• Hoy 28 - Zárate - 11.2° / 11.3°
    • Lluvia
    • Presión 1031.55 hpa
    • Humedad 97%
  • Destacaron la importancia de la contención a familiares de víctimas

    4/8/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Desde que se firmó el convenio entre la Municipalidad y el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Provincia, en diciembre de 2010, hasta su instrumentación unos meses después, existe en Zárate un equipo interdisciplinario integrado por un abogado, una asistente social y una psicóloga a disposición de todas aquellas personas afectadas por las consecuencias de haber padecido algún delito en su perjuicio o de sus familiares. Se trata del Centro de Protección a las Víctimas (CPV), un organismo coordinado por Inés Casse, quien supo transformar un hecho tan duro, difícil y doloroso como la pérdida de un hijo en una experiencia movilizadora y solidaria.
    En la mañana de ayer Casse, brindó una conferencia de prensa junto a los padres del joven asesinado, Lucas Franco, y el abogado de la familia, Dr. Carlos Paniagua, en la cual explicó cómo funcionó exitosamente el convenio firmado entre el Colegio de Abogados y el Estado para patrocinar gratuitamente a las víctimas de un delito.
    “Nosotros somos gestores, este gasto lo tiene la provincia de Buenos Aires”, detalló Casse y explicó cómo actuó el CPV ante el asesinato de Lucas Franco a través de la contención la familia, se gestionó el patrocinio gratuito de la víctima ya que la familia no podía pagar un abogado.
    Sandra y Andrés Franco, por su parte, explicaron que se trató de un proceso “muy largo, siempre tuvimos esperanza de encontrar al prófugo y que se haga justicia. Hubiera sido muy difícil llegar hasta acá sin el patrocinio gratuito y sin el apoyo y el trabajo de Inés Casse”.
    En este sentido, el letrado Dr. Carlos Paniagua destacó el convenio firmado entre el Estado y el Colegio de Abogados que tiene como objetivo “defender los derechos de la víctima que son vulnerados”.

    El caso
    La tragedia había comenzado cuando Lucas Franco fuera a la casa del policía de apellido Gutiérrez, recriminándole haberlo detenido horas antes por un delito que no cometió y por el que recibió agresiones físicas dentro de la dependencia policial, produciéndose una fuerte discusión donde abundaron insultos y amenazas.
    Esa madrugada la hija del uniformado, Alba Gutiérrez, Sgto. Primero de la División Caballería de Campana, con sus dos hermanos –Franco y Jonathan Gutiérrez- se dirigieron al domicilio de Lucas Franco en busca de venganza.
    La Fiscalía Nº 1, que llevó adelante la investigación, pudo comprobar que el hermano de Franco y un amigo fueron amenazados por la efectivo con su arma reglamentaria, mientras la víctima era golpeada con una cadena y posteriormente fuera apuñalado. Lucas murió camino al Hospital.
    Alba y Franco fueron condenados por el Tribunal en lo Criminal Zárate-Campana a penas de 11 y 10 años de prisión. Jonathan, sindicado como el autor material de las mortales heridas, estaba prófugo desde el día del crimen hasta que fue detenido en Escobar bajo un nombre falso, por tenencia de estupefacientes y resistencia a la autoridad.
    Alba goza del beneficio de prisión domiciliaria hasta que la sentencia quede firme y la condena se haga efectiva.

    Inés Casse, Carlos Paniagua, Andrés y Sandra Franco.

    Inés Casse, Carlos Paniagua, Andrés y Sandra Franco.

    Nuestras oficinas