Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 15 - Zárate - 19.2° / 20.7°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 48%
  • Continúa siendo caótico el ingreso a los colegios

    22/3/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Como advertían padres y docentes el año pasado, el ingreso y egreso de los alumnos a las escuelas se ha transformado en un escenario peligroso debido al estacionamiento de muchos coches en doble fila, las malas maniobras que realizan con la función de arrimar los vehículos al cordón de la vereda y el caos que representa para aquellos automóviles que quieren seguir circulando por la calle.
    Transportes escolares, padres y madres que se estacionan en doble, y a veces en triple fila, motos que se escabullen entre autos junto a bicicletas y muchas gente que cruza por el medio de la cuadra.
    El hecho de que no se focalice su atención en estas situaciones no quiere decir que no sean graves; y el hecho de que no se hayan registrado más accidentes se trata de un verdadero milagro.
    Esta postal se genera a la entrada y a la salida de los colegios, públicos y privados, todos los días del año; y con días lluviosos es aún más compleja la situación.
    Tampoco se trata de una circunstancia propia de un establecimiento, sino que se da en el “Colegio Sagrada Familia”, en Félix Pagola y Bolívar; el “Colegio San Pablo”, en la calle Rawson e Ituzaingó, el Instituto Estrada, en la calle 25 de Mayo, la EPB Nº 6, la Nº 3, en el Colegio del Sol, en calle Lavalle, en el Jardín 902 en 19 de Marzo y Belgrano; en el Colegio Hotton y en el Colegio de La Ciudad.
    Empresas radicadas en nuestra ciudad y el propio Municipio anuncian campañas de educación vial todos los años, y muchas veces éstas se terminan haciendo en una sola jornada y con poco impacto social en los niños que, día tras día, notan cómo se desarrolla esta peligrosa situación a la entrada y salida de sus colegios. En un metro cuadrado pueden contabilizar no menos de diez infracciones de tránsito.
    En realidad no se trata solamente de una acción a controlar solo por el municipio, sino de la conciencia de las propias familias en dejar de ser parte tales hábitos peligrosos, y que pueden terminar con algún niño o niña víctima de un accidente de tránsito evitable.
    Finalmente otra situación violenta que se genera a la salida y entrada de los colegios es la obstaculización de las rampas de acceso de discapacitados, en un contexto en donde estacionar lo más cerca de la puerta parece una carrera alocada para todos los familiares que acercan a sus hijos e hijas a la escuela. O sea se los está llevando a un lugar de formación cívica pero en la práctica nadie respeta las normas de tránsito o contribuye a la desaprensión para con el resto de los ciudadanos, en este caso con personas con discapacidades motoras que tienen el mismo derecho a circular por la vía pública.

    En horas pico, es imposible circular.