Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 9.8° / 12.5°
    • Nublado
    • Presión 1017.67 hpa
    • Humedad 79%
  • Más micros dejaron varados a pasajeros

    24/1/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La situación que atraviesan los usuarios de la empresa Chevallier que realiza el recorrido Zárate-Once, suele dar todas las semanas un motivo de descargo por parte de los pasajeros.
    Las falencias expuestas en distintas oportunidades por los pasajeros que utilizan el servicio parecen cobrar mayor fuerza a diario, con varios micros que deben interrumpir su recorrido por desperfectos mecánicos.
    Como informamos ayer, en la tarde del pasado lunes, un colectivo del servicio Directo partió desde el Centro de Transferencia de Anta y De la Torre alrededor de las 17 horas hacia Once; a los pocos minutos de viaje, la unidad comenzó a sufrir un desperfecto mecánico. El chofer, debió parar al costado de la ruta e invitar a todos los pasajeros a que abandonen el micro, pues, como sucede habitualmente, se había descompuesto.
    Además, otra unidad volvió a sufrir el lunes un desperfecto y se detuvo en plena ruta alrededor de las 16 horas; en medio de un intenso calor, con equipos de aire acondicionado sin funcionar y sin las comodidades mínimas, viajaban 48 personas sentadas, y otras 25 en inferiores condiciones y paradas en el pasillo, con el riesgo que eso implica para su seguridad.
    En tanto, otro usuarios comentó a este medio que ayer a la mañana pasó una situación similar con el colectivo que salió 8:30 de Anta y De la Torre. “Nos trasladó hasta el taller frente a Monsanto, ahí hicimos trasbordo a otro que supuestamente estaba en condiciones”, comentó diciendo. Luego, indicó que llegando a la Avenida Cabildo en Capital Federal tuvieron que abandonar el micro por problemas mecánicos. “Decidimos tomar colectivos locales para llegar a nuestro destino, ya que deberíamos esperar otro Chevallier”, dijo Daniel.
    A esto, se suman los reclamos cotidianos: Falta de higiene en el interior de las unidades, sobreventa de pasajes –razón por la cual varias personas deben viajar de pie en los pasillos-, asientos rotos, baños clausurados y el incumplimiento de horarios y paradas.
    Pocos resultados mostraron las gestiones realizadas por el Concejo Deliberante durante el periodo legislativo pasado, donde mantuvieron reuniones con autoridades de la empresa y de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. En estos encuentros, había surgido el compromiso de mejorar algunos aspectos del servicio, pero según los usuarios, “lejos de acercarse a un servicio digno, cada vez empeora mas la situación”.

    A %d blogueros les gusta esto: