• Hoy 20 - Zárate - 6.8° / 8°
    • Despejado
    • Presión 1032.3 hpa
    • Humedad 90%
  • Muchas personas se bañaron en el río pese a la prohibición

    9/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Ayer por la tarde el balneario municipal volvió a ser lo que supo ser en la década del 30; ya que decenas de adultos y menores permanecieron bañándose en el río desde el mediodía hasta la tarde- noche a raíz de las altas temperaturas.

    Cabe recordar que está prohibido bañarse en el río mediante una ordenanza y que hay varios carteles a lo largo de toda la costa que así lo advierten. De hecho personal de DPU los alertó varias veces para que salgan del agua y así lo hicieron. Pero los vecinos, en su mayoría, esperaban que se fuera el móvil y se volvían a meter. Niños y adultos pasaron toda la tarde allí, mientras sus familiares los veían desde la orilla tomando mate.

    Sin balneario ni reglamento para la costa

    Pese a los carteles que advierten sobre la prohibición de baño y la vigilancia de DPU para alertar a los arriesgados bañistas, este tipo de hábitos y conductas ponen en evidencia la falta de un espacio de baño, de un balneario público o de un camping municipal. En realidad no hay un reglamento para el sector costero que le indique al vecino los lugares de recreación, de pesca y de camping.

    Pareciera que el problema no es solamente que la gente se bañe en el río sino qué se puede y qué no se puede hacer en la costa, en este espacio público ganado al río ya que es un relleno costero.

    Por ejemplo no están definidas las zonas de pesca entonces muchos vecinos utilizan el paseo costanera como un amplio muelle afincándose con su caja de pesca en diferentes sectores. De la misma manera hay vendedores ambulantes en todo el predio, manteros y un sólo y reducido sanitario para las miles de personas que transitan por toda la ribera

    Respecto al balneario y una zona exclusiva de baño, desde el año 2010 que concejales piden al Ejecutivo que habilite un espacio para tales actividades en función de evitar este tipo de conductas arriesgadas de parte de los vecinos.

    En el año 2014 el propio analizó crear un balneario en calle Estrada frente a la Base Naval pero luego se desechó la idea porque la Armada utiliza este predio para maniobras de adiestramiento.

    Se pensaba en una “pileta” creada por una draga frente al portón de la base naval pero la idea rápidamente fue desechada y desde aquel entonces no trascendió otro lugar posible para la disposición de una zona de baño.

    Prohibición de baño

    “Si las personas son conscientes de los peligros de este río, y si no hay un balneario público, no hay que bañarse, es distinto en los clubes que tiene sus propios controles y recaudos. Es la propia gente que debe tomar los recaudos de cuidarse y no bañarse en un río donde no hay un balneario habilitado”, eran las palabras del ex titular de Prefectura Naval, Reynaldo Breska,

    Es que para que los vecinos se puedan bañar de forma segura se necesita una zona dragada y con guardavidas, dado que la ordenanza que prohíbe el baño especifica que los remansos, las correntadas y el terreno irregular del lecho del propio Paraná de Las Palmas es un serio peligro para quien se arroje al agua, aún sabiendo nadar.

    Por lo tanto para habilitarse el baño se necesita de una zona dragada, de escasa profundidad, con boyas que delimiten el área de baño y un servicio permanente de un guardavida.

    Actualmente hay piletas y balnearios en clubes privados sobre la costa pero el valor de los servicios limita el acceso a quienes pueden pagar por utilizar las instalaciones. Lo mismo ocurre con quienes llegan a la ciudad para acampar y pescar y no encuentran un lugar apropiado en toda la costanera.

    Nuestras oficinas