• Hoy 20 - Zárate - 7.4° / 8.5°
    • Nublado
    • Presión 1030.93 hpa
    • Humedad 78%
  • En los últimos dos años más de 600 trabajadores quedaron desempleados por el cierre de empresas

    25/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El cierre de la empresa TFL en marzo de 2015, aún con el anterior gobierno kirchnerista, presagió una situación que no era tenida en cuenta por muchos trabajadores, sindicatos y representantes de cámaras comerciales e industriales de la zona, quienes remarcaban que toda esta zona de Campana y Zárate era una “isla” de la provincia por el pleno empleo, el crecimiento de los últimos quince años y el potencial productivo que tenía.
    En aquel momento la química TFL despidió a 120 trabajadores tras el cierre de sus puertas en nuestra ciudad.
    El otro conflicto laboral que demandó movilizaciones y la declaratoria de un paro total de parte del sindicato de trabajadores químicos, fue Quipro, con su cierre en el mes de diciembre de 2016. Esta pequeña empresa de Campana dejó en la calle a 4 trabajadores.
    Finalmente el año pasado comenzó con muchas complicaciones en varias empresas, primero en mayo la empresa radicada en Baradero, Atanor, cerró sus puertas dejando a 80 obreros en la calle. Luego Carboclor, ubicada en Campana, cesanteó a 170 trabajadores en julio del año pasado a la par de acampe de trabajadores de la CGT y de la Uocra en la rotonda de acceso a nuestra ciudad.
    Por su parte, Papelera del Plata despidió a 26 trabajadores a finales de agosto y Lanxess anunció su cierre de planta en Zárate, dejando sin empleo a 170 trabajadores del sector químico desde diciembre del año pasado.
    Finalmente la otra empresa de Campana que decidió reducir su plantilla de personal fue Bopp (ex Sigdopack) con 70 obreros. Un total de 640 obreros que perdieron su trabajo por decisiones de las empresas respecto al cierre de planta o reducción de personal.
    Por estos días está latente el conflicto en Bunge, donde podrían quedar en la calle 135 obreros más otras 30 personas fuera de convenio.

    Finalización de contratos
    La otra cara de los despidos es la finalización de los contratos que atañe particularmente al rubro de la construcción.
    En este sentido el primer foco de conflicto estuvo en Campana, con dos empresas contratistas de Siderar, el mayor grupo siderúrgico del país del que forma parte el grupo Techint. En este caso Loginter y Camau despidieron a 300 trabajadores en marzo del año 2016 por una reestructuración de personal.
    Por otro lado la rotonda de Zárate fue el epicentro de la campaña electoral para las Primarias del año pasado cuando se originó el acampe de varios sindicatos que conforman la CGT y la CTA por los despidos en el sector nuclear. Por la rotonda de nuestra ciudad pasaron gremialistas de primer orden nacional como candidatos de los diferentes partidos políticos que disputaban cargos en las legislativas de medio término.
    En este caso los trabajadores que quedaron sin empleo fueron 680 de Uocra y otros 250 de Uecara, trabajadores jerárquicos, técnicos y administrativos de las obras. Además de todos los empleos indirectos que se ven afectados cuando suceden finalizaciones de contratos como en el caso de Atucha. Estimaron que los despedidos en materia de transporte, gastronomía, maestranza y seguridad sumaron 220; completando un total de 1150 compañeros.
    Finalmente en diciembre pasado otros 645 obreros de la construcción quedaron desempleados sumando, únicamente en el 2017, 1575 personas del sector nuclear

    Los químicos se movilizaron esta semana por los despidos en Bunge al Ministerio de Trabajo en Campana.

    Nuestras oficinas