Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 16.4° / 17.6°
    • Nublado
    • Presión 1030.55 hpa
    • Humedad 57%
  • El Sindicato Químico y Pampa Energy no llegaron al acuerdo y el viernes 17 es la última audiencia

    10/8/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas y representantes de la empresa Pampa Energy mantuvieron una reunión en el ministerio de Trabajo bonaerense para tratar de solucionar el conflicto originado a mediados de abril, cuando la firma controlada por Gustavo Mindlin presentó un Procedimiento Preventivo de Crisis en el Ministerio de Trabajo de Nación.
    En el marco de este plan la firma cerró una de las dos plantas ubicadas sobre Ruta 6, en la cual utilizaban insumos para realizar bovinas plásticas, dejando sin empleo a 20 trabajadores que terminaron firmando un retiro voluntario.
    Fue el propio sindicato que, ante el inminente cierre de esta planta, pidió abrir un programa de retiro voluntario para todos aquellos trabajadores que deseaban irse o mantenían otro proyecto laboral; y para ello necesitaban el dinero de la indemnización. En otras palabras, el “mal menor”.
    Luego la empresa, según los propios trabajadores, pidió rebajar los salarios entre un 20 y un 30% además de una readecuación de tareas; algo que se estaba negociando con la premisa de que ningún trabajador más se quede afuera.
    Sin embargo la situación adquirió otro tono cuando el viernes 6 de julio, Pampa Energy emitió quince Cartas Documento despidiendo a otro puñado de empleados de la planta local ubicada al lado de Monsanto; algo que para el sindicato fue un “incumplimiento” del acuerdo de parte de la empresa ya que se mantenía el diálogo y la premisa de no despedir a nadie más. A raíz de tal situación el sindicato organizó una acampe en la puerta del predio sobre Ruta 6 que sigue hasta el momento, aunque con el ingreso de los trabajadores no despedidos a sus puestos de trabajo.
    Pese al malestar generalizado en el plantel de empleados, las audiencias en el ministerio bonaerense siguieron durante todo julio y la primera de agosto fue el pasado martes.
    Sin acuerdo
    El sindicato químico informó tras la audiencia del pasado martes que no se llegó a ningún acuerdo, y la situación sigue igual a la planteada en abril.
    “La empresa insiste en reducir la dotación de trabajadores de acuerdo a su plan original: bajar el salario entre un 30 y 40%; despedir un total de 44 trabajadores, de los cuales ya van 35 que se acogieron a un régimen de retiro voluntario; y además busca agregar nuevas tareas con menos salario”, confirmaron delegados de Pampa Energy.
    De la misma manera informaron que en entre principios de julio y los primeros días de agosto hubo otros cinco trabajadores que también aceptaron el retiro voluntario, completando 35 personas. “Pero la empresa quiere reducir y ajustar aún mucho más. Hoy somos 62 y la firma dice que necesita trabajar con 53 trabajadores. Por lo tanto hemos decidido, y en función de evitar nuevos despidos, negociar dos adicionales que completan entre un 18 y un 20% de nuestros salarios. Es decir que aceptamos bajar nuestro salario, mostrando compañerismo y solidaridad, y así evitar que otros compañeros se queden sin empleo. Pero esto a la empresa tampoco le alcanza y busca rebajar otros adicionales más para llegar a un 25% de reducción de nuestro salario”, explicaron desde el sindicato.
    Por otro lado, otro de los puntos planteados por la química que los propios trabajadores decidieron no negociar, son las tareas nuevas o las multitareas que la firma planteó; “eso no lo vamos a permitir porque se trataría de una violación al convenio colectivo de trabajo”, adelantaron los trabajadores.
    Finalmente la empresa y el sindicato se volverán a ver, en una última audiencia, el próximo 17 de agosto.

    El acampe de los trabajadores en el ingreso a la planta.

    Denuncian amenazas de Pampa Energy
    Por último los delegados de la firma y trabajadores que continúan en el acampe denunciaron amenazas de Pampa Energy que “exceden al ámbito laboral”.
    “La empresa nos amenaza diciéndonos que si el 17 de agosto no aceptamos las condiciones impuestas, despedirán a todo el plantel con el 50% de la indemnización en función del Plan Preventivo de Crisis presentando hace tres meses el cual, por otro lado, muestra varias inconsistencias en función de la situación económica actual de la empresa. Estas amenazas y extorsiones ya las comunicamos al sindicato y evaluaremos qué camino legal seguirán, dado que se trata de situaciones muy graves”, concluyeron los delegados del sindicato químico en Pampa Energy.