• Hoy 19 - Zárate - 10° / 11.5°
    • Despejado
    • Presión 1044.11 hpa
    • Humedad 88%
  • El cableado urbano sigue siendo caótico

    15/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El 2017 culminó de la misma forma en que comenzó el 2018, con empresas de telecomunicaciones tirando cables por encima de las líneas aéreas urbanas; manojos de cables por encima de otros manojos de cables. Una de ellas es una empresa que brinda servicios para Fibertel que está tendiendo cables de fibra óptica en toda la zona sur de la ciudad.
    Estas acciones redundan en perjuicios para el propio espacio aéreo de la ciudad que sigue siendo caótico. Sólo basta levantar la mirada, sobre todo en el sector céntrico y en muchas esquinas de barrios periféricos para comprobar tal situación y ver como una verdadera maraña de cables que atraviesan de una vereda a otra, de un techo al del frente y de uno a otro poste de teléfono o de electricidad. Cruzan por el techo de una vivienda particular para abastecer de internet a otra casa interna y ni hablar de los edificios, donde la situación se torna más que desprolija.
    En noviembre del 2016 el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza para que se regule el espacio aéreo en relación a la instalación de infraestructuras y servicios públicos en las áreas urbanas del Partido de Zárate. En otras palabras, buscan que las empresas se adecúen a una ordenanza para que comiencen a reordenar y mejorar el cableado sin control que se halla sobre todo en el sector céntrico y los barrios.
    Sin embargo no se aplicaron controles acordes al accionar de estas empresas tercerizadas de las cableras que ágilmente tiran cables y operan con mayor celeridad del que muestra el Ejecutivo municipal.
    En tanto Cooperativa Eléctrica aclaró que ellos tienen habilitación para realizar tales maniobras porque son el órgano de concesión municipal de este servicio público. En tanto el resto de las empresas, tanto de telefonía como de internet y cable, deberían ajustarse a la ordenanza aprobada.
    La ordenanza
    Fue aprobada ante la necesidad de “regular el uso del espacio aéreo en relación a la instalación de infraestructuras y servicios públicos en las áreas urbanas del Partido de Zárate; y es por ello que tal ordenanza, la 4465, establece que “en la construcción de nuevas urbanizaciones, el Departamento Ejecutivo Municipal exigirá a los concesionarios de servicios públicos y terceros no concesionarios, la instalación de ductos subterráneos destinados a satisfacer las solicitudes de cableados que los proyectos referidos demanden. Las mismas deberán realizarse en paralelo a la instalación de gas y de agua potable; para ello la Autoridad de Aplicación de la presente Ordenanza deberá coordinar las obras correspondientes”.
    Además, en su artículo 2 confirma que no se otorgarán autorizaciones para la instalación de sistemas de cableado aéreo en las áreas urbanas del Partido de Zárate conforme a la delimitación establecida en el Código de Planeamiento Urbano -Ordenanza N” 3125/97. Y finalmente que quedan comprendidas en los alcances de la ordenanza a todas las personas físicas o jurídicas, de derecho público o privado, responsables de las instalaciones citadas en el articulado.
    Soterrar o no soterrar, dificil respuesta
    La propia Cooperativa Eléctrica confirmó que el Ejecutivo municipal viene solicitándole diferentes obras eléctricas en la cual se decidió soterrar cables, por ejemplo en avenida Lavalle, avenida Perú, ampliación avenida Mitre y ahora en la cuadra de Justa Lima entre Ituzaingó y Belgrano. “Cuando uno piensa en soterrar cables debe hacerlo con proyección a futuro, teniendo en cuenta que cada vez será mayor la demanda y también que los tiempos de reposición son más largos. En caso de una falla detectar su ubicación debajo de la tierra es más engorroso, es más complejo y por ende lleva más tiempo. Al igual que las operaciones de mantenimiento. En realidad se trata de un debate técnico que atraviesa a todo el país”, expresó el presidente del Consejo de Administración de Cooperativa Eléctrica, José Luis Mangini.
    En este sentido explicó y advirtió a los frentistas de avenida Perú y a los comerciantes de la cuadra de Justa Lima, entre Ituzaingó y Belgrano, que los tiempos de reposición se extienden mínimo una hora y media más al estar los cables enterrados. “No es lo mismo una falla eléctrica que uno la puede ver y verificar en altura que otra debajo de la tierra donde hay que detectarla, romper, arreglar y luego volver a tapar”, evaluó Mangini.
    Cabe mencionar que el mismo planteo tendrá toda la calle Justa Lima, de cables soterrados en el marco del proyecto del Ejecutivo municipal de “Justa Lima Peatonal”:
    Más allá de la controversia planteada, está claro que enterrar cables no es regularizar el espacio aéreo; en tal caso sería como tirar toda la tierra debajo de la alfombra. Un problema no resuelve otro y está claro que los controles municipales sobre las grandes empresas de telecomunicaciones y las cableras debería ser más estricto en función de llevar seguridad a los frentistas dado que con cada tormenta fuerte es frecuente ver manojos de cables tirados en la calle o que pueden provocar riesgos de shock eléctrico al estar en contacto con otras líneas de la distribuidora de energía.

    Justa Lima e Ituzaingó.