Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 8.7° / 9°
    • Nublado
    • Presión 1026.68 hpa
    • Humedad 79%
  • Se confeccionan dos uniones convivenciales mensuales en el Registro Civil de Zárate

    7/10/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La “Unión Convivencial” es el nombre con que el Código Civil y Comercial designa a la relación estable de pareja entre dos personas que viven juntas y comparten un proyecto de vida común sin estar legalmente casadas, lo que antes se llamaba concubinato.
    En realidad es una figura más amplia que el concubinato y se trataría de un matrimonio aunque sin ceremonia. Y precisamente aquí radica la gran demanda de muchas parejas, que eligen celebrar una unión convivencial antes que el matrimonio y que el propio concubinato, únicamente reducido a la necesidad de incluir en la obra social a miembros de la familia.
    Legalmente es una figura que se instauró desde el año 2015 con el nuevo Código y regula las uniones convivenciales para proteger los derechos de las parejas que conviven sin casarse. A partir de su creación el Registro Civil de Zárate se labran dos uniones convivenciales por mes en promedio. Así lo informaron fuentes del Registro Civil local consultadas por LA VOZ, quienes confirmaron la creciente demanda de este tipo de figuras.
    CARACTERISTICAS
    Tal como se planteó anteriormente, la figura de la unión convivencial es más amplia que el concubinato y da cuenta de una relación entre los convivientes aceptan diferentes deberes y obligaciones; aunque no contempla el derecho a heredar. Una de las preguntas comunes es qué sucede con los bienes de uno y otro miembro de una pareja se unió bajo esta figura, y luego decide separarse.
    En estos casos, el propio Registro Civil de las Personas de la provincia de Buenos Aires aclara lo siguiente; “los bienes son de quien figura en los documentos (escrituras, título automotor), pero se puede intentar probar ante un juez que la realidad fue otra y que una de las partes tiene derecho sobre estos bienes”. Por lo tanto el derecho a heredar no es automático como sí ocurre en el matrimonio.
    Solamente el o la conviviente tiene derecho a la herencia por testamento y siempre que no afecte derechos de los herederos forzosos, por ejemplo los hijos. También uno de los convivientes adquiere el derecho a heredar si previamente firman un pacto en donde dejen constancia que los bienes se dividen de acuerdo con lo que hayan establecido en ese acuerdo pacto. Si no hay pacto: los bienes adquiridos durante la convivencia son de quien los compró.
    REQUISITOS Y OBLIGACIONES
    A diferencia del concubinato, que se puede hacer únicamente con el aporte de dos testigos, la unión convivencial tiene más requisitos.
    En principio, y exceptuando a las personas solteras que sería el caso más “simple”; si alguno de los demandantes enviudó debe presentar el correspondiente certificado de defunción de su anterior pareja.
    En caso de que haya un divorcio de por medio, debe presentarse el correspondiente documento que certifique el efectivo divorcio. Además, se necesitan al menos 2 años de convivencia previa.
    El certificado de convivencia es un documento que acredita el hecho de que una pareja convive en el mismo domicilio. Es un documento imprescindible para que los convivientes puedan obtener el status legal de pareja de hecho.
    La ley no diferencia entre parejas de igual o distinto sexo y dentro de los requisitos es que ambos miembros de la pareja deben ser mayores de edad, no ser parientes y no tener un matrimonio o una unión convivencial vigente.
    Además, tienen que haber convivido por un tiempo no menor a 2 años. Cuando la unión está inscripta, queda protegida la vivienda familiar, ya que ninguno de los dos puede disponer de ella (vender, hipotecar, etc.) sin la firma del otro.
    También esta figura acepta “pactos de convivencia”, un acuerdo que pueden firmar los convivientes para dejar claros sus derechos y obligaciones durante y después de la convivencia. Entre otras cosas pueden ponerse de acuerdo sobre los gastos durante la vida en común, por ejemplo.
    En ese sentido, se puede dejar explicitado quién va a vivir en la vivienda familiar y cómo van a dividir los bienes obtenidos por el esfuerzo común si finaliza la convivencia. Se trata de un pacto que también se realiza por escrito. En este sentido vale aclarar que el pacto de convivencia no es obligatorio aunque sí puede modificarse siempre que ambos integrantes estén de acuerdo.
    Por último, respecto a las obras sociales, en algunos casos las obras sociales consideran al conviviente como grupo familiar.
    Más información ingresar en: https://www.gba.gob.ar/registrodelaspersonas o consultar a un abogado especializado en la materia.

    El Registro Civil local ubicado en 19 de Marzo 157.

    A %d blogueros les gusta esto: