Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 12 - Zárate - 21° / 21.7°
    • Lluvia
    • Presión 1021.3 hpa
    • Humedad 98%
  • “La unidad de los trabajadores va a dar el camino en paz para lograr revertir este proceso”

    10/10/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En el mediodía de ayer, el secretario general a nivel nacional del gremio Smata, Ricardo Pignanelli, visitó la sede local del sindicato, donde mantuvo una reunión con dirigentes de la Multisectorial Zárate-Campana que componen distintos gremios y organizaciones sociales de la región; por la mañana, se llevó a cabo una asamblea en planta de Toyota.
    “Venimos de hacer una asamblea en la planta de Toyota, y creo que tendríamos que estar en otro lado, porque hay tantos lugares donde hay problemas de trabajo. El año que viene, acá se van a fabricar 140 mil unidades. Esto quiere decir que hay gente que está haciendo las cosas bien y gente que está haciendo las cosas mal. Es bueno porque toda la industria está en crisis, salvo los proyectos de Volkswagen que son buenos, pero van a llegar recién en 2020”, anunció Pignanelli ante la prensa.
    Según señaló, la apertura de las importaciones se configura como una de las principales medidas adoptadas por el gobierno, que mas afectó a la producción nacional. En esta línea, el dirigente hizo referencia al pico productivo de la industria automotriz de la Argentina alcanzado en 2013, cuando las terminales llegaron a las 840.000 unidades en un mercado que comercializó 940.000 unidades en total.
    “El contenido nacional es la raíz de la industria automotriz, son las autopartes que generan también puestos de trabajo. Toyota funciona porque tiene un 40% de contenido nacional, fabrica en pesos y vende afuera en dólares”, señaló el titular de Smata, y agregó: “Quebramos el mito de que la culpa, cuando el país anda mal, siempre la tenemos los laburantes. Tengo mucha bronca, impotencia y ganas de gritar muy fuerte, porque un Estado ausente provoca desequilibrios sociales y económicos que terminan por hacer perder los valores a la gente. Porque un hombre sin trabajo pierde los valores”.
    Con una marcada identidad peronista, Pignanelli también envió señales a la dirigencia partidaria: “La responsabilidad de los dirigentes peronistas es salir de esta trampa, hay que sacarse de encima las ambiciones personales, el vedetismo, las miserias humanas y de cara a la gente, marcarles el camino; porque sino la gente, en un proceso, está perdiendo la credibilidad en la política. Si los peronistas queremos un gobierno peronista, tenemos que trabajar mucho este último año, porque no se pueden transferir los votos en 40 o 50 dias, para eso tiene que haber un proceso y desde adentro del partido tenemos que empezar ese proceso”.
    Por otra parte, también lanzó críticas al actual gobierno. Por un lado, describió al Ministerio de Trabajo a cargo de Jorge Triaca, como un “ministerio ausente”, mientras que por otro lado, elogió la capacidad de funcionarios como Dante Sica, a cargo del Ministerio de Producción. “Dante Sica es un hombre muy capacitado, pero si no tiene herramientas, algún día va a tener que abandonar el taller”.
    Del mismo modo, desestimó tener esperanzas en que el rumbo económico del país se revierta, dado que “se trata de un tema de modelo”. “Hablan de trabajo de calidad para los argentinos, si tenemos problemas en la educación, en salud, en ciencia y tecnología, en las universidades, que me expliquen qué trabajo de calidad es el futuro del pueblo”, disparó.
    Por último, el dirigente indicó que “la unidad de concepción” de los gremios, el pueblo y la dirigencia, lo que permita revertir el actual escenario. “No hay otra, nos va a dar la fuerza para no querer cambiar la historia de una forma abrupta y con violencia. La unidad de concepción de los trabajadores y el pueblo argentino va a dar el camino en paz para lograr revertir este proceso. Este modelo tiene que ser agrícola, ganadero, de servicio, de ciencia, de tecnología, industrial, con las economías regionales, porque somos 44 millones de argentinos. Un modelo agrícola, ganadero e industrial lo puede tener Australia, que son 11 millones de habitantes. Pero la Argentina, si el modelo no es amplio, termina en que es un país para 15 millones, y los otros 25 que hacemos, que me expliquen. El trabajo es el ordenador social de cualquier país”, concluyó.

    Ricardo Pignanelli visitó la Delegación Zárate del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor.