• Hoy 25 - Zárate - 21.7° / 24.5°
    • Despejado
    • Presión 1029.54 hpa
    • Humedad 52%
  • Pedido de justicia por Enzo Alegre a un año del crimen

    11/8/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hace un año que Enzo ya no vuelve a su casa, que no vuelve de hacer malabares en el semáforo tras haberse escapado, sin permiso de sus padres. Ya hace un año donde el dolor y la impotencia son el desayuno y la cena de la familia Alegre, que hoy, a base de esfuerzo y contención, tratan de devolverle a sus vidas algo de brillo del que Enzo les sabia dar, aunque hoy cueste más.
    Era el Día del Niño, el pasado 10 de agosto del 2014, Enzo Alegre, de 12 años estaba reunido con un grupo de amigos en la Plaza Soldado Argentino, en Piedrabuena y Pitrau. Era un clima de festejo para todos, porque los niños esperan ese día. De repente, las calles del barrio Atepam quedaron sordas y mudas por un fuerte estruendo. Eran cerca de las 16 horas.
    Darío Ernesto Daniel, tal como lo señalan los testigos, había bajado de su automóvil junto a otro niño, presuntamente su hijo. Ciego de ira y cólera, se dirigió hacia donde estaba Enzo junto a sus amigos, lo increpó acusándolo de haberle robado a su hijo y, según comunicaron aquel día fuentes policiales, hubo un forcejeo, una discusión y sin la menor piedad, Daniel, de 38 años, sacó su revólver calibre 22 y le acertó un disparo a corta distancia en la cabeza a Enzo, a la altura de su ojo izquierdo, con la impunidad de quien cree tener la decisión de la vida de los demás.
    La fiscal Palacios había informado que la caratula de la investigación que lleva adelante es “Homicidio”. No obstante, informó que intentarán determinar si hubo alevosía y premeditación, lo que agravaría la imputación. Actualmente, el único imputado por el asesinato de Enzo, se encuentra detenido en la Unidad Penitenciaria Nro. 21 de Campana. Según informaron fuentes cercanas a la familia, la causa fue elevada a juicio, por lo que esperan la fecha que dé lugar al proceso.
    “Es la tristeza más grande que una familia puede tener, la estamos peleando para que este asesino pague lo que tiene que pagar y la Justicia haga lo que tiene que hacer”, expresa Miguel, papá de Enzo, quien confiesa a este medio, que tuvieron que dejar de realizar las marchas en memoria del niño, debido al dolor que eso le generaba a toda la familia, especialmente a la mamá.
    Alrededor de las 18 horas de ayer, familiares, amigos y allegados a la familia se concentraron en la Plaza Soldado Argentino, para recordar a Enzo y mantener vivo el recuerdo para que aquel lamentable desenlace no vuelva a repetirse. Originalmente, la idea era realizar una misa en memoria del joven, pero por cuestiones ajenas a la familia, el párroco que iba a oficiar la ceremonia, no pude hacerse presente.
    “Entre todo el dolor estamos esperando fecha para el juicio. No sé si es bueno eso, pero es un avance”, explicó Miguel y agregó: “Enzo está con nosotros, yo lo siento así”.
    Trabajo del CPV con la familia
    Inés Casse, titular del Centro de Protección de Victimas de Zarate, dialogó con LA VOZ y explicó: “Desde el primer momento se asistió a los familiares y no nos separamos nunca mas”.
    Asimismo, detalló que el proceso de abordaje del proceso “es muy doloroso hacia los dolientes”, por lo que el trabajo se centra en los cuidados y contención de los familiares. “El duelo tiene muchas etapas y es muy difícil porque hay que respetar los tiempos de la familia, que no son los mismo que los de la Justicia”.
    En esta línea, Casse destacó la labor de la Fiscal Andrea Palacios, señalando que la causa “fue muy bien encaminada”. También aseguro que, junto a la familia, esperan la fecha del juicio que, de alguna manera, traerá algo de paz a la familia de Enzo.
    “El agresor está privado de su libertad, pero los padres de Enzo están privados de su hijo”, concluyó.

    El lugar donde se realizó el acto.

    El lugar donde se realizó el acto.

    Nuestras oficinas