• Hoy 15 - Zárate - 3.4° / 6.2°
    • Despejado
    • Presión 1039.18 hpa
    • Humedad 89%
  • Fieles de diferentes barrios se congregaron en el Centro

    9/12/2017
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Ayer por la mañana se desarrolló una multitudinaria misa en el marco de un día muy caro para todos los fieles católicos zarateños, el Día de la Inmaculada Concepción de María.
    Vecinos del Centro, Villa Massoni, Villa Nueva y Carmencita se reunieron en la parroquia Nuestra Señora del Carmen para celebrar el día de la Virgen; acompañados de todos los alumnos de colegios católicos y de orientación católica de la ciudad.
    “Fue una hermosa fiesta de la Inmaculada Concepción en la cual todos los hijos de María nos reunimos como hermanos y, en este caso, todos los hermanos de las diferentes parroquias de la ciudad. Juntos caminamos por la plaza en procesión y luego compartimos en el atrio del templo la tradicional misa”, expresó Agustín Vila, cura párroco de “Nuestra Señora del “Carmen”.
    Luego de la multitudinaria procesión se realizó la misa en un altar levantado en el atrio que fue concelebrada por los párrocos padre Atilio de Nuestra Señora de Fátima, Agustín Vila de Nuestra Señora del Carmen y el Padre Luciano, sacerdote de Santa Teresa de Calcuta de Villa Nueva.
    “Siempre es una inmensa alegría compartir este tipo de festividades con los docentes y alumnos de las escuelas católicas porque se trata de comunidades educativas que siembran en el corazón de los niños y de los jóvenes la fe”, subrayó Agustin Vila. “Por otro lado se trató de una misa muy especial también porque muchos niños que asisten a catequesis tomaron su segunda comunión solemne, como ya es tradición todos los 8 de diciembre”, agregó. “Son celebraciones en las que mediante nuestro amor incondicional, ponemos todo en manos de la virgen”, concluyó el sacerdote.

    MISA CONCELEBRADA EN EL ATRIO DE LA IGLESIA
    Alrededor de las 10.30 comenzó la celebración de la Misa en el altar levantado en el atrio parroquial donde se ubicó también la imagen de Nuestra Señora del Carmen que momentos antes había sido llevada en procesión. En tanto los fieles participantes de ubicaron, buscando la sombra en una mañana calurosa, en la calle Justa Lima, la plaza Mitre y las veredas circundantes. El coro de la Parroquia fue el encargado de acompañar con su música y canto la celebración siendo acompañado por el público con palmas y voces.
    Los tres sacerdotes saludaron a los fieles recordando el amor a María Madre y la importancia de esta celebración, en tanto colaboraron en el momento de la Comunión de la multitud, los miembros de las parroquias. Se vivió una jornada de alegría, de encuentro de familias y amigos unidos en la devoción a la Inmaculada.

    Patrona de la Diócesis Zárate-Campana
    El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, promulgó un documento llamado “Ineffabilis Deus” en el que estableció que el alma de María, en el momento en que fue creada e infundida, estaba adornada con la gracia santificante.
    La Virgen María fue “dotada por Dios con dones a la medida de su misión tan importante” (Lumen Gentium). El ángel Gabriel pudo saludar a María como “llena de gracia” porque ella estaba totalmente llena de la Gracia de Dios. Dios la bendijo con toda clase de bendiciones espirituales, más que a ninguna otra persona creada. Ella es “redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo”. (LG, n. 53)
    La devoción a la Inmaculada Concepción es uno de los aspectos más difundidos de la devoción mariana. Tanto en Europa como en América se adoptó a la Inmaculada Concepción como patrona de muchos lugares.
    “Humilde imagen de la Pura y Limpia Concepción”, fueron las palabras del Papa Pablo VI tras nombrar Patrona de la Diócesis de Zárate- Campana. “Ella quiso quedarse a orillas del río Luján para manifestar su maternal protección sobre el pueblo argentino”, fueron sus palabras. La mencionada “acción destacada” pastoral de la peregrinación del Pueblo de Dios a Luján, creciente de año en año, es considerado como un signo manifiesto del Amor de la porción del Pueblo de Dios que peregrina en Zárate-Campana por la Inmaculada Concepción en su advocación de Nuestra Señora de Luján.