• Hoy 21 - Zárate - 31.6° / 33.8°
    • Despejado
    • Presión 1021.24 hpa
    • Humedad 49%
  • La llegada de la Primavera cambia el humor de la gente

    23/9/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Botticcelli la pintó y Mercedes Sosa la interpretó equiparándola con un renacer: “ Hay que sacarlo todo afuera, como la primavera. (…)Para que adentro nazcan cosas nuevas”.
    La sensación de marchitarse en invierno para después florecer, se ve, nos atraviesa. Eso porque lo que se esconde detrás de las flores de mil colores, la alegría injustificada y las frases hechas, es lo que el sol es capaz de provocar en el cuerpo: Amor, renacer y juventud. Esas son las primeras abstracciones que aparecen en septiembre.
    Para la mayoría es la estación preferida del año y eso se debe a que la llegada del sol dispara un estado contagioso e indisimulable: el buen humor.
    La luz solar tiene un efecto directo sobre el estado de ánimo. De hecho, para la depresión estacional (que ocurre en invierno) uno de los tratamientos es dar luz, dar primavera. “Pero a lo biológico hay que sumarle lo social: si hay más horas de sol salimos más y si tenemos mejor humor tenemos más ganas de relacionarnos. Además, usar menos ropa representa un ícono cultural que hace que miremos al otro y nos miremos de un modo diferente.
    Tal es la necesidad del cerebro de recibir luz solar que varios estudios científicos hablan, incluso, de “adicción”. Se ha demostrado que existen neuronas que se activan frente a la luz, y que muchas se ubican en áreas del cerebro que son críticas para nuestro ánimo. Pero además, cuando se activan, ponen en marcha circuitos del cerebro que incluyen a las áreas del placer y de la recompensa: las mismas que se activan frente al sexo, las drogas, el chocolate y otros estímulos positivos”, describe Ezequiel Gleichgerrcht, investigador en neurociencias cognitivas de INECO.
    Pero las sensaciones placenteras no sólo giran alrededor del sol: también vienen de las flores. En esta estación aumentan los procesos de olfación”, y cuando uno huele el perfume de una flor que nos remite a un recuerdo placentero se estimulan diferentes partes del cerebro. Por eso, cuando las olemos, recapturamos emociones guardada en la memoria.. Gabriela Mistral ya había escrito con el olfato: “ Doña primavera, de aliento fecundo, se ríe de todas las penas del mundo. No cree al que le hable de las vidas ruines. ¿Cómo va a entenderlas entre los jazmines? ”.

    EL CUADRO DE BOTTICELLI

    La Primavera es una de las obras maestras del pintor Italiano Sandro Botticelli. Fue pintada en el siglo XV y se encuentra en Florencia en la galería Uffizi.
    En esta obra se encuentran representados la diosa Venus , sobre ella Cupido, el dios del amor que vuela sobre la cabeza de Venus y se dedica a lanzar flechas del amor a Mercurio para enamorarla. Allí está Flora, que mira directamente al observador y parece que intenta esparcir sus flores por el exterior de la escena y Céfiro el Dios del viento benigno que sopla la dulce brisa que hace posible la primavera y busca el amor de la ninfa Cloris, de su boca salen las flores primaverales que Flora recoge en su vestido transparente.

    Nuestras oficinas