Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 10.7° / 12.6°
    • Despejado
    • Presión 1017.11 hpa
    • Humedad 96%
  • Honda comenzó las suspensiones de trabajadores

    10/3/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La industria automotriz acumula una caída de las ventas cercana al 50% en el primer bimestre del año y es por ello que ha frenado la producción en varias terminales para evitar acumular aún más stock en los playones.
    Puntualmente en el caso de Honda, planta radicada en Campana, dispuso una suspensión de “largo aliento” durante tres semanas para el sector motos y cuatro semanas en el sector automóviles, donde se fabrica la camioneta HR-V.
    Ambas líneas se paralizaron a partir del 25 de febrero. Las motos volverán a montarse el 18 de marzo y los autos el 28 de este mes; viéndose afectados 700 operarios.
    “La crisis laboral arrancó en junio del año pasado, cuando la firma pidió desvincular a 100 empleados. El sindicato no lo permitió aunque era real la caída abrupta de las ventas. Entonces se acordó un esquema de suspensiones con el 80% del salario bruto, con lo cual al trabajador no le repercutía en su salario y la empresa ahorraba dinero al no prender las máquinas y así evitaba el sobrestock. En este sentido, acordamos la estabilidad laboral hasta diciembre de 2018 con la premisa de que no se despida a nadie y con la esperanza que durante el verano repunten las ventas. Pero cuando llegamos a diciembre debimos hablar nuevamente de suspensiones, de un mes para los compañeros de automóviles y tres semanas para los compañeros de motos para fines de febrero y principios de marzo”, explicó Andrés Franzati, secretario general de Smata Zárate.
    “Con estas suspensiones acordamos que los trabajadores perciban el 70% del salario bruto. No obstante, la fábrica pidió desvincular a más trabajadores ya que decidió bajar la producción en motos y autos. Entonces el sindicato volvió a decirle a la empresa que no y se planteó un proceso de retiro voluntario con algunos puntos favorables al trabajador pero que terminan siendo puestos laborales que se pierden de igual manera. Por lo tanto se abrió un proceso de retiro voluntario para los primeros 134 trabajadores que se anoten con muchas condiciones favorables al trabajador como del 2,2 de la indemnización que le corresponde. También se acordó con la empresa que pague tres meses la obra social que cada uno tenga por ley y nueve meses más, hasta completar el año, con Osde 210 para el trabajador y su grupo familiar. Finalmente en dos días se completaron los 134 lugares correspondientes a los retiros voluntarios”, explicó el sindicalista.
    “La situación crítica a la que se llegó en la actualidad se debe a las políticas del gobierno nacional y provincial, que mantiene una alta presión tributaria, abrió las importaciones de forma indiscriminada y no modificó las tasas arancelarias de las motos fabricadas en el país. Este combo complicó el negocio de las motos, y por ejemplo la Honda Tornado 250 cc que fabricamos en Campana tributa impuestos como si fuera una moto de alta cilindrada y no se vende. Entonces cada vez resulta más caro fabricarla”, evaluó Franzati.
    Finalmente anticipó que no descartan nuevas suspensiones cuando reingresen a trabajar los operarios suspendidos ya que la situación económica no presenta signos de recuperación.

    Planta de la automotríz japonesa en Campana.