Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 13.7° / 16.4°
    • Nublado
    • Presión 1026.25 hpa
    • Humedad 66%
  • Un grupo de jóvenes brinda clases de apoyo escolar gratuitas

    16/4/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En las estadísticas de cualquier gobierno no figura; tampoco se puede encontrar en el comentario prejuicioso de un adulto sobre que la juventud no tiene futuro. Se trata de un trabajo silencioso encarado desde el amor que realiza, sábado tras sábado, un grupo de jóvenes zarateños, quienes se comprometieron hace tres años a brindar clases de apoyo escolar gratis, mediante un voluntariado a consciencia. Por eso mismo, porque está encarado desde el amor es que no se encuentra en las estadísticas oficiales ni en los comentarios al pasar en una cola de supermercado.
    Franco Teti, Agustina Camaz, Ludmila Petriyk, Martín Mattiuzzi, Floreana Manzi, Camila Sganzetta y Mailén Melo conforman este grupo de jóvenes que eligen compartir su tiempo para ayudar a otros, para acompañar a otros jóvenes.
    “Se trata de un proyecto surgido de corazón, del interés y de la voluntad de ayudar al otro que nada tiene que ver con estructuras políticas o religiosas. Lo que compartimos todos es esta entrega, de querer ayudar a otros chicos con clases de apoyo escolar gratuitas. Y no solamente acompañamos a los chicos en lo que se refiere a hacer las tareas del colegio sino que también buscamos un espacio de integración y juego”, expresó Franco Teti, uno de los integrantes del grupo.
    En realidad la idea de ayudar a otras personas ya echó raíces en cada uno de ellos hace tiempo, pese a su corta edad, Agustina Camaz realizó un trabajo de apoyo escolar en el barrio La Ilusión; Ludmila y Floreana buscaban generar un proyecto de apoyo escolar previo a la conformación del grupo y Franco se acercó porque se enteró de una colecta de juguetes que realizaron parte de sus compañeras hoy en día.
    “No todos somos docentes, es por ello que en función de los gustos y las facilidades que maneja cada uno vamos distribuyendo los roles. Pero en general nos gusta mucho estar con los chicos”, explicó Martín Mattiuzzi. “También hay una planificación detrás de todo esto, tratamos de dejar un espacio al final de la clase para realizar juegos y para el día de la primavera u otra fecha, buscamos hacer una salida a algún lado o disfrazarnos”, comentó Franco Teti.
    Respecto a los alumnos que asisten, los grupos son variados. En principio ellos enseñan, esencialmente, a chicos de nivel primario. En los tres años de vida recibieron a chicos de diferentes barrios, escuelas privadas, públicas y el sábado pasado lo hicieron algunos alumnos de nivel secundario. De hecho tuvieron a 16 alumnos.
    “Cada vez que viene un chico y nos comenta con alegría que le fue bien en la prueba o se sacó buena nota es algo que nos llena el alma. No tanto la nota sino la alegría compartida de que pudo lograrlo. Para nosotros es algo muy lindo esto, lo hacemos como hobby pero nos encanta hacerlo y tratamos de ponerle toda la energía posible”, resumió Ludmila Petryk.
    “Además siempre tratamos de preguntarles a ellos qué gustos tienen, si les gustan los deportes o el arte, o los números. Y así tratamos de generar actividades que tengan que ver con eso; profundizar en los gustos de cada uno de ellos como juego o como parte de las tareas que traigan”, agregó Agustina Camaz.
    Las clases se dan todos los sábados, de 15 a 17 horas, en el salón de Cáritas de la parroquia Nuestra Señora de Fátima. Precisamente esta entidad, Cáritas, es quien proporciona la merienda y parte de los elementos que utilizan para dar clases.
    Este grupo de jóvenes todos los sábados estará allí, con un compromiso y una dedicación absoluta y, lo más importante, una sonrisa para acompañar a los chicos. Para más información crearon un perfil en Facebook: https://www.facebook.com/apoyoescolarfatimazarate/

    Agustina Camaz, Floriena Manzi, Ludmila Petrik, Franco Teti y Mailén Melo son algunos de los voluntarios de la Parroquia de Fátima.

    Las clases de apoyo escolar de Fátima.