Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 6.7° / 7.7°
    • Despejado
    • Presión 1024.4 hpa
    • Humedad 86%
  • Aseguran que el SUPA estaba acéfalo desde el 2013

    14/5/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El pasado 24 de abril, el delegado normalizador Luis Green se hizo presente en la sede del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos, para informar a la conducción del gremio encabezado por Héctor Rojas, que se iniciaría un proceso administrativo para regularizar la situación de la entidad gremial que, según argumentan, se encontraba acéfala. En diálogo con LA VOZ, Luis Green –quien se desempeñó como secretario de Fronteras del Ministerio de Seguridad de la al mando de Patricia Bullrich-, detalló que SUPA Bajo y Delta del Paraná, presentaba irregularidades desde el año 2013, por lo cual, la Justicia le encomendó al Ministerio de Trabajo que lleve a cabo la normalización del gremio.
    Al día de hoy, la sede gremial de 25 de Mayo y Rivadavia se encuentra custodiada por personal de Prefectura Naval Argentina; la conducción del gremio fue desplazada desde fines del mes pasado, aunque según afirma Green, este proceso no se trata de una intervención sino de una serie de acciones para “poner las cosas en orden”. “En 45 días tenemos que preparar un informe al Ministerio de Trabajo sobre cómo encontramos esto, y tenemos 150 días para normalizarlo. Esto quiere decir, pasar los padrones en limpio, que no los tenemos acá porque no nos dejaron nada, y a partir de ahí, poder llamar a elecciones para que, los que estén en condiciones, presenten listas y los trabajadores puedan elegir a su nuevo secretario general”.
    La llegada del normalizador sufrió algunos traspiés, dado que, según contó, al primer lugar al que concurrieron fue la antigua sede del gremio, ubicada en Bernardo de Irigoyen 1099. “Ni siquiera tenían actualizado el domicilio”, definió.
    “Hasta ahora solo vimos irregularidades del tipo administrativas y eso va a constar en el informe que tenemos que hacer; nuestra idea es tratar, en este tiempo, además de normalizar la situación, acercarnos a los trabajadores y brindarles todo el apoyo. Lo que tiene que hacer un gremio es trabajar para representar a sus agremiados y queremos agregarle valor a esto. Nos hemos encontrado con un gremio muy rudimentario, que no tenía una escuela de capacitación, ni una mutual”, señaló Green. En este sentido, el normalizador indicó que según una presentación realizada por la comisión directiva en el ámbito ministerial, el gremio cuenta con 750 afiliados. “Tendremos que ver en que empresas están y si les hacen los aportes que tienen que hacer. Hay que verificar que no se los estafe a los trabajadores y que todos sus derechos estén resguardados”.
    Entre las irregularidades que describe Green, también menciona que desde antes de 2012, SUPA Bajo y Delta del Paraná no presentaba informe de ganancias ante la AFIP, y que desde 2013, el gremio se encontraba acéfalo y toda su conducción invalidada, desde el secretario general hasta los delegados. “Ninguno fue elegido de acuerdo a la ley, entonces no tienen validez sus nombramientos”, sentenció Green.
    Entre las próximas acciones que llevarán a cabo en el marco de la normalización del gremio, el delegado describió: “Vamos a entrevistarnos con todas las empresas, tenemos reuniones para pedirle los padrones de la gente que está trabajando con ellos y vamos a hablar con los trabajadores para ver cuáles son sus necesidades. Este gremio tiene alcance, en Zárate y Lima hasta Ibicuy, Concepción del Uruguay y Ramallo. Iremos recorriendo todo el camino para que todos estén tranquilos; esto es por el bien de los trabajadores, queremos dejar un gremio bien organizado y ojalá le podamos dejar un valor agregado, como cursos de capacitación para la gente”.
    Por otra parte, Green detalló dos aspectos fundamentales: por un lado, señaló que SUPA no se encontraba adherido a la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FEMPINRA) -aunque el sitio oficial de FEMPINRA dice lo contrario y también ratifica el cargo de Héctor Rojas como Secretario de Organización-, por lo cual programarán reuniones con la federación para conocer cuál era el vinculo con el gremio, y por otro lado, aseguró que el sindicato, presenta una inscripción simple y que no tiene personería gremial.
    “Vamos a recorrer toda la hidrovía, es muy importante para el gobierno que se trabaje bien en los puertos, lo cual es fundamental para la exportación; para eso tenemos que tener trabajadores bien capacitados, dispuestos, y empresas que les paguen bien”, concluyó.

    Luis Green.

    Héctor Rojas: “Pedimos que nos expliquen qué tipo de intervención están haciendo”
    En virtud de los hechos acontecidos, este medio contactó a Héctor “Piru” Rojas para conocer el análisis que hacen de la situación que atraviesa la entidad gremial y las perspectivas que se presentan ante este proceso.
    Por su parte, Rojas manifestó: “Nos han venido a intervenir el gremio, no sabemos con qué fin porque todos los papeles del gremio fueron presentados. Cuando vino el interventor, que ahora dice que es un delegado normalizador, llegó con un papel que no tenía ni la dirección del gremio. Hicimos un inventario, que está firmado, donde quedó claro que le entregamos en mano todos los libros contables, la chequera y toda la documentación del gremio. También hay plata en la cuenta que es de los trabajadores”.
    En este sentido, el dirigente gremial señaló a LA VOZ que hasta el momento no han obtenido respuestas claras sobre cuáles son las razones por las cuales se inició este proceso de normalización, y que ya fueron realizadas distintas presentaciones de descargo ante la cartera laboral, así como también, ante la Justicia.
    “Pedimos que nos expliquen qué tipo de intervención están haciendo; como no encontraron lo que venían a buscar, ahora dicen que están como delegados normalizadores. Ahora en el gremio hay dos personas del Ministerio de Seguridad, que vinieron más por negocio, que por hacer el trabajo que dicen que les corresponde. Les pedimos que nos digan qué tipo de acefalia presentaba el sindicato y no nos responden”.
    Según advirtió Rojas, “este gremio se logró armar en junio del 2006, y yo soy uno de los fundadores. En ese momento hubo una intervención dictada por el Ministerio y llevada adelante por la FEMPINRA. Se hicieron los trabajos, convocaron a elecciones y las ganamos; así tendrían que haber sido las cosas, pero ellos pasaron por arriba de todo. Le abrieron la puerta del gremio al empresario Antonio Núñez, que nos persigue y se quiere quedar con trabajo de otras empresas. Le están allanando el camino a algunos amigos de ellos”.
    Contrario a lo que dice Luis Green, Rojas afirma que SUPA se encuentra, desde el 2006, adherido a la federación, de la cual él también es miembro como Secretario de Organización: “El gobierno está enfrentado con gremios que tienen mucho poder, pero me pregunto por qué vienen por nosotros, que somos un gremio chico. Creemos en la Justicia y en dios, porque siempre buscamos los beneficios para los trabajadores”.
    Por último, el dirigente ratificó: “Ya hicimos presentaciones de amparos en la Justicia que se expedirá en su momento, y confiamos en que estamos reclamando algo justo. Vamos a seguir defendiendo a los compañeros portuarios y a los estibadores, porque es un compromiso que asumimos y no vamos a abandonar”.