Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 22 - Zárate - 21.9° / 23.7°
    • Nublado
    • Presión 1028.96 hpa
    • Humedad 76%
  • Diabetes: “es importante la detección temprana y el acompañamiento”

    28/11/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la mañana de ayer, se llevó a cabo en la sede de la Asociación de Jubilados y Pensionados de la calle Sarmiento 255, una actividad coordinada por la Agencia Pami de Zárate y la UGL de Lujan, en el marco del Día Mundial de la Concientización en Diabetes.
    Allí estuvo presente el titular de Pami Zárate, Norberto Toncovich, así como la responsable del sector de Prevención y Promoción Comunitaria de la UGL Luján, Gladys Campanini y su equipo de trabajo que coordinó la jornada.
    “Desde la UGL Luján organizamos jornadas en distintos distritos, entre ellos Zárate, donde quisimos darle otro encuadre, en vez de hacerlo en forma de charla o conferencia, se abordó la temática con mesas de trabajo vinculadas con la diabetes, como enfermedad mundial silenciosa, donde se trabajaron diferentes aspectos”, señaló Campanini.
    Las mesas, abordaron la temática desde distintas aristas como “Educación física y diabetes”, “Hábitos saludables y nutrición” y “La familia, el paciente diabético y las emociones”, puesto que una de las causas del inicio de la enfermedad, tiene que ver con situaciones de estrés, emocionales o dramáticas.
    La propuesta se trabajó de forma lúdica, con juegos, bajo la idea de transmitir conocimientos mediante la psicoeducación y no a través de una competencia de saberes.
    “En la mesa de Hábitos Saludables trabajaron cómo combinar las comidas, ya que hay muchos prejuicios y mitos sobre los hábitos saludables de alimentación; la idea es que sepan armar un menú saludable con las cosas cotidianas que ellos compran”, agregó la coordinadora de la actividad.
    Esta iniciativa ya se ha realizado en distintas localidades como Pilar o Exaltación de la Cruz, con el propósito de generar un intercambio de información, experiencias y conocimientos entre los pacientes diabéticos: “Todos los asistentes son afiliados al Pami, insulino-dependientes o que están medicados, y que reciben los medidores de glucosa. Muchos debutan siendo diabéticos, cosa que no es sencilla, porque hay que acostumbrar el organismo y la cabeza respecto de la enfermedad. Lo importante es seguir instruyendo a la gente y abriendo canales de participación”.
    En esta línea, Gladys Campanini refirió: “Tenemos un trabajo de hormiga hecho, donde llevamos siete años trabajando la temática; siempre sirve que puedan llevarse la psicoeducación. Muchos han detectado que eran diabéticos gracias a participar de la jornada. Hay millones de personas en el mundo que no están diagnosticadas como diabéticos. La experiencia es muy buena, cada lugar le pone su impronta; en Pilar participaron más de cien personas, es muy rica la participación de la familia, porque llevan esa otra porción de la enfermedad, a través del acompañamiento al paciente”.
    En la jornada realizada en la sede de la Asociación de Jubilados y Pensionados asistieron cerca de 35 personas que pudieron compartir sus conocimientos y resolver distintas dudas respecto al las distintas aristas que plantea la enfermedad. Por su parte, Campanini sostiene que ante los crecientes índices de diabetes en el sector juvenil de la población, resulta fundamental las tareas de prevención y detección temprana: “Hay que trabajar esto desde chicos, con los hábitos saludables de los nenes, pelear por los kioscos saludables. Cuando a una persona se le declara la diabetes es todo un proceso mental, por eso es importante la detección temprana y el acompañamiento. El Pami acompaña el proceso de la vejez con las patologías prevalentes en talleres como estos, donde cada uno puede volcar lo que le pasa”.
    A través del feedback que se genera en la experiencia de intercambio, los trabajadores del Pami también aprovechan para detectar distintas problemáticas que sufren los adultos de la tercera edad: “Me preocupa que muchos abuelos traen los medidores de glucosa porque no lo saben usar, son dispositivos digitales que requieren una capacitación mínima y no todos tienen familiares que les puedan explicar. Ese aprendizaje me lo llevo, significa que algo tenemos que hacer cuando le entregamos la persona el aparato”.

    Una de las mesas donde se abordó la problemática.