Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 15 - Zárate - 20.6° / 21°
    • Lluvia
    • Presión 1022.67 hpa
    • Humedad 91%
  • El Combate de San Lorenzo dio seguridad al Litoral y un general para la emancipación

    3/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El Regimiento de Granaderos a Caballo creado por el entonces Coronel José de San Martín en 1812, había sido destinado a proteger las costas, los pueblos y ganados desde Zárate hasta la ciudad de Santa Fe, dado que una escuadra realista, al mando del capitán de artillería Antonio Zabala, venía remontando el río Paraná desde Montevideo.
    Los españoles, que tenían como misión impedir el comercio de Paraguay con Santa Fe, desembarcaron en las costas de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813, para proveerse de víveres sin saber que los esperaban las tropas de San Martín. El factor sorpresa fue determinante para la victoria de las tropas sanmartinianas. A pesar de ser duplicados en número por los realistas, los Granaderos a Caballo lucharon con valor y doblegaron a los españoles.
    La victoria se consumó en menos de un cuarto de hora. Los españoles, desconcertados y deshechos por el doble y brusco ataque, abandonaron en el campo su artillería, sus muertos y heridos, y se replegaron haciendo resistencia sobre el borde de la barranca, donde intentaron formar cuadro. La escuadrilla rompió fuego para proteger la retirada, y una de sus balas hirió al capitán Bermúdez en el momento en que llevaba la segunda carga. Los últimos dispersos españoles se lanzaron en fuga a la playa baja, precipitándose muchos de ellos al despeñadero. Los granaderos tuvieron veintisiete heridos y quince muertos.
    San Martín suministró generosamente víveres frescos para los heridos enemigos, a petición del jefe español. A la sombra de un pino añoso, en el huerto de San Lorenzo, firmó el parte de la victoria.
    El combate de San Lorenzo, aunque de poca importancia militar, fue de gran trascendencia para la revolución. Pacificó el litoral de los ríos Paraná y Uruguay, dando seguridad a sus poblaciones; mantuvo libre la comunicación con Entre Ríos, que era la base del ejército sitiador de Montevideo; privó a esta plaza del auxilio de víveres para prolongar su resistencia; conservó franco el comercio con el Paraguay, que era una fuente de recursos y, sobre todo, dio un nuevo general a sus ejércitos y a sus armas un nuevo temple.

    “Combate de San Lorenzo – La Historia Jamás Pintada”, del artista Alberto Nassivera en el Convento San Carlos.