Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 16.6° / 17.5°
    • Lluvia
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 98%
  • “Volver a las islas significa cerrar una historia”

    24/2/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En diálogo con LA VOZ, los ex combatientes de Malvinas que fueron sorteados para realizar el viaje a las islas el próximo 7 abril, expresaron sus emociones en torno a la experiencia que se avecina, y que representa un acontecimiento histórico en sus vidas.

    El viaje, coordinado por la Subsecretaría de Desarrollo Territorial de la Municipalidad de Zárate, partirá con cinco de los 24 veteranos que residen en la ciudad. La selección, fue realizada mediante un sorteo que arrojó la designación de Alberto Barbagalo, Mario Reyes, Jorge Benítez, Hugo Elsesser y Héctor Villalba, como los elegidos para volver al territorio en el que combatieron hace 35 años.

    La propuesta, surgió tiempo atrás, en un acto donde el intendente Osvaldo Cáffaro se comprometió con los veteranos a gestionar el viaje. Finalmente, luego de algunos años, la promesa se cumplió. “Llegó el momento y es ahora. Estamos muy contentos porque nos sirve para cerrar una historia”, expresó Alberto Barbagalo.

    Según relató, había cumplido 19 años cuando, formando parte del Batallón V de Infantería de Marina, pisó por primera vez la isla, el 7 de abril de 1982, y allí permaneció hasta una semana después de la rendición, el 14 de junio de ese mismo año: “No sé lo que me despierta todo esto, no sé si va a ser bueno o malo, no tengo la menor idea lo que me va a pasar; es una experiencia que la voy a vivir cuando pise el lugar, como la primera vez que llegué”.

    En sus palabras, Alberto, quien en otras oportunidades se había planteado la posibilidad de volver al archipiélago, manifiesta algo que recibe la adhesión de sus compañeros: “Esto significa cerrar una historia, volver a ver lugares, ir al cementerio, porque todos tenemos caídos, es rendir un homenaje ello y volver a reencontrar esas cosas”.

    Durante la entrevista, Barbagalo y Benítez descubrieron un dato, que hasta el momento, era desconocido por ellos: Ambos habían vuelto al continente en el buque Almirante Irizar el 20 de Junio de 1982.

    Por su parte, Mario Benitez confesó que desde hace tiempo se encuentra con expectativas de cumplir lo que desde hace años se viene postergando.

    “Hoy tenemos la oportunidad, el Municipio nos llamó y estamos expectantes; uno quiere rendir homenaje a los compañeros caídos, en lo personal tengo un compañero que estaba en un pozo cercano al mío y quedo en las islas. Además intentaré llegar al pozo, a mi lugar de combate. Tengo dudas sobre si podré identificarlo, porque las cosas han cambiado en ese lugar. Por otro lado, no sé qué es lo que me va a suceder, tengo mucha incertidumbre, pero siento que tengo que ir a ese lugar, no es un paseo ni vacaciones, es una deuda”, contó.

    Mario Reyes tenía 19 años, cuando llegó a las islas como parte del Regimiento de Infantería Nro. 3 Gral. Belgrano con asiento en La Tablada. Si bien había salido de baja, cuando escuchó por la radio lo que sucedía en Malvinas, pensó en sus compañeros y sintió un impulso que lo llevó a realizar una presentación espontanea.

    “Es difícil, todo es triste, malo y ojalá no lo hubiéramos vivido, pero ante la eventualidad es un orgullo y es una posibilidad que no tuvieron otros. Allí viví la experiencia de ofrecer la vida por la Patria”, contó mientras recordaba con dolor el momento en que fue testigo de cómo bajaban la bandera argentina del mástil, para ser reemplazada por la inglesa.

    En este sentido, explicó que siente como parte del reconocimiento la posibilidad de poder visitar nuevamente el territorio: “Es una oportunidad única poder realizar este viaje, por eso nuestro agradecimiento al Intendente y a la gestión, porque para mí sería imposible”.

    Con el mismo espíritu, Reyes recordó: “Me voy a sentir bien si llego a mi lugar, cuando salimos, lo hicimos de apuro, y quedaron muchas cosas allí. Lo único que trajimos fue el armamento y el casco, pero nuestras cosas quedaron en ese lugar y siempre me quedó esa imagen de alejarme de algo donde quedaban muchas cosas nuestras”.

    Jorge Benítez estaba por recibir la baja, cuando le avisaron, el viernes 2 de abril, que debía esperar la decisión del comando del ejército. Algunos días después, el 15 de ese mismo mes, desembarcó en las islas en la Compañía de Ingenieros Mecanizada X de Pablo Podestá.

    “Son sentimientos muy encontrados, esto es en recuerdo de los amigos caídos que perdimos allá”, sostuvo. Jorge, fue el primer presidente que tuvo el Centro de Veteranos de Zárate, que ayudó a los ex combatientes a complementarse tras el conflicto.

    Según cuenta, aun tiene la esperanza de que el conflicto sobre la soberanía de Malvinas se puede resolver por la vía pacífica: “Inglaterra, más allá de su poder económico, capaz de sobornar a todo el mundo, tiene la capacidad de manejar la opinión, pero es tanto el peso del derecho de los argentinos, que se van a recuperar y van a volver a la órbita del país. Tenemos que replantearnos un patriotismo diferente y recuperarnos como país; hay gente que piensa que el patriotismo es solo lo bélico, uno puede ser héroe en la paz y se pueden recuperar en la paz sin la acción bélica”.

    Personalmente, sostiene que el viaje representa un acto de honor para los soldados caídos, y manifiesta que su deber es ser “la voz de quienes no están”. “Nosotros no nos rendimos, se rindieron nuestros comandantes; dentro de nuestras posibilidades, estar “malvinizando” es una forma de no resignarse, mantener la esperanza y transmitirla a las generaciones que vienen, es una injusticia pero no hay que claudicar y recordar que los caídos, no cayeron en vano”.

    Jorge Benítez, Mario Reyes y Alberto Barbagalo en LA VOZ.