Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 19.9° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1035.75 hpa
    • Humedad 67%
  • Recuerdos tangueros: Las visitas del maestro Osvaldo Pugliese

    24/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    (*)Colaboración de José Coló

    Entre las figuras más relevantes de la música ciudadana de todos los tiempos, se encuentra, sin ninguna duda, el maestro Osvaldo Pugliese. Considerado por la mayoría de los tangueros como uno de los principales pilares que sostienen a la expresión musical nacida en los arrabales porteños a fines del Siglo XIX.
    Don Osvaldo, como habitualmente se lo menciona, nació en 1905 en el Barrio de Villa Crespo en la Capital Federal, barriada donde vivió toda su vida. Como pianista y compositor, es indiscutible, su gran aporte al género. Creador de un estilo inconfundible, con una impronta vanguardista, el maestro ha sido y será un importante referente para las generaciones de músicos que incursionan en el tango.
    Pues bien, el Maestro Don Osvaldo Pugliese actuó en dos ocasiones en el Anfiteatro “Homero Expósito” siendo ovacionado en ambas oportunidades por sus seguidores zarateños, y de otras localidades vecinas, que colmaban la Plaza Italia.
    La primera vez que se presentó fue el 19 de marzo de 1989, en los festejos del 135º Aniversario de la creación del Partido de Zárate. En esa noche compartieron el escenario en ese espectáculo, en el que se homenajeó al compositor de “La yumba”, el bandoneonista local Luis Tedesco y su conjunto con la voz de Javier Montes; el Trío “Amado -Di Rino Faina” con la participación de Ángel Ridolfi, primer contrabajista del Teatro Colón, y las voces de Luis Vernet, Francisco Brito y Carlos Hugo de la Riestra; el Cuarteto “Tango” de Pergamino con el aporte vocal de Alfredo Martín, la cantante Norma Ferrer y los cantores Daniel Olivera, Osvaldo Ribó y Roberto Rufino; y los vocalistas de la orquesta del homenajeado Adrián Guida y Abel Córdoba. La animación estuvo realizada por el locutor local Mario Montanari, el coleccionista del tango Héctor Ernié, el locutor radial Oscar “Vasco” Izurieta y el inolvidable Antonio Carrizo.
    CINCO AÑOS DESPUES
    La segunda actuación de Pugliese en el anfiteatro fue el 27 de marzo de 1994 (espectáculo que debió llevarse a cabo el día 19, pero el mal tiempo imperante obligó a posponerlo para la semana siguiente). En aquella noche inolvidable, en que se celebró el cumpleaños número 140 de la creación del partido, estuvieron integrando la grilla junto al maestro: la Orquesta Municipal de Tango de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), dirigida por el violinista Oberto Federico e integrada por cuatro bandoneones, cuatro violines, un contrabajo y un piano. Haciendo su intervención en los tangos con letras los cantores Sergio Fusey y Antonio del Río, y en las glosas el uruguayense René Crosignani. También hicieron su presentación el Ballet Municipal de Zárate, dirigido en esa oportunidad por la Profesora Marina Pertuso, el Cuarteto de guitarras dirigido por Alberto Amado e integrado, además de él, por Alberto Vivacqua, Juan Carlos Olivera y Alfredo Sadi, la cantante Bibiana Frutos, el recordado Guido Rota y el inolvidable cantor Hernán Salinas.
    Como era habitual la animación estuvo a cargo de Antonio Carrizo, acompañado en aquella ocasión por el locutor local Rubén Silva.
    Dos homenajes se realizaron esa noche, uno al zarateño Guido Rota por su trayectoria tanguera y otro al inolvidable “Tito” Alberti, también hijo de esta ciudad que llevaba el tango en su corazón.
    Muchos de los tangueros de nuestra comunidad, que tuvieron la oportunidad de estar presentes en ambas actuaciones, aun recuerdan con nostalgia aquellos tangos que componían el repertorio, magistralmente ejecutados por Don Osvaldo y su gran orquesta: “Arrabal” de José Pascual, “Los Mareados”, “Las cuarenta”, “Quedémonos aquí”, “Recuerdo”, “Melodía de arrabal”, “Igual que una sombra”, “A Evaristo Carriego”, “La Cachila”, y su máxima creación “La Yumba” Y quienes estuvimos junto a él en las dos presentaciones recordamos una costumbre de este ídolo popular, jugar, antes de subir al escenario, un partido de “truco” con quienes se prestaran a la invitación. Parece que ese hábito lo predisponía para que su actuación sea impecable.
    Osvaldo Pedro Pugliese falleció el 25 de julio de 1995, dieciséis meses después de su última presencia en el Anfiteatro “Homero Expósito”.

    La gran orquesta de Osvaldo Pugliese ovacionado por el público (1989).

    Pugliese en el Anfiteatro (1989).