• Hoy 24 - Zárate - 23.9° / 25.5°
    • Nublado
    • Presión 1024.14 hpa
    • Humedad 56%
  • El Padre Guidi parte a un nuevo destino en Papúa Nueva Guinea

    18/8/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Con sólo 33 años, este sacerdote nacido y formado en Zárate y Lima, de donde es oriunda su familia, partirá el próximo 27 de agosto a Papúa- Nueva Guinea, un lejano país de una isla del Pacífico que forma parte del Commowealth (comunidad de naciones británicas). Un destino “exótico” para el que fue destinado por la Santa Sede luego de culminar su doctorado en la Pontificia Academia Eclesiástica, donde se formó para trabajar en el servicio diplomático de la Santa Sede.
    Ya pronto a partir, el padre Nicolás Guidi visitó LA VOZ donde relató su experiencia de vivir cuatro años en Roma, pero antes habló de su paso por escuelas de Zárate y por el Seminario diocesano; sus estudios de Teología en la UCA; su breve experiencia en una parroquia en Maquinista Savio y finalmente su ida a Roma donde vivió 4 años de intensos estudios y donde tuvo la grata experiencia de ser argentino durante el papado de un argentino, el Papa Francisco.
    El Padre Nicolás llegó hace poco de Italia para visitar a su madre Susana Rinaudo y toda su familia zarateña-limeña que lo recibió con gran alegría. Es el menor de 4 hermanos (los primeros trillizos), realizó sus estudios primarios en la Escuela Nro. 3 y los secundarios en el Instituto Estrada. Su vocación lo llevó a ingresar en el Seminario de la Diócesis en Campana el que un año después fue trasladado a Gualeguaychú donde cursó los otros 6 años. Ordenado sacerdote en 2007 por el obispo Oscar Sarlinga, tuvo su primer destino religioso como vicario en la Parroquia Inmaculada Concepción de Maquinista Savio, se desempeñó como vice delegado diocesano en catequesis y luego continuó sus estudios de Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad católica Argentina (UCA) en la sede de Villa Devoto. Con ese título fue designado formador del Seminario diocesano que se reabrió en Buenos Aires. Fue entonces cuando el Obispo Sarlinga le propuso ir a Roma a estudiar en la Pontificia Academia Eclesiástica, la institución de la iglesia que forma sacerdotes para el servicio al papa en la Nunciatura. Allí llegó en 2011 durante el Pontificado de Benedicto XVI y egresó luego de 4 años como Licenciado y luego Doctor en Derecho Canónico , “éramos dos sacerdotes argentinos, mi compañero había sido enviado por el arzobispo Bergoglio”, cuenta Nicolás refiriendo con alegría esos años vividos en Roma, en un departamento ubicado muy cerca del Panteón romano, al que veía desde la ventana.
    Solo hay en la actualidad 4 argentinos en el servicio exterior de la Santa Sede y están en Paris, El Salvador, República Dominicana, República del Congo y ahora el padre Nicolás en Papua-Nueva Guinea.
    El 1ro. de julio de este año, cuando finalizó su doctorado junto a 13 egresados más, la Santa Sede anunció los destinos. “Le pedí a Dios que me asignara un destino diferente, otras culturas, otras realidades y me lo concedió”.
    Unos días antes, el 25 de junio los egresados habían tenido una audiencia con el Papa Francisco en el Palacio Apostólico “nos alentó en nuestras misiones, para que la vivamos como pastores , no nos identifiquemos con el espíritu mundano , sino que mantengamos el espíritu de servicio con profesionalidad pero sin ser burócratas” explicó Nicolás. Los lineamientos que deberán seguir en esta tarea tienen una doble función: mantener la vinculación del Papa con las iglesias locales y, a su vez, representarlo ante el gobierno de cada país.
    Las expectativas del padre Nicolás son muy grandes respecto a Papúa Nueva Guinea. Si bien se ha informado sobre el lugar de su nuevo destino, que dice será por tres años, es para él un gran desafío porque se trata de un país con una gran diversidad cultural, con una población de 7 millones de habitantes, básicamente rural, de organización tribal en donde se han contabilizado hasta 848 idiomas distintos y que se siguen rigiendo por costumbres tradicionales. Mucha gente vive en la pobreza extrema, y sólo un 20 % de la población es católica, el resto profesan el anglicanismo o luteranismo, pero básicamente repiten ritos ancestrales. El inglés y dos lenguas nativas son las oficiales, el padre Nicolás habla inglés-además de francés e italiano- por lo cual una primera barrera idiomática podrá cruzarla.
    Con mucha fe y espíritu pastoral, nuestro joven sacerdote con una sólida formación teológica, espiritual y diplomática, en breve partirá a su nuevo destino. Prometió contarnos vía internet sobre su experiencia en un país tan diverso y alejado de nuestra cultura occidental donde sin duda aportará sus mejores conocimientos en la misión evangelizadora que le ha encomendado la Santa Sede a través del mensaje pastoral que recibiera del Papa Francisco a quien elogia “por la claridad, coherencia y convicciones evangélicas de su mensaje y en quien reconoce la cualidad de apertura al diálogo -alejado de todo fundamentalismo-, en bien del hombre, en la búsqueda de la paz y la concordancia entre los pueblos, como lo ha hecho entre Estados Unidos y Cuba”.

    Padre Nicolás Guidi en Roma.

    Padre Nicolás Guidi en Roma.

    El padre Nicolás Guidi con el Papa Francisco.

    El padre Nicolás Guidi con el Papa Francisco.

    Nuestras oficinas