• Hoy 23 - Zárate - 18.4° / 20.6°
    • Despejado
    • Presión 1029.09 hpa
    • Humedad 52%
  • Rodrigo De La Serna y El Yotivenco actuarán en la noche de apertura del Festival del Tango

    29/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El actor, director y músico Rodrigo de la Serna junto al Yotivenco se presentará en la primera noche del Festival Provincial de Tango en el escenario Homero Expósito de plaza Italia con un espectáculo de música criolla argentina que recorrá los distintos géneros y estilos que nos identifican como argentinos al ritmo de un cuarteto de guitarras “bien pulentas” y la voz de Rodrigo De la Serna.
    Así, el espectador podrá disfrutar de tangos, milongas, chamarritas, gatos cuyanos, rasguidos dobles y candombe que serán parte del repertorio, junto con una interpretación única y una calidad musical excelente.
    Este grupo de música criolla argentina fue formado en el 2005 entre un grupo de prestigiosos músicos y amigos. Cuenta con un disco de estudio y varias giras nacionales e internacionales.
    Las dos pasiones de Rodrigo de la Serna: “No hay una frontera muy clara entre el actor y el músico”
    Rodrigo de la Serna, prestigioso actor multipremiado de la escena argentina e internacional, nos deleita de una faceta no tan conocida por muchos como cantante y guitarrista, junto a excelentes músicos. En él conviven, casi desde la misma época en que abrazó la actuación como modo de vida, el actor y el músico, una veta suya no tan conocida pero que desarrolla desde hace más de una década con El Yotivenco, su banda de música criolla
    “No es un show más el que vamos a hacer con El Yotivenco. Somos conscientes que es algo de excepción, porque lamentablemente nuestra música no tiene esa posibilidad o esa visibilidad de presentarse en instancias así tan profesionales y comerciales, y celebramos ese momento”, explicó sobre lo que significa para ellos esta presentación.
    “El Yotivenco -que debe su nombre a la palabra conventillo al revés- nace desde la amistad y la pasión por la música criolla argentina. En primer lugar me encontré con Juan Pablo Díaz Hermelo, apareció con un tambor de candombe, yo estaba en la casa de un amigo con la guitarra y fue como una amistad a primera vista. Empezamos a improvisar milongas con tambor, quedé en encontrarme con él y a la semana estábamos estudiando a dos guitarras algunas milongas y algunos tangos”, recordó.
    “Después se suma Blas Alberti -el cuarteto se completa con Fabio Bramuglia-, creo que para el 2004 ya hicimos alguna presentación en algún bolichito como trío de guitarras. Después vimos que la cosa iba bien y sumamos un contrabajo, y después abrimos más el juego, no sólo hacia la milonga y el tango sino hacia el candombe, y ahí ya entraron la percusión y la batería”, continuó.
    “Recorrimos hasta el 2009 más o menos, tocamos muchas veces en el Tasso, que es de las mecas del tango porteño, hicimos giras por el Interior, tocamos en Uruguay, toda una movida grande que culminamos en el Festival Internacional de Morelia, en México. Hasta ahí nos fue bien, pero en un momento empezaron dos estéticas en pugna digamos, la pugna fue un poco áspera, hubo una crisis grupal y dejamos de tocar durante cuatro años. Hasta que hace dos años volvimos a juntarnos, a tocar, y sonó mejor que nunca. Entonces, empezamos a buscar repertorio nuevo, a depurar los desarreglos, se explayó el actor, quien descubrió su pasión por el tango a una edad en que la mayoría de los jóvenes sólo escuchan rock.
    “Yo me identifico mucho con la estética criolla de Edmundo Rivero, con Zitarrosa, con las orquestas de Troilo, de Pugliese, de D´Arienzo, hay tanto diversidad y todo suena tan bien que es muy difícil decirte un tema o un referente, porque es un tesoro muy vasto, que se vino marcando durante mucho tiempo, y que nos pertenece”, detalló, para luego referirse a cómo conviven en él sus dos pasiones.
    “No hay una frontera muy clara entre el actor y el músico. El actor se nutre mucho de la música, de lo rítmico, mis personajes, cada uno camina de una manera distinta y es algo más rítmico, cada uno tiene su ritmo, su respiración. En la voz o en lo vocal siempre hay alguna melodía, algunos patrones melódicos que se respetan, o tímbricos, y el actor siempre se pone al servicio de la interpretación de estas poéticas tan profundas. Así que el actor le presta al músico y el músico al actor”, analizó.

    El prestigioso actor hará una presentación musical en Zárate

    Nuestras oficinas