• Hoy 22 - Zárate - 15.4° / 15.7°
    • Despejado
    • Presión 1026.94 hpa
    • Humedad 47%
  • Sífilis, una enfermedad prevenible

    17/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Cuando en 2012, AIDS HealthcareFoundation (AHF), la ONG estadounidense con sede en Los Ángeles pero con dependencias en otros 38 países, decidió que el 13 de febrero se convierta en el Día Mundial del Preservativo, no eligió esa fecha por simple casualidad: en la víspera del San Valentín, concientizar sobre el uso del condón era todo un símbolo. El uso responsable del preservativo no sólo evita embarazos no deseados sino que previene enfermedades de transmisión sexual, algunas graves y mortales.
    En la Argentina, hablando de cuidados a la hora del sexo, hace rato que los especialistas muestran su preocupación, en especial en referencia a los más jóvenes, quienes muchas veces prescinden de su uso sin aceptar el serio riesgo al que se someten. Una de esas enfermedades es la sífilis y el Ministerio de Salud de la Nación dio a conocer datos alarmantes: entre 2011 y el año pasado, se triplicaron los casos notificados. De 3875 hace seis años a los recientes 11.709. Y lo peor es que las autoridades sanitarias temen que estos números, lejos de disminuir, van en aumento en un rango mayoritario de edad que va de los 17 a los 30 años.
    La sífilis es una enfermedad de trasmisión sexual producida por una bacteria (Treponema pallidum) que se transmite por relaciones sexuales (vaginales, anales u orales) sin preservativo con una persona infectada (también existe la transmisión vertical, que es la que ocurre de madre a hijo durante la gestación). Se diagnostica a partir de un análisis de sangre y se trata con penicilina.
    Los síntomas, que aparecen a los 20 días de que la bacteria entró en el cuerpo del infectado, se dividen en tres etapas. Primero, unas pequeñas úlceras (llagas) en la vagina, pene, ano o boca, que no duelen y desaparecen sin tratamiento luego de 15 días. Seis meses después, puede aparecer una erupción en el cuerpo, lesiones en genitales y en mucosas, múltiples adenopatías (ganglios linfáticos agrandados), fiebre, caída del cabello, etc. La última fase, de extrema gravedad, puede ocasionar demencia, ceguera, parálisis, entre otras patologías dramáticas.
    La insistencia sobre el uso del preservativo se debe a que la sífilis, como otras enfermedades de transmisión sexual, se previenen con el uso del preservativo en las relaciones sexuales. Las estadísticas no ayudan: en nuestro país, los últimos datos hablan de que sólo el 14,5% de las personas utilizan siempre el condón, el 65% en algunas oportunidades y el 20,5% nunca. Por eso, el “póntelo y pónselo” se vuelve a tornar fundamental. Hoy, en San Valentín, y siempre.
    Hay consejos que siempre conviene tener en cuenta al momento de usar un preservativo: revisar su fecha de vencimiento, usarlo desde el comienzo de la relación sexual, abrir el sobre con cuidado para no romper el condón, apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de colocarlo en el pene erecto (esto es para evitar que se dañe al momento del contacto sexual), desarollarlo hasta la base del pene y no usar vaselina, aceite o crema de manos porque pueden dañar el preservativo: usar lubricantes al agua.

    Dr. Federico R. Simioli
    Médico Infectólogo
    M.N. 134255 M.P. 551400

    Dr. Federico Simioli.

    Nuestras oficinas