este colegio. Ver que esos chicos hoy se sienten orgullosos, es todo un logro.
    Además, uno de los paradigmas que queríamos romper es aquel que advierte sobre no dejar cosas valiosas en manos de los chicos porque te las pueden romper. Nos preguntaban con asombro si nosotros íbamos a dejar un edificio cero kilómetro en manos de los chicos, con los destrozos que podían ocasionar. Pero haciendo caso omiso a estas advertencias, les entregamos una computadora a cada uno de los alumnos ingresantes y les puedo asegurar que no hay destrozos ni tampoco roturas de máquinas. Si bien son chicos y se equivocan, y pueden romper algo; no existen destrozos en la escuela. Todo lo contrario, hay una gran valoración por los elementos de estudio.

    Santiago Bonfanti.

    Santiago Bonfanti.

    Nuestras oficinas