Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 16 - Zárate - 19.7° / 19.8°
    • Despejado
    • Presión 1028.29 hpa
    • Humedad 72%
  • Remiseros pidieron mayores medidas de seguridad

    21/11/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Momentos de tensión se vivieron en las puertas del Palacio Municipal en la mañana de ayer, cuando decenas de trabajadores remiseros y taxistas se acercaron a Rivadavia 750 para expresar su reclamo de mayores medidas de seguridad, luego de que un delincuente atacara a un chofer en las últimas horas, provocándole severas heridas con un arma blanca.
    El brutal intento de robo sufrido por Pablo Leal, un conductor de remis de la agencia Paraná, ubicada en avenida Lavalle, puso en alerta nuevamente a los choferes de distintas remiserías de la ciudad, quienes se solidarizaron con el trabajador damnificado.
    Las intenciones de los trabajadores, eran las de ubicar sus móviles frente a la Municipalidad –que mantuvo las rejas y la entrada principal cerrada- y desde allí, hacer oír su reclamo; pero al llegar, advirtieron que agentes policiales y de la Dirección de Prevención Urbana, habían ubicado sus vehículos en la esquina de Rivadavia y Justa Lima impidiendo el paso de la caravana que llegaba a manifestarse. Por tal razón, se debió disponer otro móvil más, que interrumpiera el paso en Alem y Rivadavia, dado que los remises quedaron estacionados sobre calle Rivadavia.
    A los pocos minutos de la llegada de los manifestantes, se produjo una fuerte discusión que tuvo como protagonistas, por un lado, a los trabajadores, y por el otro, a efectivos policiales, el titular de la Comisaría 1ra, Diego Enriquez y al secretario de Seguridad, Víctor Castro. “Nos amenazaron con que nos van a sacar a los tiros”, gritaban los manifestantes señalando a una efectivo de la Policía Local. La tensión había surgido ante la negativa de las autoridades, a que se produjera una quema de cubiertas.

    “Hace falta que nos maten a uno para que hagan algo”
    En esos términos fue el inicio del intercambio verbal producido durante la manifestación. Los choferes le reclamaron, tanto a las autoridades policiales como municipales, la implementación de mayores medidas de seguridad en el territorio, dado que aseguraron, continuamente sufren hechos delictivos y violentos mientras llevan a cabo su trabajo.
    El escenario de ayer, parecía una postal calcada a la vivida en mayo del año pasado, cuando los choferes también se concentraron en las puertas de la Municipalidad, tras una serie de hechos delictivos de gran violencia.
    En esta oportunidad, la indignación tenía que ver con promesas de mayor patrullaje y tareas de prevención, entre otras medidas, que no se cumplieron. Pero éste, no fue el principal reproche de los remiseros, sino que el mayor malestar tenía que ver con el procedimiento llevado a cabo por los efectivos policiales apostados en el control de Mitre y Pividal, tras el hecho ocurrido el pasado fin de semana. Según señalaron, luego de que la victima notificara a sus compañeros que había sido asaltado, uno de ellos acudió al mencionado puesto, donde “los policías estaban durmiendo, les pedí que llamaran una ambulancia y que venga un patrullero, me dijeron que espere y la ambulancia nunca llegó, el patrullero apareció después de una hora”. Al respecto, señalaron que si no fuera por los propios compañeros que trasladaron al herido al Hospital Municipal Dr. René Favaloro, el hombre se hubiera desangrado.
    “¿Qué están esperando? ¿Hace falta que nos maten a uno para hacer algo? Todos sabemos quiénes son los que roban, sabemos donde están y ustedes también lo saben, pero no hacen nada porque roban para ustedes ¿Cómo puede ser que nosotros, que estamos desarmados, salgamos a recorrer el barrio a buscar los ladrones, y ustedes que tienen armas no sean capaces de hacerlo?”, reprochó con gran indignación uno de los choferes al secretario de Seguridad y al Comisario.

    Ayer robaron a otro remisero
    En esta ocasión, fue un trabajador de la agencia DYA, ubicada frente al Parque Urbano Central. Según detalló el chofer, dos pasajeros subieron en la base, alrededor de las 22 horas, y le solicitaron un viaje hasta las cercanías de Soler y Matheu, pero al llegar a calle Pavón, uno de ellos extrajo un arma de fuego, y le pidió que llamara a la agencia y se anunciara como disponible: “Me dijeron que íbamos a tener que seguir viaje, me pidieron el teléfono y la billetera. Fuimos por Pavón hasta Pueyredón, y de ahí en contramano hasta Tala”.
    Luego de revisarlo por completo, los delincuentes finalmente lo liberaron llevándose el celular y el dinero. Al respecto, la victima relató que cuando fue a hacer la denuncia, en la Comisaría dilataron la situación, y finalmente se fue del lugar sin radicarla.

    El chofer herido relató el hecho
    En la mañana de ayer, Pablo Leal se acercó a la Comisaría 1ra para ampliar su denuncia. Presenta su mano derecha, el antebrazo, el bíceps y el omóplato vendado. Fue en esos lugares de su extremidad, donde el delincuente le acertó varias puñaladas, provocándole una serie de heridas que acumulan seis puntos de sutura. Un hecho de extrema violencia que podría haberle costado la vida.
    “Terminé un viaje en Villa Negri y me pasaron un viaje en 6 de Agosto. En Pinto y calle 14, donde está el paredón, había un hombre, bien vestid y con un nenito”, detalló Leal. Según describió, el sujeto –quien le solicitó un viaje hasta el hospital- presentaba un estado de alteración, presuntamente, por consumo de alguna sustancia.
    “Cuando arrancó el auto y voy a dar aviso por la radio, saca un cuchillo. Empezamos a forcejear y empezamos a pelear hasta que me aplicó los puntazos”, señaló y agregó: “No tenemos seguridad, nos llega a pasar algo y nadie se hace cargo de nada. Yo vivo de esto, por todos lados donde vamos hay zonas liberadas en Zárate”.

    Remiseros reclaman seguridad ante el Secretario de Seguridad.

    El secretario de Seguridad dialogó con los remiseros
    En dialogo con LA VOZ, el Secretario de Seguridad, Victor Castro, se refirió al encuentro que mantuvo con los remiseros de distintas agencias de la ciudad, en el marco del pedido por mayores medidas de seguridad.
    “Vinieron varias agencias, y como secretario de Seguridad tengo que estar al frente del Municipio, atender las necesidades y todo lo que ellos vinieron a exponer. Vamos a articular con las policías de la ciudad, la Comisaría, el Comando local, voy a ir hasta la Jefatura Departamental para que apoye un poco más la zona de Zárate, y conforme a lo que vaya sucediendo vamos a tratar de ir a todos los barrios. Nos piden que vayamos a los barrios en horas complejas, como después de medianoche hasta la madrugada, que son los horarios donde ellos son víctimas de estos maltratos de parte de los malvivientes”, refirió Castro.
    Ante los cuestionamientos sobre el funcionamiento de las fuerzas en la ciudad realizado por los manifestantes, el funcionario sostuvo que “la policía está, la policía hace y la DPU también patrulla, pero vamos por más”.
    En lo que respecta a las herramientas con las que cuenta el área para desarrollar mayores medidas de seguridad, sostuvo que “se harían patrullajes preventivos en distintos barrios”, y agregó que “cada vez que haya inconvenientes de esta naturaleza, insto a todos los ciudadanos a que venga y haga la denuncia en la comisaría. La gente no quiere ir a la comisaría porque tarda dos o tres horas, pero hay que tomarse su tiempo también”.

    ¿Qué pasó con la implementación de la Unidad Policial Móvil?
    En el mes de junio del año pasado, el predecesor de Castro en el área, Gastón Otero, había anunciado una serie de nuevas tecnologías para las cámaras de seguridad de la ciudad y, como novedad, había adelantado un proyecto de comisaría móvil, la cual funcionaría de manera itinerante en distintos barrios de la ciudad. En septiembre de ese mismo año, Otero anunció la implementación de la Unidad Móvil Policial, para la cual la gestión municipal ya había recibido el dinero. Se trataba de una sala de monitoreo a escala, con el objetivo de recorrer los distintos barrios de la ciudad –fundamentalmente, aquellos que no cuentan con la disposición de cámaras de seguridad-, bajo la coordinación de la Secretaría de Seguridad.
    Al respecto, el funcionario había anunciado que “en muy breve va a estar en funcionamiento”, pero el tiempo pasó, y sin explicaciones, el proyecto no se materializó. Este medio, consultó al actual titular del área de Seguridad sobre el tema, quien se limitó a responder: “Respecto a eso no te puedo decir nada. Lo vamos a consultar y lo vamos a evaluar”.