Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 20° / 20.6°
    • Despejado
    • Presión 1022.9 hpa
    • Humedad 67%
  • Una multitud de peregrinos caminó hacia Luján

    5/11/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Los organizadores presagiaban que iba a ser una peregrinación a Luján; no solamente porque era la edición número cuarenta sino también porque tanto Zárate como Campana están teniendo mucha organización en la juventud, en sus grupos juveniles.
    Ya había sido una grata sorpresa que muchos chicos y chicas se anotasen como “guías de ruta” pero no pensaban que la juventud, en general, iba a ser tan protagonista de la 40º Peregrinación de la Diócesis Zárate-Campana a Luján.
    En Zárate los preparativos comenzaron bien temprano, cuando antes de la hora pautada de la peregrinación los chicos del “Grupo de Niños” de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, junto a sus animadores y familias, hicieron su “mini peregrinación” alrededor de la plaza con una pequeña imagen de la Virgen María.
    Luego comenzó la organización de la logística frente al templo con la “previa” que se desarrolló en el atrio de la parroquia céntrica, con mucha música y danza para animar a los peregrinos antes de la partida.
    Para muchos fue emotiva la salida de la virgen de la ciudad ya que muchos vecinos salieron a su encuentro, saludándola, rezando y expresando sus intenciones.
    Tal como estaba previsto, en las columnas de peregrinos había vecinos de Lima y de Ibicuy, además de muchos jóvenes de diferentes parroquias que aceptaron el desafío de caminar estos 60 kilómetros movidos por la fe. También hubo muchas personas que se acoplaron a esta iniciativa para agradecer por algún motivo personal pero, en definitiva fue multitudinaria la caravana que al llegar a la Ruta 6 se amplió mucho más porque también las columnas de peregrinos eran muy numerosas desde Campana.
    Otro de los condimentos que este año fue mucho más notorio, fue la animación en el recorrido; coros y músicos de Zárate y Campana que tocaron a lo largo de todo el camino para animar a los peregrinos, principalmente durante el atardecer y a la noche, cuando las dos comunidades de Zárate y Campana se unieron sobre la ruta 6.
    También las personas que caminaron hacia Luján subrayaron la organización y toda la logística puesta por la organización, ya sea para acompañar con los animadores como también para asistir con el camión de mate cocido, los micros, la predisposición de los “guía de ruta” y todo el acompañamiento de los distintos coordinadores de la peregrinación.
    El mensaje este año fue “Por María he venido, para que tengan vida”, una frase que se repitió durante toda la madrugada, en las diferentes canciones que iban interpretando y cuando el cansancio aparecía y las piernas comenzaba a flaquear.
    Finalmente muchos arribaron a horario para la misa en la Catedral, brindada por el obispo Pedro María Laxague, a las 6 de la mañana. El propio titular de la Diócesis despidió a los fieles en Zárate, luego se trasladó a Campana y finalmente acompañó a parte de los peregrinos en su camino nocturno.
    Lo propio hicieron sacerdotes de las diferentes capillas que conforman la Diócesis para redondear esta nueva peregrinación que, como se anticipaba, fue multitudinaria y con una organización acorde a los cientos de peregrinos de la Diócesis.

    Por la mañana una mini procesión de chicos de la Parroquia del Carmen. A las 16, partieron los peregrinos a Luján.