Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 24 - Zárate - 12.8° / 14.6°
    • Nublado
    • Presión 1035.64 hpa
    • Humedad 63%
  • Malevo prepara el cierre del Festival de Tango para hacer vibrar al escenario del “Homero Expósito”

    5/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Se iniciaron como ballet folclórico y a fuerza de golpear puertas, probarse en audiciones, Matías Jaime el creador y coreógrafo de Malevo logró formar un grupo con la ambición de romper esquemas y traspasar los límites de un baile criollo tradicional. Y lo hicieron: hoy ya alcanzaron escenarios internacionales habiendo participado en el America’s Got Talent, el reality de moda en los Estados Unidos, en agosto pasado.
    Del Conurbano profundo a Hollywood, sin escalas, ésta es la historia de ocho muchachos que viven un sueño. Además de Matías, oriundo de Lomas de Zamora, ellos son Adrián Saldivia (27), de Gral. Pacheco; Marcos Olivera (26), de La Matanza; Matías Rivas (28), de Lanús; Nicolás Morales (23), de Pablo Nogués; Leandro Palavecino (20), también de Lomas; Alejo Acosta (17), de Merlo; y Sebastián Marcos (42), el más veterano y último malambista en sumarse a Malevo por su inglés fluido, interlocutor del grupo en America’s Got Talent.
    Todos arrancaron en un ballet de barrio, con grupos donde enseñan los primeros pasos, coreos y zapateos básicos. Del ambiente de festivales y peñas barriales pasaron al mundo de las competencias de ballets: Cosquín, Laborde, de donde sale el campeón nacional de malambo.
    Antes de dedicarse exclusivamente al malambo y a vivir de esto, algunos de los ocho “gauchos sexies”, como los catalogaron los medios argentinos, tuvieron que solventar su arte con otros oficios, a saber: carpintería, albañilería, empleado en una estación de servicio. “Venimos hace siete años bailando juntos. Yo le di el carácter de compañía oficial hace dos años. No es fácil sostener un grupo cuando no tenés un trabajo constante y cosas para ofrecerle. Es ensayar por amor al arte y con la esperanza de que algo suceda”, explica Matías.
    Matías, que giró por el mundo en compañías de tango -zapateaba como solista y aprendió los básicos del 2×4-, fue parte estable de Stravaganza -junto a otros cinco integrantes de Malevo- sabía que una rutina típica de malambo no iba a llamar la atención de nadie. Por eso invirtió sus ahorros en la producción de un video del grupo bailando su fusión de zapateo, bombos y boleadoras típicas con toques de flamenco; incorporó estructuras -rampas, andamios- y le impregnó una estética moderna: camisas, camperas de cuero y chupines negros.
    Las redes se ocuparon del resto: “Quise romper con la estética del malambo convencional. Porque entendemos qué es folclore. Pero la gente afuera no entiende. Y juzga lo que ve. En Estados Unidos no entienden que el malambo es parte de la tradición argentina, que se visten de cierta manera. Para ellos es un show”, justifica.
    Con ese nombre bien lunfardo “Malevo”, se presenta durante la última noche (lunes 12) del Festival Provincial e Internacional del Tango en la Plaza Italia de Zárate, para hacer vibrar nuevamente el escenario del Anfiteatro “Homero Expósito”.