• Hoy 22 - Zárate - 15.4° / 15.7°
    • Despejado
    • Presión 1026.94 hpa
    • Humedad 47%
  • La mala alimentación y el sedentarismo

    30/9/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La principal causa de obesidad y sobrepeso es una combinación explosiva de una vida sedentaria y una alimentación desequilibrada. Así como también se desarrollan patologías asociadas como hipertensión, dislipemia (alteración de las grasas) o diabetes 2.
    La obesidad en sí, es una enfermedad que conlleva consecuencias sanitarias importantes que van desde una mayor incidencia en ciertos tipos de cáncer, infecciones hasta problemas de autoestima.
    Una dieta desequilibrada no contiene todos los grupos de alimentos y las cantidades de éstos pueden ser insuficientes o aumentadas, por lo tanto no se aportan correctamente los nutrientes para que el organismo pueda realizar todas sus funciones (reguladoras, plásticas y energéticas).
    Generalmente el consumo es excesivo y no controlado, o sea que no sólo la cantidad es elevada sino que la calidad es mala. Incluso ciertos tipos de cáncer se relacionan con una alimentación desequilibrada. Normalmente, no es una relación directa de causa-efecto, pero sí supone uno de los factores que contribuye a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de dichas enfermedades.
    El sedentarismo actual, ocasionado por el estilo de vida, también es un factor predisponente a enfermedades. No solo el aumento de tejido adiposo corporal sino también la poca fijación de calcio en los huesos que, como es sabido, se da cuando realizamos alguna actividad física. ¿Cómo mejoramos nuestra vida? Teniendo una alimentación variada y armónica. Actualmente, se reconoce la importancia de los alimentos, sobre todo de aquellos que se comportan como protectores. Tal es el caso de las fibras, que actúan como antioxidantes naturales; los vegetales, que contribuyen a disminuir el riesgo de patologías crónicas como las enfermedades del corazón, cáncer, obesidad y diabetes; los frutos secos, que colaboran en mantener los niveles saludables del colesterol.
    En cuanto a la actividad física, la OMS reconoce como tal, todo movimiento que se realice, desde subir y bajar escaleras, caminar para realizar los trámites, las actividades recreativas, usar menos el auto o colectivo. Todo pequeño cambio, funciona. Comenzá ya mismo!!

    Lic. Marisa Vanden Ryn
    Nutricionista clínica y deportiva UBA
    Antropometrista ISAK 2
    Turnos: 15 535162 licvandenryn@hotmail.com

    Nuestras oficinas