Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 19 - Zárate - 16.5° / 17.3°
    • Lluvia
    • Presión 1033.99 hpa
    • Humedad 87%
  • Principio de acuerdo en el conflicto de Pampana Energy

    22/8/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El pasado viernes representantes de la empresa Pampa Energy mantuvieron una audiencia con directivos y delegados del sindicato químico en pos de solucionar un conflicto laboral originado en abril, cuando la firma presentó un Plan Preventivo de Crisis con la premisa de reducir el plantel de trabajadores.
    Finalmente esta última audiencia fue productiva y ambas partes acordaron, “de palabra”, varios puntos que resolverían el paro decretado hace más de un mes por el gremio.
    Sin ahondar en detalles debido a que aún falta la rúbrica y los trámites legales correspondientes en el Ministerio de Trabajo, delegados químicos adelantaron que acordaron con la empresa la reincorporación de los quince trabajadores despedidos y el respeto del convenio colectivo laboral en relación a las multitareas que buscaba imponer la firma. A cambio de ello los trabajadores aceptaron negociar dos sumas salariales adicionales generales.
    En una semana este acuerdo debería ratificarse y la producción, hoy paralizada, debería retomarse con normalidad en la firma ubicada a la vera de la Ruta 6, en el parque industrial sur de la ciudad.

    El conflicto
    En el mes de abril, la empresa presentó un Procedimiento Preventivo de Crisis en el marco de las intenciones de cerrar una de las dos plantas productivas instaladas a pocos metros de la Ruta 6 en Zárate, donde trabajaban alrededor de 22 operarios. Al desatarse el conflicto, a través de las reuniones entre el gremio químico y el directorio de la empresa, se decidió abrir un retiro voluntario, al cual accedieron 20 trabajadores. A pesar de esto, días después la empresa efectivizó 15 nuevos despidos, lo que derivó en medidas de acción directa por parte de los trabajadores, quienes ya llevan más de un mes de paro. Al presentar el Procedimiento Preventivo de Crisis, la empresa también pidió ejecutar una baja salarial del 40 por ciento, despidos y la implementación de la multiplicidad de tareas para los trabajadores que permanecieran en actividad.
    Asimismo, según comentaron los trabajadores apostados en las puertas de la planta, la empresa presionó al gremio para que los operarios acepten las condiciones que violan el Convenio Colectivo de Trabajo, o de lo contrario, se producirían más despidos.
    Ante este escenario, los trabajadores dieron inicio a un acampe frente a la fábrica y al cese de actividades.
    Desde fines de julio el personal ingresa a la planta pero sin llevar a cabo ninguna actividad productiva en solidaridad con los despedidos y reclamando por su reincorporación.
    A la par se sucedieron varias audiencias y la del pasado viernes fue la última, alcanzando un acuerdo de palabra entre las partes que supone una luz de esperanza para este conflicto laboral se supere en beneficio de los trabajadores y la empresa.

    Se dieron pasos importantes para llegar al acuerdo.