• Hoy 21 - Zárate - 24.9° / 28.3°
    • Nublado
    • Presión 1024.28 hpa
    • Humedad 59%
  • Brucelosis, una enfermedad laboral y alimentaria

    26/8/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La brucelosis es una enfermedad bacteriana que puede presentarse de forma aguda con comienzo brusco o de forma gradual, o evolucionar hasta hacerse crónica (permanente). Infecta principalmente a los animales domésticos como perros, vacas, cabras, ovejas y cerdos, aunque también puede afectar a la fauna silvestre y a los mamíferos marinos. También la puede contraer el ser humano. Es una de las zoonosis más difundidas transmitida por diversos animales (ganado bovino, ovino, caprino y porcino, camellos y búfalos) mediante contacto directo con la sangre, la placenta, fetos o secreciones uterinas o por el consumo de productos de origen animal infectados y crudos (especialmente leche y productos lácteos no pasteurizados).La transmisión de brucelosis de persona a persona es extremadamente rara.
    La brucelosis humana debida a Brucellamelitensis tiene graves consecuencias de salud pública en las zonas donde se cría ganado ovino y caprino. En general, tiene grandes repercusiones mundiales en la salud de los seres humanos y la cría de animales. En la mayoría de los países, la brucelosis es una enfermedad notificable. Las medidas de control se basan en la prevención de los factores de riesgo. La vigilancia es un elemento clave para el manejo de los programas de prevención y control.
    Los síntomas de la brucelosis incluyen fiebre intermitente o irregular de duración variable, dolor de cabeza, debilidad, sudoración, escalofríos, adelgazamiento y dolores generalizados. El tratamiento es a base de antibióticos. Para prevenir la infección crónica es esencial tener un diagnóstico temprano seguido por tratamiento.

    ¿Cómo puede prevenirse?

    – Evitar consumo de lácteos elaborados con leche no pasteurizada.
    – Al comprar la leche y productos lácteos frescos, compruebe la presencia de la marca de identificación.
    – Lave y desinfecte los alimentos de origen vegetal que consuma crudos.
    -En los profesionales que manejen ganado, debe implementarse una adecuada protección individual y controles serológicos periódicos (semestralmente).
    -Tener cuidado en el manejo y eliminación de placentas, secreciones y fetos de los animales.
    -En zonas endémicas, se deben vacunar vacas y cabras.
    – Es necesario desinfectar en las áreas contaminadas.

    Dr. Federico R. Simioli
    Médico Infectólogo
    M.N. 134255 M.P. 551400