• Hoy 18 - Zárate - 5° / 6.1°
    • Despejado
    • Presión 1039.11 hpa
    • Humedad 85%
  • La tos ferina o coqueluche, una infección de las vías respiratorias

    16/9/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La tos ferina o coqueluche es una infección aguda de las vías respiratorias causada por la bacteria Bordetellapertussis, que se transmite de un individuo infectado a otro susceptible, por medio de gotículas expulsadas por las vías respiratorias.
    También conocida como tos convulsa, es una enfermedad respiratoria muy contagiosa que puede ser muy grave sobre todo en los bebés y los niños.Los bebés se contagian por lo general de sus hermanos mayores o de sus padres que pueden tener la enfermedad sin ni siquiera saberlo. A diferencia de lo adultos, los niños menores a un año tienen una alta probabilidad de desarrollar complicaciones graves, siendo la más común la neumonía. También les puede provocar la muerte.
    Tiene un período de incubación de 7 a 10 días, posteriormente los enfermos desarrollan síntomas catarrales, incluida la tos.
    Las distintas fases de la enfermedad (catarral, convulsiva y de convalecencia) pueden durar de uno a varios meses.
    En su fase inicial catarral, la tos ferina es fácilmente transmisible, con una tasa de ataque secundaria de hasta el 90% en personas no inmunes, que mantienen contacto con el enfermo.En un comienzo la tos convulsa manifiesta los síntomas de un resfriado común: congestión nasal, moqueo, estornudos, tos, fiebre leve. Pero luego de una o dos semanas puede comenzar la tos fuerte.
    Los accesos de tos pueden ser intensos, rápidos y repetidos al punto que la persona tiene que hacer un esfuerzo mayor para respirar. En los bebés se puede presentar apnea (una pausa en el ritmo de la respiración), dificultad para alimentarlo y tos.
    En los casos en lo que se detecta pronto, se suele tratar con antibióticos. Si pasaron más de 3 semanas desde el momento del contagio, es probable que los antibióticos ya no hagan efecto. Esto se debe a que ya las bacterias han salido del cuerpo de la persona aunque todavía presente síntomas.
    Si su hijo recibe tratamiento en su casa es importante seguir bien las instrucciones del médico.
    Los pacientes que no reciben tratamiento pueden contagiar durante tres semanas o más a partir del acceso de tos característico. La mayor parte de los casos se presenta en niños de uno a 5 años de edad. Entre un 5 y 6% de los enfermos sufren complicaciones, siendo más frecuentes en los lactantes menores de 6 meses. Adolescentes y adultos son frecuentes portadores de transmisión de Bordetellapertussis.
    La mejor prevención para la tos convulsa es la vacunación. La forma de proteger a los niños menores de 6 meses es vacunando a las mujeres embarazadas a partir de la semana 20 de gestación. El Calendario Nacional de Vacunación incluye cuatro vacunas para dar inmunidad contra la tos convulsa: la pentavalente, que se aplica a los 2, 4 y 6 meses; la cuádruple, a los 18 meses; la triple bacteriana celular, al ingreso escolar; y la triple bacteriana acelular, que se aplica a los 11 años, al personal de salud que atiende a niños menores de un año y a los convivientes de niños prematuros de menos de 1500 g. de peso.

    Dr. Federico R. Simioli
    Médico Infectólogo – M.N. 134255 M.P. 551400

    Nuestras oficinas