Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 8.7° / 9°
    • Nublado
    • Presión 1026.68 hpa
    • Humedad 79%
  • Maestros, bibliotecas y un homenaje a Domingo F. Sarmiento

    2/10/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Septiembre fue un mes de reconocimiento y homenaje a la cultura en nuestro país debido a la celebración del Día del Maestro, el día del bibliotecario y el día de las bibliotecas populares. Fechas que de una u otra manera giran en torno a Domingo F. Sarmiento, quien durante su presidencia en julio de 1870 envió al Congreso el Proyecto de creación de un organismo que ayudara al fomento y protección de las bibliotecas populares, dando así origen el 23 de septiembre de ese mismo año a la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP).
    Pocas instituciones existen en la actualidad que se hayan sostenido firmemente a través del tiempo desde finales del Siglo XIX hasta el presente. Establecida como pilar de acompañamiento de la cultura, la CONABIP propulsa el crecimiento y el sostenimiento en el tiempo de las bibliotecas populares a lo largo y ancho del país. Sabemos que tanto la educación y la cultura en general fueron ejes fundamentales a través de la prolífica carrera de Sarmiento que las pensó cual faros que guiarían a la sociedad hacia el conocimiento.
    Cada Biblioteca Popular se crea con la participación de vecinos quienes se asocian para constituirse de manera civil en Comisiones que gestionan estos espacios abiertos a la comunidad no sólo para la lectura sino como fuente sociabilizadora de saberes. En muchos casos además de prestar servicios bibliotecológicos funcionan como aulas escolares de diferentes niveles o Talleres de habilidades y conocimientos manuales o técnicos. Dictadas estas por las circunstancias y necesidades de cada época. La frase «ir a la biblioteca significa muchas cosas, en algunos casos significa ir en busca del espacio «sagrado» del conocimiento y en otros el » bullicio silencioso» de la sala de lectores que reúne como cómplices a quienes leen el diario, al niño que lee en voz alta su primer libro o al joven que se sienta a estudiar para su próximo examen.
    Ir a la biblioteca es también juntarse con pares, con iguales, que aunque no se conozcan comparten algo similar algo que los identifica: el placer de la lectura y ese «aroma a libros». Hay tantos significados como lectores o usuarios existen. Pues la relación lector-biblioteca es única e íntima. El estilo de relación de afecto que no se olvida, como un amor de juventud que se recuerda de por vida. Es usual ver como los usuarios les cuentan a los bibliotecarios su primer acercamiento a la biblioteca, con una sonrisa y una ternura propia de quien rememora un primer amor. Y es que la mayoría de las veces ese primer encuentro sucedió a edad muy temprana..en la edad de la candidez , la inocencia y donde los recuerdos se tiñen siempre de un color rosa. En Argentina, «ir a la biblioteca» significa además algo diferente que en el resto del mundo. Pues sólo aquí nos referimos a instituciones Populares es decir marcadas por el accionar de una Comisión Directiva que se dedica a gestionar y administrar sus recursos de manera gratuita y atendidas por profesionales con vocación formados en carreras terciarias y universitarias.
    Un lugar que nació de los ideales y sueños de Sarmiento hace tanto tiempo y que hoy sigue siendo posible por el trabajo cotidiano de tantas personas que se involucran con la educación y la cultura día tras día. Qué sería de nuestra Sociedad sin maestros, sin bibliotecarios y sin bibliotecas populares? Por fortuna esas preguntas no las hacemos. Por fortuna y a pesar de los múltiples desafíos que presenta nuestra realidad cotidiana tenemos grandes reservas de proveedores de conocimiento. Pero si podemos proyectarnos a visualizar que panorama futuro deseamos alcanzar en este sentido y cuáles serán los pasos y aportes que daremos para llegar al mejor escenario cultural y educativo futuro.

    Bendito sea el año, el punto, el día,
    la estación, el lugar, el mes, la hora
    y el país, en el cual su encantadora
    mirada encadenóse al alma mía.
    Francisco Petrarca

    A %d blogueros les gusta esto: