• Hoy 15 - Zárate - 3.4° / 6.2°
    • Despejado
    • Presión 1039.18 hpa
    • Humedad 89%
  • Virgilio Expósito, una leyenda del tango zarateño

    22/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Quizás sus últimos encuentros con el público se dieron en el escenario porteño, intimista, en su local “Paris Tango” en aquel subsuelo de Juncal 1773, casi Callao rodeado de fotos evocativas. Desde el pequeño escenario interpretaba su reportorio en el que convivían con nostalgia su bolero “Vete de mí”, con jazz y piezas de fuerte raíz tanguera. Participaban después distintos artistas, músicos, cantantes y bailarines que se sumaban a su unipersonal. Eran los fines de la década del 90.El 25 de octubre de 1997 falleció en Buenos Aires.
    Virgilio Expósito comenzó a estudiar piano a los cuatro años en Zárate y a los siete, ya tocaba en una casa familiar donde se respiraba el arte. Su padre, don Manuel alternaba el teatro y la poesía con los menesteres de confitero; y su hermano Homero, un poeta del tango, lo arrastraba por ese camino.
    En la adolescencia fue discípulo del maestro Juan Ehlert, formador de una importante camada de artistas de Zárate y Campana. Tiempo después, emigró hacia Buenos Aires, imán poderoso para los artistas del interior. Primero trabajó como pasador de obras, pero pronto comenzó a incursionar con temas propios con su hermano Homero, que estudiaba filosofía y era todo un revolucionario de la poesía tanguera. Con él pergeñó “Maquillaje”, “Naranjo en flor” y “Fangal” entre otros temas, en esa usina creativa que fue la casona porteña. Ducho también en formar cantores como Daniel Riolobos, perteneció a una generación de grandes músicos y compositores con quienes se encontraba allá por los 70 en el bar Carlitos, pegado a SADAIC con su hermano Homero, Armando Tejeda Gómez , Hamlet Lima Quintana y muchos más para degustar un vino y perderse en profundas charlas.
    “Virgilio fue el brillante exponente de una generación que , hacinada en los trenes y sedienta de gloria, llegaba al puerto “pobre”, sin más cobres que el anhelo de triunfar, acuarelista de su entorno y de su tiempo, perdura en su obra las leyendas urbanas que se cantaban como tangos”, como escribió alguna vez el periodista y amigo, Felipe Yofré.

    Hamlet Lima Quintana, Mono Villegas, León Benarós, Homero Expósito, el Cuchi Leguizamón, Virgilio Expósito y Atilio Stampone: Una generación de grandes músicos y compositores de la cultura popular.

    Virgilio Expósito