Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 12 - Zárate - 22.7° / 24.1°
    • Lluvia
    • Presión 1026.31 hpa
    • Humedad 100%
  • “Se es médico porque hay intención y vocación de aliviar el dolor, de curar e investigar”

    3/12/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hoy, 3 de diciembre, se celebra el Día del Medico en honor al doctor Carlos Finlay, medico y científico cubano, quien descubrió la transmisión de la fiebre amarilla a través del mosquito Aedes aegypti. La propuesta de este día, fue realizada en 1953 por la Federación Médica Argentina, a través del Profesor Remo Bergoglio, en el Congreso Panamericano celebrado en Dallas.
    Uno de los profesionales médicos con más trayectoria en la ciudad, con especialidad en cardiología, es el Dr. José María Ferraris; con más de 50 años de profesión, los últimos dos lo encuentran jubilado, pero en plena vigencia y en un continuo proceso de conocimiento. En diálogo con LA VOZ, cuenta que aun sigue conectado con distintos foros donde se discuten casos, así como también detalla la profundización que ha hecho en la filosofía y la antropología médica, a partir de su estudio sobre la bioética, algo que en Europa se empezó a discutir en la década del ’80, a partir de la revolución social del Mayo Francés, el impulso de los Derechos Humanos, los derechos de la mujer y, claro, el derecho de los pacientes. “Se empezó a tomar conciencia desde la medicina que el paciente además de ser una estructura biológica a la cual estudiábamos y tratábamos de curar, era una persona. Me tuve que empezar a interiorizar en tomar la concepción de una medicina más humanista, en la cual podamos lograr lo efectivo de la ciencia pero lo potencial de lo humanístico. Empecé a tener una concepción actualizada de la medicina, que lamentablemente no está totalmente incorporada en el curriculum universitario”, comenta el Dr. Ferraris.
    Se trata de un cambio de paradigma que toma distancia de la medicina moderna, donde el ser humano se estudiaba desde un punto de vista estrictamente científico. “Se pasó a discutir si la medicina era ciencia o arte, porque era un arte cuando no disponíamos de tantos medios de diagnostico, era un arte realizar el examen clínico del enfermo y recabar desde el interrogatorio, los datos importantes para llegar a un diagnostico”.
    Con el paso de los años, la complejización de la medicina científica, dio lugar a nuevas tecnologías, medicamentos a mayor costo, y al concepto de medicina como ciencia y arte, se le incorporó el de la economía. “La bioética implica la necesidad de hacer algo que nunca se debió dejar de hacer, que es dedicarle algo muy valioso al paciente, como es el tiempo”.
    El Dr. Ferraris hizo su carrera en la Universidad de Buenos Aires; por aquellos años, compartía los viajes junto a su colega el Dr. Onofre Desbouts, pero con el paso del tiempo, terminaron por radicarse en Capital Federal.
    Si bien Ferraris ha dedicado mucho tiempo al estudio de la bioética y la humanización de la medicina, coincide que en la guardia del hospital “la realidad es otra”, donde la vorágine cotidiana impone la necesidad de ser más expeditivo. A esto, se suma el cambio que percibe en la enseñanza de la medicina: “Uno, a veces viendo el cambio, la tecnología y el desarrollo, también tiene que aceptar que la docencia de la medicina tiene que cambiar. El examen del paciente, que es la semiología médica, nosotros la cursábamos en un año y hoy se cursa en seis meses. Es imposible aprender a interpretar los signos de una enfermedad en seis meses”.
    Por otra parte, Ferraris advierte un “congelamiento” en la relación médico-paciente, a lo que le atribuye una “falta de confianza”, que radica en la falta de intimidad persona a persona que tiene que haber: “Como se ha perdido ese refinamiento para llegar a cosas necesarias pero que son muy privadas, el médico se ha convertido más en un técnico que está del otro lado del escritorio, que una persona que trata de tener una relación humanística con vos. De cualquier manera creo que vamos a llegar a tener una organización adecuada. Desarrollando establecer en el hospital público la carrera de médico hospitalario y los concursos que corresponden por ley”.
    En su definición del ser médico, el Dr. Ferraris sostiene: “Primero se es médico porque hay intención y vocación de aliviar el dolor, de curar, e investigar, de volcar tu conocimiento científico a favor del humano que sufre; pero al mismo tiempo tenés que empezar a considerar que ese humano sufre porque es la herramienta fundamental de una estructura social que él crea, que lo afecta y lo transforma. No solo anímicamente, sino también biológicamente. Lo que podemos decir, es que los médicos podemos vivir o trabajar de lo que nos gusta, que es beneficiar a un tercero.
    Un tópico ineludible en una entrevista con un médico, tiene que ver con el estado de la salud pública, su función y su perspectiva. Al respecto, Ferraris manifiesta que “todo funciona en un margen más lento de lo que uno quisiera”, pero afirma que “el concepto de hospital está cambiando”. “Se trata de sacar del hospital el ambulatorio, y que se desarrolle en lugares periféricos. Lo que tiene que estar centralizado en el hospital, es el gran laboratorio donde fluyan todos los días los análisis para ser realizados. El hospital es un lugar exclusivamente para estudios de alta complejidad, y la internación. Es decir, de los centros periféricos, los casos agudos van al hospital, y el crónico que tiene que estudiarse o internarse para un estudio. Según los estudios sanitarios de los países centrales, eso ha abaratado los costos de gran forma”. Pero también es ineludible, reconocer que la demora en la implementación de este concepto, tiene que ver con los escasos recursos que se presentan. “Es hora de generar proyectos de salud a largo y mediano plazo; esto tiene que ser evaluado por un gran consenso, porque no podemos decir que un solo modelo puede llevar adelante al país, necesitamos un consenso que se ponga de acuerdo”.
    Puntualizando en la conmemoración del Dia del Médico, Ferraris destaca el descubrimiento de Finlay, dado que “recién ahí la medicina se dio cuenta de que determinados insectos podían ser vectores de enfermedades; es un hito importante en la historia de la medicina”.
    Por último, sostiene que la medicina “tiene un horizonte enorme, hoy día con los estudios de biología molecular que se están haciendo, la incorporación de la nueva tecnología es impredecible su futuro”. Y concluye: “Desde un punto de vista global y general, lo importante es lograr una mayor calidad de vida, y una mayor duración. El promedio de vida, en pocos años va a llegar a los 90 años. Debemos empezar a pensar en un nuevo criterio de ética, que es la ética de la responsabilidad, el desarrollo tecnológico y el científico, pero basado en una ética de la responsabilidad”.

    Dr. José María Ferraris.