Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 16 - Zárate - 29.4° / 31.1°
    • Despejado
    • Presión 1021.92 hpa
    • Humedad 81%
  • Pasajeros quedaron varados en la ruta por la rotura de un micro

    10/1/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Los reclamos contra servicio de la empresa Chevallier-La Nueva Metropol que realiza el recorrido Zárate-Once no cesan, y en esta oportunidad, una importante cantidad de pasajeros debió aguardar a un costado de la ruta en la tarde del martes, luego de que una unidad sufriera un desperfecto durante el viaje.
    El colectivo había partido de Once y se dirigía a Zárate en el servicio Directo; según describió a LA VOZ Carla, vecina de la ciudad que se encontraba a bordo, las condiciones de viaje no eran diferentes a las que acostumbra a ofrecer la empresa: higiene deficiente en las unidades, asientos rotos y falta de mantenimiento en los colectivos.
    De un momento a otro, los pasajeros comenzaron a notar un incremento de temperatura en el interior de la unidad y, a los pocos minutos, el chofer detuvo su marcha, a la altura de la planta de Royal Canin. En ese lugar, en una reducida banquina, el pasaje debió aguardar por más de 40 minutos la llegada de otro colectivo, pues el micro en el que viajaban, circulaba por la autopista perdiendo combustible y fue el conductor de un camión, el que le dio aviso al chofer.
    Según comentó la pasajera, al rayo del sol y con un incesante calor, adultos mayores y jóvenes esperaron hasta que llegó otra unidad; allí, se produjeron intercambios verbales con el conductor de este nuevo micro, quien comenzó a maltratar a los pasajeros varados.
    “Hay una gran falta de inversión, es una desidia de la empresa. El chofer no tenia teléfono para comunicarse con nadie, un pasajero le prestó un teléfono y se pudo comunicar. Nadie se hace cargo de nada”, expresó Carla, quien afirmó que no es la primera vez que sufre situaciones de este tipo con la empresa. “Hay que ir a Once sí o sí a tomar el colectivo, porque después de Palermo ya no paran. Cuando subís tenés que ir viendo que el asiento no esté roto, ni sucio, ni manchado”, agregó.
    A pesar de los reclamos constantes de los usuarios del servicio, y de la intervención del Concejo Deliberante de Zárate en esta problemática, estos hechos siguen sucediendo con frecuencia, despertando el malestar de quienes dependen de esta única alternativa para viajar de Zárate hacia Capital Federal, o viceversa. Mientras tanto, el valor de los pasajes continúan en aumento, al igual que el malestar de los pasajeros.

    El micro se rompió regresando de Once.