• Hoy 20 - Zárate - 7.4° / 8.5°
    • Nublado
    • Presión 1030.93 hpa
    • Humedad 78%
  • La calle Larrea entre Los Ceibos y Villa Negri ya es un basural

    31/1/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La calle Larrea adquiere una identidad propia en el barrio de Villa Fox porque enmarca uno de los costados de su histórica placita, arrastrando sangre “celeste” al configurar, hacia el río, varias esquinas donde se juntan muchos hinchas “del CADU” en la previa a los partidos. Al cruzar Gallesio se transforma en una de las calles más transitadas en doble mano y, sin dudas, se convertirá en una incipiente zona comercial y en una vía estratégica para acceder a Malvicino y al resto de los barrios hacia el oeste conforme el paso del tiempo.
    Pero la calle Larrea tiene otro tramo más allá de la vía, y a través de él se llega a la Panamericana. Es un camino que los propios vecinos de Los Ceibos conocen muy bien; un nuevo trazado de tierra y un poco de tosca que une la Ruta 9 con Villa Negri, llegando a este histórico barrio acompaña a las vías del tren y desemboca en el camino viejo a Capilla hacia Pellegrini.
    El Municipio lo abrió entre el 2013 y el 2014 y lo fue manteniendo como pudo. Hoy, luego de cuatro años, este camino está delimitado por la basura. En otras palabras, es una calle que atraviesa un gran basural que se fue generando a los costados de este nuevo trazado a partir de su apertura y su esporádico mantenimiento.
    Nadie sabe cómo tanta basura fue acumulándose en tan poco tiempo pero esto atrajo recicladores de cartón, grandes grupos de perros callejeros que habitan por esa zona para mantenerse cerca de la comida, carros tirados de caballos que buscan chatarra y pedazos de carrocerías, ya que también se pueden encontrar por esa zona.
    Es por eso que los propios vecinos piden su mantenimiento, su limpieza, la iluminación y que se piense como un camino de gran importancia para la ciudad pensando a 30 años a futuro.
    Este trazado tiene una particularidad, en su llegada a Negri pasa por debajo de altas estructuras que soportan los cables de alta tensión. Y sobre ellos hacia el norte, se pueden ver casas de madera, otras de ladrillos, que se superponen una con otras, se enciman rodeadas de infinitos puntos blancos de restos de nylon que supieron ser bolsas camisetas de supermercado.

    De Los Ceibos al Parque Urbano

    Por ese camino precario, marginal, se movilizan todos los días vecinos de Los Ceibos, transportes escolares y remises; aunque hasta las 22 horas. A partir de ese límite horario tantos vecinos particulares como transportistas deciden no tomar ese camino de tierra.
    En realidad también lo hacen para ahorrar tiempo y evitar tener que salir a la ruta dado que no pueden tomar por las colectoras.
    Precisamente un vecino de Los Ceibos ilustró de qué manera una precariedad genera otro tipo de situaciones precarias. “Las colectoras están destruidas hace años y es imposible transitar por allí. Nosotros tenemos la opción de ir a la ciudad por Antártida Argentina o por 193 pero debemos tomar la ruta Panamericana. Para ello debemos ir hasta el puente distribuidor de Toyota por su colectora totalmente intransitable o, en cambio, ir hacia la Antártida cuya colectora está peor. Algunos vecinos se meten a la ruta en una subida que hicieron frente al barrio para ingresar a la Panamericana pero es un peligro. Un día va a ocurrir un accidente. Entonces no nos queda otra que agarrar Larrea, con todo lo que eso implica”, dijo el vecino en referencia a la basura y al humo siempre presente relacionado a la quema de los residuos.
    Según lo manifestado por los propios frentistas de Los Ceibos, este camino es tomado todos los fines de semana por muchos vecinos que se movilizan a la costanera o al Parque Urbano, y en estos últimas días de calor la tierra que se levantaba, más el humo de los pastizales y la basura que queman, hacían a muchos pegar la vuelta porque no se veía nada.
    Zárate crecerá hacia el oeste, indefectiblemente, y en la planificación de nuevos trazados, en su mantenimiento constante, en el abastecimiento de los servicios básicos de agua y energía, y en su proyecto de urbanización estará plasmada la visión que los actuales dirigentes tienen sobre nuestra ciudad, de aquí a 30 años a futuro.

    Nuestras oficinas