• Hoy 25 - Zárate - 18.1° / 20.2°
    • Despejado
    • Presión 1027.71 hpa
    • Humedad 83%
  • Robaron un local de ropa en el Centro

    13/7/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Cuando en la mañana de hoy lunes, las empleadas de Tienda Roma abrieron el comercio notaron que algo pasaba. Al recorrer las instalaciones del local, advirtieron que, tal como viene sucediendo en la zona, había sido víctimas de otro robo durante el fin de semana.
    En un radio de dos cuadras la situación se volvió crítica. Primero fue el comercio de indumentaria ubicado en la intersección de las calles Pinto y Brown, que a fines del mes pasado, sufrió un robo express cuando un sujeto de mediana edad, ingresó violentamente en horas de la mañana, reduciendo al dueño del comercio, para luego encerrarlo en el probador y huir del lugar con un botín compuesto por tres bolsas de ropa. Días después, también en horas de la mañana, el local de tatuajes e indumentaria Caburé, ubicado en Hipólito Yirigoyen, entre Brown y Justa Lima robado por tres malvivientes que operaron bajo la misma modalidad, ocultos en la tranquilidad matutina.
    Esta vez, los delincuentes que actuaron dentro de Tienda Roma utilizaron una modalidad diferente, pero que no escapa a las que usualmente se dan en la ciudad.
    Así, un número no preciso de delincuentes ingresaron por el fondo del comercio ubicado en Justa Lima 751, violaron dos puertas (una de ellas con rejas), improvisaron un boquete para desactivar una alarma que se encontraba oculta entre la indumentaria, y realizaron un segundo boquete para ingresar al local propiamente dicho, que se encuentra dentro de una misma edificación que solía ser una gran casa, actualmente desocupada.
    Una vez adentro, los malvivientes dieron vuelta las cámaras de seguridad para no ser filmados y rompieron diferentes aparatos electrónicos, como un monitor de computadora, presuntamente, en el mismo afán de preservar su identidad. En el accionar delictivo propiamente dicho, los ladrones seleccionaron mercadería específica, de determinados talles (en su mayoría jeans) y revolvieron la mercadería ordenada. Su actuar, camuflado en la serenidad de la noche, se vio favorecido por la privacidad que ofrecía la persiana metálica ciega colocada en el frente del comercio, precisamente para evitar este tipo de episodios.
    Según pudieron determinar las empleadas, y basándose en el rastro de prendas de vestir que dejaron los delincuentes en su huida, se habrían retirado por el mismo lugar que ingresaron que da al fondo de la propiedad, hacia el corazón de la manzana, pudiendo alcanzar la calle por Brown, Yrigoyen o, un poco más alejado, por Pinto.
    El robo, tuvo como botín un valor estimado de más de 3 mil pesos en mercadería, y 2700 pesos en efectivo. La meticulosidad y exactitud con la actuaron, presupone la idea de que existió un trabajo de inteligencia previo, que pudo determinar el lugar de ubicación de las cámaras, alarma y vías de ingreso al lugar.
    Este no es el primer robo que los propietarios de Tienda Roma sufren en su comercio. Hace poco más de un año, también fueron víctimas de un robo bajo la misma modalidad, excepto que los malvivientes lograron ingresar al local rompiendo una puerta trasera, que luego fue anulada. Lamentablemente, para los comerciantes el pasado fin de semana fue completamente olvidable. El viernes, durante la tarde-noche, también resultaron víctimas de un robo en un local de indumentaria que poseen en la localidad de Lima, frente a la plaza principal. Allí, dos delincuentes, ingresaron al local donde había gente comprando y, a la vista de las cámaras, le robaron al vendedor un celular y algo de dinero, para luego darse a la fuga rápidamente.
    Los comerciantes se mostraron molestos por el accionar policial ya que, según informaron a LA VOZ, uno de los vecinos dio aviso a la policía cuando las empleadas del local de Justa Lima advirtieron la situación y en ningún momento se acercó un móvil de la fuerza. Solo se hicieron presentes cuando, tras la larga espera (cerca de dos horas), notificaron lo sucedido al personal de Prefectura que se encontraba patrullando la zona, quienes luego dieron aviso al personal policial del comando.
    “Nos dijeron que iba a venir Policía Científica, pero nunca vino. Había dejado tirado el monitor que podía contener huellas”, comentó una de las empleadas.
    “Nos preocupa la situación, están robando como si no pasara nada. La DPU está para hacer multas, no custodian nada y si los llamas no vienen”, comentó indignado Juan, hermano de la propietaria del comercio. “Tenemos miedo porque las empleadas están solas, el centro es zona liberada. Todo esto te da mucha impotencia”, se lamentó. Según informaron fuentes policiales, al cierre de esta edición, no se había radicado ninguna denuncia por el hecho.

    El local en la calle Justa Lima.

    El local en la calle Justa Lima.

    Nuestras oficinas