Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 16 - Zárate - 10.9° / 11.3°
    • Nublado
    • Presión 1016.55 hpa
    • Humedad 84%
  • Preocupación por la situación de alumnos de Arquitectura

    23/4/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En una nota publicada en el sitio oficial de la Municipalidad a mediados del año 2016, sobre el desembarco de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) en el Centro de Gestión del Conocimiento (CGC), se informaba sobre una encuesta entre los alumnos del CBC para conocer, entre otras cosas, tiempo de cursada, materias y carreras preferidas, deserción y a qué facultades elijen concurrir. De esta tarea, surgió la idea de trabajar en un convenio con la UNDAV para traer a Zárate la carrera de Arquitectura.
    En los últimos días, algunos alumnos de la carrera que comenzó a funcionar a comienzos del año pasado, hicieron oír sus reclamos ante la decisión de que los alumnos que no hayan cursado alguna materia, o bien, las hayan desaprobado durante el 2017, no podrán volver a cursarlas en el CGC.
    A comienzos de este mes, desde el área de Educación de la Municipalidad, responsabilizaron a los alumnos por no cursar o reprobar materias, afirmando que conocían que se trataba de una cohorte cerrada; a su vez, hicieron hincapié en el costo elevado que representaría darles la posibilidad a los alumnos de seguir cursando en Zárate, limitando el abanico de opciones a una sola alternativa: Viajar a la sede de Avellaneda.

    “No hay decisiOwn polItica de seguir con Arquitectura”
    Este medio se comunicó con la Secretaría Académica de la UNDAV, Julia Denazis para conocer detalles sobre este escenario que hoy se les presenta a los estudiantes. “El convenio prevé que la universidad está a cargo del desarrollo de la carrera y las cuestiones académicas; el Municipio se comprometió a aportar el espacio físico, asumiendo el costo de los profesores y los viáticos. Esto siguió así, hasta que unos días antes de la inscripción del 2018, por razones ajenas a la universidad, se nos informó la posibilidad de no financiar las asignaturas, cuando estaba previsto en el presupuesto una cohorte, más una repetición de las materias”, detalló Denazis.
    En este marco, considerando que -por las razones que fueren- habían quedado estudiantes rezagados, desde la universidad revelaron que trasladaron al Municipio una serie de alternativas, en busca de salvaguardar la continuidad académica de los alumnos. Una de ellas, fue la posibilidad de realizar determinadas materias a distancia, exceptuando, claro, aquellas como Talleres de Proyecto, que deben ser presenciales. Otra de las opciones, fue la de abrir una nueva cohorte, teniendo en cuenta que la UNDAV tenía pendientes 19 nuevas inscripciones, a lo que se sumarían aquellos rezagados. Aquí caben aclarar dos puntos: por un lado, desde la universidad afirmaron que los estudiantes con materias pendientes no eran sólo cuatro, sino alrededor de siete, y por otro lado, esta nueva cohorte se ajustaría a un presupuesto menor –para darle facilidades al Municipio- y se les avisaría a los alumnos que no podrían desaprobar materias, dado que no se abriría una nueva inscripción. En ambos casos, según señalaron desde la universidad, las autoridades municipales rechazaron las propuestas, como también la posibilidad de abrir cursos de verano para la nivelación.
    “Desde la universidad queríamos garantizar que los estudiantes no se vieran perjudicados, pero desde la Municipalidad se comunicaron con nosotros, diciendo que no era viable nuestra propuesta y que no aceptaban que no haya recursados en Zárate”, agregó la Secretaria Académica.
    El CGC se encuentra hoy a cargo de la Dirección General de Educación, cuyo titular es Jorge Llaguno; en la estructura municipal, la dirección se encuentra bajo la órbita de la Jefa de Gabinete, Florencia Diez, que absorbe aquellas áreas que eran dependientes de la extinta Secretaría de Desarrollo Humano y Promoción Social.
    “Los estudiantes que cursaron son estudiantes de la universidad, nosotros no disponemos de una sede para ofrecerles esa alternativa. El convenio habla del compromiso de una y otra parte; lo que respecta a lo académico, son estudiantes de la universidad, tienen acreditaciones. El decano ya está al tanto, nosotros les ofrecimos alternativas, en el último caso que le paguen los viáticos para que vengan a cursar, pero no estuvo la decisión política. El convenio lo están tratando y analizando desde el área de legales, y el secretario de planeamiento. El director de la carrera nos da la información de que hubo demanda este año. Actualmente se está cursando el tercer cuatrimestre de la carrera, y la situación es esta. Todo fue sorpresivo para nosotros, no estuvo la decisión política de seguir”, cerró Denazis.

    Polémica por la carrera de Arquitectura en el Centro de Gestión del Conocimiento.

    ALUMNOS ESPERAN SOLUCION
    En simultáneo, LA VOZ se contactó a Nazarena, estudiante de la carrera de arquitectura, quien junto a un grupo de alumnos, se encuentra a la deriva ante la imposibilidad de asistir a las clases en Avellaneda, así como también, la de realizar las materias adeudadas en el CGC de Zárate.
    “Tenemos una sensación de bronca e indefensión, porque estamos hablando con las dos partes y no encontremos solución. Cuando en el CGC nos informaron sobre esto, nos dijeron que nadie nos quitaba el derecho a seguir estudiando, sólo que teníamos que hacerlo en la Universidad de Avellaneda. Nosotros nos inscribimos en una carrera que se abrió en Zárate, lo que queremos es que se cumpla con eso de seguir acá”, comentó.
    En el caso particular de Nazarena, la estudiante no reprobó ninguna materia, sino que en virtud de su disponibilidad horaria, se inscribió en cuatro de las seis materias previstas para realizar por cuatrimestre. Según afirma, desde el CGC informaron esta situación cuando los estudiantes ya se habían inscripto en las materias que debían (tal como habían autorizado desde la UNDAV).
    “Nosotros nos inscribimos en Diciembre de 2016 y la inscripción a materias fue en marzo del 2017, y nadie nos dijo que fuese un sistema especial, que no condice con la educación universitaria, donde vos te anotás a las materias acorde a tu tiempo y si te quedaste en un materia o no la pudiste hacer, la recursas. Nadie nos dijo nada. Y cuando hablamos con la universidad nos dijeron que podíamos cursarla o recursarla en segundo año. Este año los que teníamos que cursar materias de primero, nos inscribimos, hubo materias que arrancaron la cursada y después de varias clases, se nos dijo que no podíamos seguir y tuvimos un mail de la UNDAV que decía que por decisión unilateral del Municipio se cerraba la cursada de primero”, detalló con indignación.
    En la misma línea, agregó: “Nadie sabe, en cinco años y medio que dura la carrera, si vas a reprobar o no alguna de las más de 60 materias. Si reprobás una materia, que es lógico, no se puede recursar más y te tenés que ir a Avellaneda. Eso jamás se nos dijo cuándo nos inscribimos. En qué cabeza cabe que después de cursar el primero año, tengamos que viajar el resto de la carrera a Avellaneda. Es un callejón sin salida”.
    Viajar a Avellaneda, desde ya, no sería la opción más óptima para los estudiantes, que deberían invertir una mayor carga horaria considerando el tiempo de viaje; consultada la alumna sobre esta alternativa, deslizada por el Director General de Educación a este medio, sostuvo: “Eso lo leímos en una nota de este diario; fue un comentario al pasar, formalmente nadie nos hizo ese ofrecimiento, que tampoco es válido, porque para ir a Avellaneda tenemos mínimo cien kilómetros, y eso implica cinco horas de viaje entre ida y vuelta. Si uno tiene que hacerlo por cinco años, porque las materias son correlativas, no se puede trabajar, ni atender a tu familia, y son cinco horas de estudio que les estas quitando por día. Nosotros iniciamos la carrera con la perspectiva de estar acá, de manejarnos en nuestra zona, de poder continuar con nuestras actividades y a diez minutos de nuestras casas”.
    Como medida de reclamo, los alumnos han pegado en distintos sitios carteles pidiendo el regreso de la carrera, abrieron una petición a través de la página Change.org, y adelantaron que realizarán presentación en el Concejo Deliberante, la Defensoría del Pueblo y en la Municipalidad, con la firma de todos los afectados.
    “Buscamos una solución positiva. Estamos decepcionados, nos sentimos usados. Nos están faltando el respeto y nos burlan, porque si es una cuestión de presupuesto como dicen, ninguna carrera tendría que tener un primer año y ninguna se debería recursar, pero en cambio sí le dan la posibilidad a Medicina. Nos discriminan, y todo el esfuerzo, las ilusiones, el dinero que lleva esta carrera eso cayó en un saco roto. Nadie nos resuelve la situación”, expresó.

    A %d blogueros les gusta esto: