Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 15 - Zárate - 18.7° / 20.1°
    • Nublado
    • Presión 1007.71 hpa
    • Humedad 77%
  • Se llevó a cabo el musical “La Pasión” en Plaza Italia

    23/4/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El día sábado comenzó gris, con algunas lloviznas que provocaban lamentos en la organización del musical “La Pasión”, dado que existía la posibilidad de reprogramar el evento una vez más por mal tiempo. Sin embargo a media tarde comenzó a despejarse y cuando trasladaron la escenografía y comenzaron a montar el show lo hicieron bajo un sol radiante y bien primaveral.
    Este preámbulo, por demás de auspicioso, fue la señal que el elenco estaba necesitando para motivarse y terminar haciendo lo que hicieron en plaza Italia, un espectáculo teatral de primer nivel, ya sea por la puesta en escena que tuvo como por lo transmitido en el plano artístico.
    “Todos los que hacemos esta obra la vivimos con mucha emoción, como siempre, y lo novedoso es que de los 50 actores en escena, más de la mitad era gente que lo hacía por primera vez, haciendo personajes que nunca había representado. Si bien venimos ensayando desde febrero la convocatoria actoral siempre continuó en pie y en virtud de ello es que se acercaron muchos fieles de otras parroquias a medida que los ensayamos avanzaban”, expresó Vicky Velli, directora general de la obra.
    En total fueron unos cincuenta actores y actrices en escena, y participaron fieles de la comunidad de María de Nazareth, de San José Obrero, de Nuestra Señora del Carmen, del grupo de la Peregrinación Zárate- Campana y actores voluntarios que se acercaron interesados por la propuesta teatral; más que por una cuestión de fe.
    “Hubo mucha gente nueva que se mostró dispuesta y con muchas ganas de aprender y actuar. De mi parte estoy muy feliz con el resultado que pudimos lograr como espectáculo, teniendo en cuenta esta situación atípica; esto de ir incorporando gente a medida que avanzaban los ensayos o muchos de ellos que se arrimaron luego de la cancelación de la fecha original para ver si necesitábamos algo”, consideró Patricia Puente, la directora de actores. “En un momento vimos que nos faltaban completar los personajes de muchos hombres y así fue que mucha gente incorporada al final, fueron precisamente hombres”, destacó.
    “La puesta en escena fue similar al año pasado, recorrimos los últimos días de Jesucristo hasta su crucifixión y en este caso particular, al haber quedado la Semana Santa un tanto lejana, agregamos algunas escenas de las primeras comunidades cristianas. Esto ya lo teníamos ensayado desde el año pasado porque en aquella oportunidad también tuvimos que reprogramar el espectáculo”, recordó Vicky Velli.
    “El guión de la obra está hecho sobre el Evangelio y la música fue variada, ya que no tenemos compositores a disposición. Hubo música de Angel Mahler y temas de la música incidental de Caballos Salvajes compuesta por Andrés Calamaro, de hecho muchas de las partes más conmovedoras de la obra fueron de esa colección. Otro de los lujos que nos dimos fue poner la canción de María, de Andrew Lloyd Webber. Ellos de alguna manera han aportado a este musical que no persigue fines de lucro sino que está hecho a pulmón, de corazón, con mucha fe y en el caso de muchos actores voluntarios, por el amor al arte mismo, a la pasión de actuar y de representar un papel frente a una plaza llena, como nos tocó”, evaluó la directora general, quien reconoció que ya existe un compromiso tácito con la comunidad de representar este espectáculo todos los años.

    Espíritu comunitario
    El espíritu comunitario fue lo que destacaron las directoras del elenco y los protagonistas como algo nuevo, generado en el seno de todo el elenco a la hora de representar el musical. En este sentido subrayaron que detrás de escena se turnaban para ayudarse y cada uno de los actores y las actrices estaban “atentos al otro”.
    “El año pasado hice de la comunidad, de pueblo y este año representé a María, lo cual fue muy emotivo para mí. Particularmente no tenía experiencia en la actuación pero me fueron pasando sensaciones y emociones únicas durante todo el show. No lo puedo explicar con palabras. Fue mucha emoción, mucho compañerismo y la verdad es que la pasé genial”, expresó Lily Abraham, una de las actrices más destacadas por su papel de María.
    El caso Celia Núbile fue parecido al de Lily, si bien son amigas y una motivó a la otra para actuar, Celia tampoco tenía conocimientos de actuación, “decidí actuar como un juego, yo estoy ajena a la comunidad de la Iglesia, pero me gustó el desafío. Luego cuando conocí al elenco, repleto de gente amable, pendiente de que todos nos sintamos bien y cómodos, y finalmente con este espíritu comunitario fue todo más fácil. Es un grupo muy unido y eso se notó a la hora del espectáculo, lo mismo la conexión que hubo con el público. Fue muy emocionante, me llevo un recuerdo y una experiencia inolvidable aún no participando activamente de la vida religiosa”, concluyó Celia Núbile, otra de las actrices.
    Finalmente lo que destacó el propio espectador es el mensaje, la puesta en escena, el sonido y la iluminación a cargo de Tubia Audio, y la entrega de este elenco de cincuenta actores y actrices que han puesto al espectáculo más allá de la fe o de un hecho católico, transformándolo en una puesta en escena que se debe apreciar todos los años.

    A %d blogueros les gusta esto: