Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 19 - Zárate - 15.2° / 18.6°
    • Nublado
    • Presión 1010.629 hpa
    • Humedad 65%
  • Vecinos hicieron un “ruidazo” y comerciantes acompañaron con un “apagón” en los locales

    2/2/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El transporte, las prepagas, la garrafa social o la luz, son algunos de los aumentos que se aproximan en este comienzo de año, con medidas que impactan en el bolsillo de los usuarios. Ante este escenario de gran incidencia en la economía doméstica, volvió a realizarse en el Centro de la ciudad una nueva edición del “Ruidazo” contra el aumento tarifario, que esta vez contó con la adherencia de varios comercios que fueron apagando las luces de sus vidrieras en sincronía con el paso de la movilización.
    Ayer, comenzó a regir el nuevo cuadro tarifario con un aumento promedio del 26%, aunque en algunos casos, llegó al 32%. Se trata del primer incremento en la tarifa de una serie de cuatro que se escalonarán a lo largo del 2019; se prevé que en marzo habrá otro ajuste del 14%, un 4% en mayo y un 4% en agosto.
    En el caso de las prepagas, desde el comienzo de este mes los afiliados percibirán un aumento del 5%, luego de que en 2018, el sector acumulara una suba del 40,2%. En lo que respecta a la garrafa social, el gobierno comunicó a través del Boletín Oficial, que la garrafa de 10 kilos, pasará a tener un costo de $160,28 para el fraccionador, $240,97 para el distribuidor y $267,70 para el público. En tanto la de 12 kilos, costará $321,24 para el público.
    El transporte no quedará exento de los aumentos, y este mes se percibirá el segundo aumento previsto para el primer trimestre, que alcanza a colectivos y trenes del Área Metropolitana. Así, el viaje mínimo en colectivo que había subido $2 en enero, ahora tendrá un aumento de $1,50. A partir del 15 de febrero, los tres primeros tramos del esquema tarifario de los colectivos (hasta tres, seis y doce kilómetros) costarán $16,50, $18 y $19.
    Emulando la canción de la resistencia partisana de mediados del siglo pasado, “Bella Ciao”, surgida durante la Segunda Guerra Mundial, casi un centenar de vecinos cruzó las calles del centro cantando “contra los tarifazos”, en medio de un verdadero “Ruidazo” que ningún vecino que circulara por la zona céntrica pudo ignorar.
    Algunos, pertrechados con silbatos, botellas plásticas y demás elementos sonoros; otros, simplemente aplaudiendo o cantando, fueron sumándose desde las 19.30 horas a la concentración convocada en Justa Lima y Mitre. Muchos automovilistas, también acompañaron con bocinazos. Una voz por altoparlantes, invitaba a los vecinos y ocasionales transeúntes a sumarse al reclamo.
    El convite tuvo su éxito, pues con el discurrir del trayecto varios vecinos se fueron incorporando al grupo de personas que marchó por Justa Lima; a su paso, no fueron pocos los comerciantes que, atentos a la consigna divulgada durante la semana, apagaron las luces de sus comercios y salieron a las puertas de los locales para manifestar su acompañamiento a la manifestación.
    En alto, acompañaban la movilización numerosos carteles que contenían leyendas como “Macri pará la mano”, “Tarifazos=Hambre”, “Gas, luz, agua para el pueblo”, “Los servicios son derechos humanos”, o “Se pincharon los globos de la mentira, la única verdad es la realidad”. El carácter vecinal de la convocatoria, derivó en una limitada participación de figuras políticas del ámbito local; solo estuvieron acompañando el reclamo concejales como María Romero, Lucas Castiglioni y Rodrigo García Otero.
    Como una señalización simbólica, la primer parada del recorrido diagramado tuvo lugar en Justa Lima y Pintos, en las puertas del local del PRO Cambiemos allí ubicado; luego el “ruidazo” continuó por el centro para dirigirse a las puertas del Comité Radical en Belgrano y Brown donde la marcha se detuvo algunos instantes, y luego cerrar el trayecto en Plaza Mitre.
    “Soy jubilado, trabajé toda mi vida para tratar de tener una vejez tranquila y desde que asumió este gobierno lo único que veo es la vulneración de mis derechos y la de mis vecinos; mintieron en todo lo que prometieron. Vivo solo y al día de hoy, necesito de la ayuda de mis hijos para poder pagar los servicios, porque lo que cobro de jubilación lo gasto en remedios y en los alimentos con una inflación que no se puede creer”, comentó con preocupación Orlando, uno de los vecinos presentes en la manifestación.

    La manifestación por Justa Lima.