• Hoy 23 - Zárate - 15.2° / 17.2°
    • Nublado
    • Presión 1020.46 hpa
    • Humedad 84%
  • Uruguayos insisten con la construcción del puente binacional

    19/2/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Bastará con sólo colocar ese puente para que el Delta del Paraná, toda la zona sur de Entre Ríos, las islas y las comunidades uruguayas de Carmelo y Nueva Palmira comiencen a revitalizarse con el comercio y el turismo que ese paso internacional podría generar.
    Es por ello que el 2018 será clave para que este proyecto vea la luz al no representar un año político-eleccionario para la Argentina. Es que el gobierno de nuestro país es quien todavía no se pudo lograr imponer este tema en su propia agenda e involucrar y coordinar a los ministerios correspondientes para que finalmente se construya este paso tan demandado por los uruguayos.
    A mediados del año pasado se firmó, en la “Casa de la Cultura de Carmelo”, un acta de apoyo al proyecto del puente entre Zárate y Punta de Chaparro (Uruguay) fundamental para expresar la postura y la voluntad de gran parte de la sociedad civil de ambas orillas.
    La posible construcción del puente fue muy bien recibida por todos los uruguayos, entrerrianos y bonaerenses pero aguardan que también reciba de parte del gobierno nacional y provincial el mismo interés para avanzar en reuniones binacionales en función de concretar el proyecto.
    El puente
    Se trata de un proyecto denominado “Brazo Largo (Entre Ríos)- Punta Chaparro (Departamento de Soriano)”, pero de ambos lados prefieren rebautizarlo como Zárate (Buenos Aires)- Nueva Palmira (Departamento de Colonia), dado que ésta última ciudad uruguaya se encuentra muy cercana a Punta Chaparro y decir Brazo Largo es mencionar al complejo vial que lo une a Zárate.
    Técnicamente se trata de un puente carretero internacional a construirse sobre el tramo argentino- uruguayo del río Uruguay inferior, pocos kilómetros antes de la desembocadura de este en el Río de la Plata. La traza propuesta consisten en una ruta asfaltada que, comenzando en el sur de la provincia de Entre Ríos en la cabecera norte del Complejo vial Zárate- Brazo Largo, se extenderá por alrededor de 38 kilómetros marchando sobre un terraplén hasta alcanzar el punto donde el río Gutiérrez desemboca en la ribera occidental del río Uruguay.
    El puente permitirá unir a las dos capitales de Buenos Aires y Montevideo con una ruta de aproximadamente 400 km y generar una corriente de desarrollo importante en el sur entrerriano y en los departamentos uruguayos de Colonia y de Soriano. De acuerdo al proyecto original, el impacto ambiental sería moderado al tratarse de terraplenes paralelos a la corriente del Río Paraná, y de altura relativamente baja. Además planificaban construir un distribuidor de empalme sobrenivel con la ruta nacional argentina N° 12 (km 115), en el tramo comprendido entre el puente del arroyo Negro y el del arroyo Brazo Largo, ya en la Provincia de Entre Ríos. Luego de allí la ruta tomaría hacia el este en un tramo de 21,4 km de ruta sobre terraplén en paralelo a la costa norte de los ríos Paraná Guazú y Paraná Bravo en lo que concierne a las obras que se construirían en la zona más cercana a Zárate.
    El puente principal tendrá cuarenta metros de alto y doscientos metros entre sus pilotes principales. Además se extenderá a lo largo de dos kilómetros sobre el Río Uruguay y contendrá dos viaductos; además de incluir tres puentes menores. La obra demandará unos 200 millones de dólares e implica un total de cincuenta kilómetros de ruta entre la ruta argentina 12 y las rutas 12 y 21 en las cercanías de Nueva Palmira.
    Esta propuesta original fue realizada por el grupo empresario argentino SORS S.A. (anteriormente llamado Special Organizative Services S.A) que estaba interesado en realizar y financiar toda la obra de forma privada y con un recupero del costo mediante un sistema de concesión de obra pública, con el cobro de transitar por el complejo a los futuros usuarios por medio del sistema de peaje desde el comienzo de la explotación de la concesión. Este grupo aseguró que la construcción solo demandaría 2 años, previendo el retorno de la inversión.