Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 26 - Zárate - 12.4° / 12.6°
    • Nublado
    • Presión 1013.29 hpa
    • Humedad 87%
  • La industria naval, otro sector que está en crisis

    22/4/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El sábado pasado fue el Día del Obrero Naval, un oficio estratégico para el desarrollo y mantenimiento de las flotas de barcazas que surcan por los ríos y mares argentinos.
    El gremio que los nuclea es el Sindicato Obreros Navales de la República Argentina, el cual según su delegado regional, Adrián Morales, está pasando por una situación “delicada” en virtud de la crisis del sector y, principalmente, por la falta de políticas públicas que garantice la continuidad laboral de cientos de obreros navales.
    “Actualmente hay una ley que se aprobó en las cámaras legislativas pero que luego el Ejecutivo nacional no reglamentó 32 artículos, o sea el corazón de la ley de Marina Mercante Argentina. Por lo tanto desde hace siete años que el empresariado está cómodo comprando barcazas en el exterior, usadas y en mal estado, y que luego son ingresadas al país tras largos vericuetos legales y aduaneros. Hoy el tema de la importación está estrechamente vinculado con el hundimiento de varios barcos pesqueros y esto es lo que venimos advirtiendo; cuando se pone a flote un barco usado y en mal estado se provocan hundimientos y se pierden vidas de trabajadores. Por lo tanto buscamos que se dejen de comprar barcos usados y en mal estado y que se privilegie la fabricación y el desarrollo de una industria argentina”, expresó Adrián Morales, el gremialista que tiene bajo la órbita del Sindicato de Obreros Navales desde La Boca hasta parte de la localidad de Ramallo.
    En este gran frente costero, se localizan tres grandes emprendimientos en nuestra zona; el Astillero Río Paraná Sur, en Lima, que cuenta con dos naves industriales y una superficie cubierta mayor a 5.600 m2. Posee capacidad para construir todo tipo de embarcaciones fluviales pero especialmente está diseñado para la fabricación de barcazas. Mantiene a un plantel de entre 35 y 40 personas más la contratación de 150 obreros más de tres empresas contratistas. Un total de 200. Además de los empleos indirectos que genera en la zona ya que se trata de una industria “madre” de la metalmecánica.
    En segundo lugar se ubica una unidad de reparación en Puerto Piapsa, en nuestra ciudad, y en Campana “SPI Alnavi”, el astillero más moderno y especializado en la construcción en serie de barcazas de la Hidrovía Paraguay- Paraná. En Campana hay una delegación regional de su sede central en Mar del Plata.
    “Queremos que la industria sea parte de la estrategia del gobierno porque hay quinientos barcos pesqueros en funcionamiento que tienen, en promedio, entre 34 y 40 años. Y no sirven más, y es por ello que deben construirse más barcos de este tipo. Tenemos astilleros con todas las capacidades tecnológicas y recursos humanos capacitados. Lamentablemente no existe la voluntad política”, evaluó Morales.
    “Los proyectos de trabajo son pocos en todos los astilleros, por eso los directivos de Astillero Río Paraná Sur en Lima están haciendo un esfuerzo tremendo para mantener las fuentes de trabajo porque no se puede parar un astillero en virtud de las características de su cadena de montaje. En caso de pararlo, cuesta muchísimo ponerlo en funcionamiento nuevamente. No es como otros rubros industriales en donde quizás se puede despedir gente y cerrar el candado del galpón así nomás”, evaluó.
    Por último consideró que la industria naval no escapa a la situación en general de la industria argentina en este contexto macroeconómico y reclamaron más políticas públicas del Estado para su fomento.

    Astillero Río Paraná Sur emplea a 200 personas en Lima.