Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 26 - Zárate - 12.4° / 12.6°
    • Nublado
    • Presión 1013.29 hpa
    • Humedad 87%
  • Cáffaro: «Me pueden pintar los dedos una y cien veces pero mi conciencia está limpia y tranquila»

    9/5/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El foyer del Fórum Cultural, fue el sitio elegido por el intendente Osvaldo Cáffaro para brindar una conferencia en la mañana de ayer, acerca de la resolución de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial Zárate-Campana, cuyos detalles dio a conocer este medio a comienzos de semana.
    La convocatoria a la prensa tenía cita a las 10.30 horas, pero fue atendida recién pasadas las 11. En los alrededores del espacio municipal, se diagramó un discreto operativo policial, junto a un vallado que llegaba hasta las puertas del Fórum.
    En el interior del edificio, se oían aplausos y un intermitente vitoreo. Es que la sala del lugar, se encontraba repleta de funcionarios de gobierno, que asistieron a una reunión privada con el intendente, su abogado y otros funcionarios, en las que se les explicó los pormenores judiciales del fallo de la Cámara. De alguna manera, también se buscó unificar el discurso y que todos manejen la misma información.
    Al finalizar ese encuentro, una gran cantidad de funcionarios se retiraron del lugar, mientras que otros presenciaron la conferencia de prensa. Detrás de una larga mesa, se ubicaron Aldo Morino, Mariana Conturbi, Ariel Ríos, Osvaldo Cáffaro, Horacio Henricot y Pablo Giménez. Exceptuando al abogado Henricot, el resto compartían imputaciones en la causa por los terrenos en litigio de la Costanera.
    El primero en hablar fue el intendente Cáffaro, quien comenzó cuestionando la “judicialización de la política”: “Cuando se quiere judicializar la política, estamos en dificultados. La política es lo más sublime que puede haber junto al espacio público, porque son los políticos a través de sus cámaras de diputados y senadores quienes deben hacer las leyes, la justicia debe ejecutar esas leyes y a veces se tergiversan en estos tiempos los procedimientos y cada uno hace lo que quiere”.
    El fallo que lleva la firma de los jueces María Pía Leiro y Humberto Bottini, con fecha del 3 de mayo, decretó la nulidad de las declaraciones en los términos del Artículo 308, del Código Procesal Penal, sobre los que se sustentaba la imputación penal del intendente y sus funcionarios. “En su momento le había dicho a mi comunidad que era inocente, y hoy la Justicia lo acaba de ratificar”, dijo Cáffaro.
    En su alocución, el Jefe Comunal habló de “un clima de época donde la Justicia tiene cada vez más protagonismo” y que “siempre hay jueces y fiscales que están a derecho y entienden de la institucionalidad y de qué corresponde a cada una de las partes”.
    Por otra parte, entre las frases más sobresalientes de la conferencia, el intendente exclamó que “no puede existir una ciudad sin espacios públicos, por eso insistimos todos estos años en recuperar estos espacios para la gente” y agregó: “Me pueden pintar los dedos una y cien veces pero mi conciencia está limpia y tranquila”.
    Además, el intendente se refirió a “los especuladores”, y definió: “Sabíamos que cuando empezábamos a hacer inversiones en la zona de la costa, iban a aparecer herederos, algunos que tengan algún derecho, lo que no sabíamos era lo grande que podía llegar a ser la aparición de los especuladores de la mano de abogados, que lamentablemente, algunos viven en nuestra ciudad, sabiendo que esa tierra no tenía un fin privado ni propuesta para la especulación”.
    En lo que respecta a los detalles jurídicos de la resolución, el abogado Henricot explicó que tras dictarse la nulidad de la imputación, tanto el Intendente Cáffaro como el resto de los funcionarios ya no son imputados porque se consideró que el proceso legal estuvo plagado de falencias. “Las resoluciones judiciales no se festejan ni se desprecian, se respetan y después se cumplen”, sentenció y agregó que “durante la desprolijidad del proceso, fueron afectados los derechos y garantías constitucionales de los imputados a defenderse y tener el debido proceso legal que les correspondía. La Justicia admitió que no había elementos para citarlos a declaratoria. No estaba claro por qué se los acusaba”.

    Los imputados en la causa junto al abogado defensor.