Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 16.4° / 17.6°
    • Nublado
    • Presión 1030.55 hpa
    • Humedad 57%
  • Es una odisea la vuelta de los zarateños de Capital

    12/6/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El servicio de la empresa Chevallier a cargo de la Línea 194 que une la ciudad de Zárate con Capital Federal no deja de ser una preocupación para los cientos de usuarios que semanalmente utilizan el mismo para transportarse, ante la ausencia de otras opciones para viajar.
    Desde hace algunos meses, el servicio ha cosechado numerosos reclamos que se fueron presentando ante las autoridades de gobierno local, así como también, ante la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT); pero la voz de los pasajeros, parece desoírse en todos las esferas.
    A pesar de los reclamos de los pasajeros replicados por este medio, así como también difundidos a través de las redes sociales, parece no haber existido una razón suficiente para que la empresa revierta el estado actual del servicio, sino que por el contrario, según reflejaron pasajeros frecuentes, la respuesta de quienes “dan la cara” en el Centro de Transferencia, así como también en la base de Once, siempre vienen acompañadas de malos tratos.
    Por otra parte, los usuarios del servicio refieren que es usual que las unidades se rompan, tal como ocurrió pasadas las 14 horas, el pasado domingo, a la altura del peaje de Pacheco, lo que genera un total incordio para aquellos viajantes que deben llegar a destino a determinado horario.
    “Nadie da una respuesta, los choferes son mal hablados y tratan mal a la gente. No hay una autoridad de la empresa que se haga responsable, mientras tanto los usuarios padecemos la ineficiencia de una empresa que monopoliza el servicio, con miles de falencias”, reclamó Romina, una usuaria indignada. Según detalló, resulta imposible poder ascender a una unidad del servicio Directo con destino a Zárate durante toda la traza de avenida Cabildo en Capital Federal, dado que las unidades salen completas desde Once, dejando a la deriva a aquellas personas que aguardan tomar el servicio allí, por lo que se ven obligadas a tener que pagar otro servicio hasta la terminal.
    A esto, se suman reclamos de larga data, como la falta de mantenimiento y limpieza de los micros, y el deliberado criterio de los conductores al momento de respetar las paradas de ascenso y descenso de pasajeros.
    “Estamos cautivos de una empresa que no le tiembla el pulso para aumentar los boletos, pero que desatiende nuestros reclamos y no invierte para mejorar el servicio”, expresaron pasajeros en diálogo con LA VOZ.

    El domingo pasado un micró quedó detenido a la altura de Pacheco.