Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 12 - Zárate - 21° / 21.7°
    • Lluvia
    • Presión 1021.3 hpa
    • Humedad 98%
  • Niños en la calle: una preocupante realidad social de la que las autoridades no quieren hablar

    17/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Situaciones de vulnerabilidad social, problemas familiares o la ausencia de adultos responsables en el seno familiar, son algunas de las causas de la presencia de menores en las calles; generalmente, se los puede ver realizando alguna actividad de venta, pero el pedido de dinero a automovilistas y transeúntes o lo malabares en los semáforos, suelen ser los escenarios más frecuentes donde aquella situación de vulnerabilidad deja su rastro.
    Desde hace tiempo, la traza de la avenida Lavalle, entre Pacheco y Luis Agote, recibe la visita de niños, cuyas edades oscilan entre los 7 y los 14 años; el fluido caudal vehicular, ofrece el contexto para que aquellos niños realicen alguna actividad, apelando a la voluntad, solidaridad y colaboración de los automovilistas que esperan en los semáforos.
    Esta preocupante realidad, nos habla y nos interpela, acerca de una problemática social presente e ineludible, no sólo en Zárate, sino en todo el país. Son niños, que deberían gozar de espacios de contención a través de actividades deportivas, educativas, lúdicas y de formación.
    Durante las últimas semanas, en medio de una coyuntura socioeconómica preocupante, se pudo ver una mayor presencia de menores en la vía pública. Por avenida Lavalle, varios niños comenzaron a desplazarse hacia la zona céntrica, trasladando su actividad a esquinas como Lavalle y Laprida, Lavalle y Pellegrini, Hipólito Yrigoyen y Brown, Ameghino y Brown, o Justa Lima y Ameghino. Esto, podría ser constatado por todo aquel que cruce los mencionados puntos, generalmente, en horario vespertino o en horas previas al mediodía.
    En la ciudad, tres son los organismos encargados de velar para que los niños no lleguen a tal estado de exposición en las calles: El área de Niñez; el Servicio Local y el Servicio Zonal. El área de Niñez depende de la Municipalidad de Zárate, al igual que el Servicio Local. Pero este último, en términos de legislación y jurisprudencia, articula con el Servicio Zonal, dependiente de la provincia de Buenos Aires.
    El abordaje y seguimiento de los casos los hace la Municipalidad, mientras que la provincia trabaja con distintos programas y atiende la instancia de guarda de los niños y niñas.
    LA VOZ intentó mantener conversaciones con las áreas municipales a cargo de la contención y el abordaje de la problemática, no siendo recibidos y en cambio enviaron a este medio un comunicado desde el Servicio Local perteneciente a la Subsecretaría de Abordajes Integrales e Inclusión Social, a cargo de Gala Garrido, informando sobre la situación.
    Allí, se expresa: “En Zárate, como en gran parte de los municipios argentinos, los niños y adolescentes que solicitan dinero en la calle constituye una grave problemática social. Para reducir las causas que llevan a estos niños a permanecer en las calles y avenidas de nuestra ciudad, la Municipalidad despliega un conjunto de acciones a las que se debe sumar el compromiso ciudadano”.
    En este sentido, el texto sostiene que a partir de la intervención del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes del municipio se pueden realizar algunas “generalizaciones”. A saber: “Del universo de niños que se observa todos los días, que puede variar, en un 90% tienen familia. La mayoría de estos niños concurren regularmente a un establecimiento educativo de forma regular, de ahí que se observa mayor cantidad por la tarde y en épocas de receso escolar”. Al respecto, destacan que “es importante señalar es que no todos son enviados por un adulto, pero sin embargo lo que obtienen en la calle aporta a sus familias”.
    En cuanto a las acciones encaradas desde el Municipio para revertir esta situacion, describieron que se despliegan distintos dispositivos para evitar el peligro que los niños corren en la vía pública: “Por un lado, con los operadores municipales se han mantenido conversación con los niños, lo cual también pone de manifiesto el riesgo de mantener contacto con los adultos. Para ellos, la principal oferta de servicios es que participen a contraturno escolar de algunos de la programas municipales, ya sean deportivos o culturales abiertos a toda la comunidad y también se les ofrece la posibilidad de que se sumen a las actividades desarrolladas por las entidades vecinales próximas a sus domicilios. Con respecto a adultos responsables de estos niños las estrategias de intervención ha sido desde comunicarles oficialmente sobre el riesgo que corren los niños y las implicancias legales que puede acarrear la situación. Además, a partir de la evaluación de los equipos de profesionales, se les ofrece un conjunto de programas municipales como un subsidio, asistencia alimentaria, alguna mejora de habitalidad de sus hogares”.

    Programa para atender la problemática

    Desde la Municipalidad reconocen el aumento de la cantidad de niños y niñas en las calles, “lo que seguramente está relacionado con el deterioro de la calidad de vida de los ciudadanos argentinos en los últimos tiempos”.
    En este marco, adelantaron que a fin de mes el municipio implementará un programa provincial denominado “Operadores de Calle” con personal profesional para atender de forma más oportuna la problemática.
    “Desde el municipio también recomendamos que los niños y niñas no manejen ni administren dinero, si bien parece una acción de solidaridad, es contraproducente e incentiva más su presencia. En este sentido es más valioso colaborar o formar parte de algunas de las múltiples instituciones sociales, vecinales que día a día trabajan en el distrito y en coordinación con la municipalidad, como en gran parte de nuestro país, para que los niños, niñas y adolescentes tengan un presente de felicidad”, concluyeron.
    El programa provincial “Operadores de Calle”, tiene como misión crear y coordinar junto a los municipios grupos de operadores de calle que recorran los principales puntos de cada ciudad con el fin de promocionar y proteger los derechos de los niños en los barrios, además de mediar en situaciones de conflicto que incluyan a niños, niñas y adolescentes en la vía pública.