Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 21 - Zárate - 19.2° / 23.6°
    • Despejado
    • Presión 1021.73 hpa
    • Humedad 39%
  • “La sociedad cambió y se necesita enseñar de otra manera”

    11/9/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Uno nunca deja de ser maestra. Es por ello que hace más de 16 años un grupo de mujeres, motivadas por la necesidad de generar un espacio común para los docentes de la ciudad, comenzaron a programar reuniones en las que compartían actividades, charlas y momentos. Primero se armó un circuito de casas para llevar a cabo las reuniones pero el 29 de marzo del 2001, la Casa del Docente se constituyó como tal tras recibir una vivienda donada por la Sra. Edith Aiello, en memoria de su hija desaparecida.
    En un nuevo aniversario por el día del maestro Titi Palacios, Susana De Azcárate, Graciela Pérez, Dora Bas, Ana Telleategui, Beatriz Ibero y Graciela Pereyra recuerdan sus experiencias frente al aula y varias anécdotas en las que todas se ríen.
    “Está de más decir que existe una diferencia enorme en la escuela de hoy en relación de aquella en la que nosotras trabajábamos. Partiendo de la tecnología, en nuestros años era la tiza y el pizarrón los instrumentos y hoy, con internet, los chicos tienen más opciones y fuentes de información. No obstante veo que, a la par, se ha descuidado un poco la relación escuela- comunidad, o escuela- familia. Estoy convencida de que antes los padres se comprometían más y noto que hoy no se acercan mucho al establecimiento”, abrió el diálogo Elena “Tati” Palacios.
    “Es cierto, cambió mucho la sociedad y por ende cambiaron los chicos y su familia. Creo que hay otras prioridades en las familias que provoca situaciones diferentes pero en la cual el chico está solo, ya sea porque padre y madre trabajan o por las ocupaciones diarias. A su vez considero que la docente perdió prestigio; antes la maestra era la segunda mamá y nadie de la familia iba a acercarse a la escuela para cuestionarle algo al maestro, sin embargo hoy el propio docente está muy cuestionado, al igual que lo está el médico u otras profesiones”, compartió Susana de Azcárate, quien fue la directora de la Escuela Primaria 16 del “Paraje El Tatú” hasta fines de julio pasado. “Respecto a lo pedagógico creo que, como en todas las épocas, hay docentes que trabajan con mucha vocación; y eso es lo ideal. Además pienso que antes nos creíamos que los únicos que enseñábamos éramos nosotros, pero hoy el saber está repartido, en internet, y en muchísimas fuentes. Por eso hoy el maestro debe enseñar estrategias para alcanzar ese conocimiento, porque la información ya está al alcance de todos. La sociedad cambió y se necesita enseñar de otra manera”.
    La escuela pública
    La mayoría de las amigas que comparten la mesa fueron docentes de escuela pública y esta condición compartida saca a relucir un orgullo “de guardapolvo blanco” particular. “Antes el 90% de los alumnos de Zárate iba a escuela pública. Sin ir más lejos hace 50 años había una sola escuela que era el Colegio de Hermanas. Hoy hay muchas escuelas privadas pero el chico que es bueno, aprende en cualquier escuela”, dijo Beatriz Ibero como interrumpiendo al resto que planteaba una discusión.
    Al mismo tiempo Graciela Pérez aclaró que los contenidos curriculares para un alumno de 6to Año de la Primaria de una Escuela Pública deben ser iguales a los que ve otro de un colegio privado. Pero enfatizó; “recuerdo que todo el trabajo lo hacíamos en clase, todo se veía y hasta se estudiaba en clase. Ahora los docentes entregan guías de estudio que el chico va e investiga en su casa pero muchas veces esos contenidos son excesivos y no los llegan a fijar”, aseguró.
    Luego la mesa repasó la necesidad de que el docente contextualice la pedagogía teniendo en cuenta la dinámica del grupo y principalmente la realidad de cada chico del grado. Situaciones que en muchos casos difieren de aquellas experiencias pasadas y que hoy se profundizan en temas de drogas, violencia y falta de contención familiar.
    Por último Beatriz Ibero, quien fue durante muchos años docente de la Escuela 2, puso en el foco de la discusión la relación docente- alumno retomando el concepto de la maestra como la “segunda mamá” y en los términos del contacto físico. “Hace diez o quince años la situación se modificó al otro extremo, hoy los docentes no pueden ni tocar a los chicos. Entonces lo que me comentan en la actualidad las maestras con las que sigo hablando del oficio, me hace recordar mucho a mi situación en el aula; y en mis tiempos en los trabajaba en la Escuela 2, que era una de las escuelas que recibía a chicos con muchas necesidades, muchos de ellos hijos de isleños. Y me acuerdo con gran alegría y nostalgia que además de enseñarles les sacábamos los pijos, llamábamos a una enfermera y los vacunábamos, los bañábamos, les dábamos ropa nueva, les llevábamos los útiles escolares porque venían a la escuela casi con lo puesto, le dábamos de comer gracias a la Base Naval y para hacer tiempo al que el padre regresara de hacer changas o de pescar, les brindábamos clases de apoyo escolar para que no se queden atrás en el aula. Era otra época y otra forma de dar clases. Creo que era el amor y la vocación de entender a esta profesión, y el rol del docente, como el de una segunda mamá”, cerró Beatriz Ibero.
    Organizan un almuerzo
    En el Smithfield Golf Club la Casa del Docente organizará hoy al mediodía un almuerzo en el cual ya se inscribieron 80 personas, entre docentes jubiladas y otras en actividad. El encuentro será amenizado con la música del “Dúo Desparejo”, además habrá sorteos y un desfile que realizará “Sakura Bags”.
    “Será especial porque nos encontraremos con la ausencia de alguien que siempre nos acompañó, Carmen Valerio, así que seguramente el recuerdo para ella va a estar”, anticipó emocionada “Tati” Palacios, presidente de la Casa del Docente.

    Graciela Pereyra; Elena «Tati» Palacios: Graciela Pérez; Ana Telleategui; Beatríz Ibero; Dora Bas y Susana de Azcárate.

     

     

    A %d blogueros les gusta esto: