Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 9 - Zárate - 27.2° / 29.9°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 36%
  • Continúan los casos de «secuestros virtuales»

    17/12/2018
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Un nuevo año termina y las maniobras delictivas denominadas “Cuento del Tío” no terminan, sino que aumentan en “calidad y en cantidad”. Las últimas versiones de esta modalidad extorsiva y delictiva, explicadas por las propias víctimas, tenían que ver con personas que se hacían pasar por una entidad gubernamental y que les pedía cambiar dólares porque iban a sacarse de circulación algunas series de billetes, invocando resoluciones falaces del gobierno. Entonces le preguntaban a quien contestaba el teléfono si tenía dólares, y que en unos minutos un contador los iba a retirar para cambiarlos en el banco, con la excusa de evitar que las víctimas se expusieran en las calles con semejante suma. Una burda maniobra que encontró eco en algunas personas desprevenidas.
    Ahora el llamado parece ser de otro estilo, y aquí es donde se puede asegurar que los “cuentos del tío”, aumentaron en calidad y también en cantidad, ya que muchos vecinos comentan este tipo de modalidad. En este caso una vecina relató su experiencia; “el domingo estaba en mi casa y sonó el teléfono, contesté y me dijo la persona del otro lado: “Buenas tardes. Se encuentra el titular de la línea telefónica”. Y respondí; “ella habla”. Luego una voz femenina siguió; “hablamos de Movistar, sólo para confirmar datos, me puede decir su nombre completo, por favor”. Con sospecha la vecina pensó, “¿No tienen mis datos?” Y les entregó un nombre falso, el primero que se le vino a la cabeza para ver si se trataba de una estafa. “Me llamo Milagros Seña”, inventó. “Gracias Milagros, estamos haciendo una promoción para descontarle a usted el 50% en su próxima factura si nos dice el nombre de dos de sus familiares que tengan línea telefónica con Movistar”. Ya convencida de que se trataba de una estafa, la vecina continuó la farsa. “Ahhh claro, mi hermano Marcos Seña, que vive en Corrientes, y Mateo Seña, mi otro hermano”, prosiguió la vecina intentando descubrir cuál era la estafa. “Ok, usted se acaba de ganar el 50% de descuento en su próxima factura de Movistar”, finalizó la conversación del otro lado de la línea.
    Al otro día, cerca de la 1 de tarde, suena el teléfono en la casa de la vecina. Ella levanta el tubo y escucha una voz para nada cortés que la increpó; `¿¡Quién habla!?´. ¿Con quién quiere hablar?”, respondió la vecina. “Quiero hablar con Milagros Seña”, insistió la voz masculina. Acordándose del día anterior, la vecina se preparó nuevamente para continuar el diálogo. “Ella habla: ¿Qué desea?”, dijo casi burlonamente la vecina.
    “Tengo a tu hermano Marcos y quiero 500 mil pesos para que lo vuelvas a ver”, respondió la voz amenazante del otro lado del tubo. “Por favor no lo maten”, exclamó la vecina, ya al borde la risa al desentramar la maniobra delictiva. Pero luego sucede algo inesperado, el presunto secuestrador le pasó con el hermano. “Ayudame Milagros, dales lo que piden, me están torturando muy mal”. Y la vecina, cortando de plano la conversación, respondió; “mirá, la verdad es que me debes bastante plata, así que mejor que te maten y yo cobro tu seguro”. De fondo se escuchó una voz que murmuró, “no cae” y colgaron.
    Particularmente este caso se trata de un delito llamado “secuestro virtual”, y es por ello que la recomendación principal es no brindar datos por teléfono, ya sea información personal o de algún miembro de su familia a la persona que lo está llamando y tratar de ubicar rápidamente al familiar para saber si está secuestrado. Tener en cuenta también que ante una emergencia, la policía le comunica el hecho personalmente, o le solicita que se acerque a la sede policial. Comunicarse de inmediato con el 911 y formular la denuncia correspondiente. Con la denuncia, además de permitir identificar y detener a los extorsionadores, podrían evitar que otros resulten víctimas de este tipo de delito.

    Simula ser una oferta de zapatillas pero infecta los celulares con un virus
    Varios usuarios de la aplicación WhatsApp ya son los que denunciaron una supuesta campaña que ofrece zapatillas gratis de la marca Adidas, pero que es en realidad una estafa para infectar con un virus los equipos de quienes caen en el engaño.
    La estafa, que llega al teléfono o a la computadora a través de un mensaje proveniente de un contacto conocido, publica que la reconocida marca internacionarl está entregando 3.000 pares de zapatillas gratis y que para obtener uno hay que registrarse, clickeando en un determinado link.
    Al hacer “click” en esa dirección, redirecciona a otro dominio, “algo que hace para despistar al antivirus”, explican los especialistas. En ese segundo dominio, se le ofrece al usuario uno de los 3.000 pares que supuestamente hay para sortear. Se hace una encuesta trucha y dice que se debe enviar el mensaje a 20 amigos o a cinco grupos para ganarte un par de zapatillas.
    Según explicaron, algo similar había sucedido con Coto y con Aerolíneas Argentinas. Lo novedoso es que si uno se queda en la pantalla durante un minuto, se abre una ventana que dice que la computadora está infectada y ofrece un antivirus gratis para descargar. Es trucho: si clickeás, te infecta el equipo con malware.
    Este programa malicioso tiene extensión “.exe”, por lo que afecta a computadoras con Windows, e instala en la víctima un “descargador de troyanos”, una especie de herramienta que se usa para instalar otro tipo de malware, en general troyanos bancarios.

    A %d blogueros les gusta esto: