Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 19.9° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1035.75 hpa
    • Humedad 67%
  • Complicaciones en el tránsito por obras en el Centro

    11/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Desde hace varios días, la circulación por calle Rómulo Noya entre Justa Lima y 19 de Marzo se encuentra interrumpida a raíz de la realización de la obra del colector cloacal de la cuenca Noya.

    Quienes circulan habitualmente por la zona céntrica, son testigos del caos vehicular que se suscita en el cruce de Rómulo Noya y Justa Lima.

    A pesar de que allí se encuentra ubicada una valla con su respectiva señalización, la cual indica la imposibilidad de continuar circulando por Rómulo Noya tras el cruce de Justa Lima, comerciantes, vecinos, remisores y conductores despistados, hacen caso omiso a las advertencias, generando situaciones realmente peligrosas.

    Por un lado, los remises que parten desde la agencia y el estacionamiento ubicado a mitad de cuadra, deben circular 50 metros en contra mano hasta Justa Lima, para ingresar a esta ultima calle con la prioridad sujeta al criterio del conductor, puesto que no existe un semáforo ni un agente de tránsito en el lugar que habilite el paso en tal sentido.

    Precisamente en esta intersección, es donde se evidencia el mayor de los entorpecimientos; allí confluyen los que circulan en contra mano, los que estacionan sus vehículos en ambos márgenes de Rómulo Noya y quienes cruzan Justa Lima para luego advertir que la calle no tiene salida.

    Este último escenario provoca que el conductor incauto deba circular marcha atrás por Noya hasta Justa Lima, y en la esquina, realizar la maniobra de giro (también marcha atrás, con la visibilidad reducida) para tomar la principal calle céntrica.

    Este medio, pudo ser testigo de situaciones realmente riesgosas, puesto que los arrojados conductores se abren paso esquivando peatones (los actores más vulnerables en la vía pública), ciclistas y otros automóviles, tanto los que circulan por la misma calle, como los que lo hacen por Justa Lima, según habilite el paso el semáforo.

    Este escenario, que por momentos se vuelve caótico, despierta innumerables quejas de los transeúntes que, aun con el cruce habilitado, se ven envueltos en situaciones de real peligro.
    “Esto se resuelve con un inspector de transito”, manifestaba en la mañana de ayer un vecino devenido en espectador, mientras en la calle se oía un cruce de insultos entre un peatón y un automovilista que intentaba salir marcha atrás del engorroso escenario, que convive con el otro obstáculo de transito, que representa la obra en proceso sobre calle Justa Lima, entre Belgrano e Ituzaingó, donde se encuentra cortado el paso desde hace varios meses.